<!--:es-->10 Mitos sobre las ejecuciones hipotecarias<!--:-->

10 Mitos sobre las ejecuciones hipotecarias

Perder un patrimonio familiar como es la casa sin duda pone a temblar a cualquiera, y el temor aumenta cuando existe desinformación de por medio. Pero es necesario investigar bien porque existen muchos mitos que impiden resolver la situación. Estos son los 10 más frecuentes sobre las hipotecas y su verdadera solución, según el diario Los Angeles Times.

1. «Si le digo a mi compañía hipotecaria que estoy teniendo un problema con mis pagos, inmediatamente acelerará el proceso de ejecución»- Debes tener en cuenta que mientras más tiempo te tome el comunicarte con tu prestamista los resultados serán peores ya que no podrás negociar con la institución sobre posibles alternativas de pago.
En caso de que estés teniendo problemas con tus pagos te recomendamos comunicarte de inmediato con tu prestamista, coméntale cuál es tu situación y qué medidas estás tomando para hacer frente a ellas. Sin duda el prestamista te dará las mejores opciones para salir adelante en este proceso.
2. «Si pierdo un solo pago, perderé mi casa»- ¡Tómalo con calma! el proceso de ejecución no comenzará sino hasta que tengas por lo menos 90 días de atraso en tu hipoteca, y para ese momento el proceso de rescate será un poco más complicado.
Pero si sólo tienes un retraso en tus pagos será pertinente que te pongas al corriente lo más pronto posible. Aunque si tú crees que perderás uno o dos pagos será mejor que se lo comentes a tu prestamista. Ellos tienen el interés de que conserves tu casa, así que es muy probable que te digan en qué términos podrían modificar tu préstamo o idear un nuevo plan de pagos.
3. «Si no abro la correspondencia quizá eso me ayude de excusa ante un juicio o ejecución hipotecaria»- Si crees que el pasar por alto la correspondencia enviada por tu agencia crediticia te ayudará al momento de una ejecución hipotecaria estás totalmente equivocado ya que tú tienes la obligación de estar enterado de cada detalle sobre tu hipoteca.
Será mejor que desde un inicio te empapes de toda la información necesaria para defender tu hogar, además en las primeras notificaciones que recibas se te ofrecerá información beneficiosa acerca de las opciones disponibles para evitar una ejecución, y que te podrían ayudar a superar tus problemas financieros. Mientras que la sucesiva correspondencia puede incluir avisos de una acción legal pendiente.
Te recomendamos tener siempre en cuenta tus derechos hipotecarios, busca tus documentos de préstamo y léelos cuidadosamente. Además debes aprender sobre las leyes de ejecución y en dado caso ponerte en contacto con la Oficina de Vivienda del Gobierno Estatal para saber el plazo del que dispones antes de una ejecución hipotecaria.
4. «Tomaré un poquito de aquí para pagar un poquito de acá hasta que me empareje en las cuentas»- Esta es una práctica frecuente entre las personas a quienes se les dificulta el manejo de sus ahorros, pero si tú eres una de ellas debes tener en mente que el desestabilizar tus cuentas te será más dañino a la larga, y más si se te ocurre tomar tus ahorros en tu jubilación.
Aunque el uso de tu dinero del «colchón» puede ser un paso correcto, lo que verdaderamente no debes permitirte es tomar dinero de tu IRA o del plan 401 K, será mejor que antes de recurrir a esta drástica acción busques ayuda para conseguir el dinero o negociar los pagos. Toma en cuenta que en el futuro podrías vivir una situación financiera más desesperada y tus opciones de salir de ellas se podrían hacer menores.
5. «Ya no hay más opciones, seguro perderé mi casa»- Siempre hay opciones, pero la mayoría de las personas no las conocen. Además no se atreven a buscar un prestamista que los oriente al respecto.
Es frecuente que muchos prestatarios morosos piensen que pueden manejar sus problemas por sí mismos sin ayuda, pero la mayoría no lo logra. Así que por eso te recomendamos acudir con un profesional del tema y pedirle consejos para salir de tu problema.
6. «Estoy recibiendo muchas ofertas de personas que me buscan para ayudarme a salvar mi casa pero tengo miedo de que todos sean estafas»- Sí, en realidad existen muchas personas deshonestas que te dan falsas promesa de ayuda, pero no todos son así ya que también hay empresas quienes tratan de hacer contacto con los prestatarios que no responden a sus correos electrónicos o a sus llamadas telefónicas. ¿Pero cómo identificar a los buenos y a los malos?
Debes estar atento de las personas que te llaman y si no tienen tu número de préstamo, ellos seguro tratan de abusar de ti. De acuerdo con Freddie Mac, una de las compañías más grandes de hipotecas en el país, las empresas que contratan para hacer frente a los prestatarios morosos siempre conocen tu número de hipoteca.
También debes descartar a aquellos que te piden el pago adelantado de sus honorarios, y te presionan para firmar algo de inmediato ¡Mucho cuidado con esto! Jamás firmes nada por adelantado. Paga sólo los servicios que te han dado y si lo crees pertinente recurre al consejo de un asesor financiero, tu preparador de impuestos o alguien de tu confianza.
7. «Mi prestamista no está respondiendo a mis preguntas»- Es muy importante que tengas en cuenta que este es un proceso lento y que tardará más de lo que piensas. Así que no pierdas la paciencia.
Jamás olvides llevar un registro detallado de todas tus llamadas con tu prestamista, escribe el nombre de quien te atendió, y si puedes su número de identificación, la fecha y hora de tu conversación y un resumen de lo que te dijo. Además de hacer copias de toda tu correspondencia y otros documentos ya que los prestamistas son muy propensos a perder las cosas
8. «Para llamar la atención de mi prestamista, dejaré de hacer mis pagos»- ¡Ni lo sueñes! Esta no será una buena solución si lo que buscas es obtener ayuda. Recuerda que hay miles de propietarios en tu misma situación y que no existen tantos prestamistas que puedan brindarte una atención especializada para ti.
Olvida la idea de dejar de pagar tu hipoteca ya que en caso de hacerlo se dañará tu crédito y aumentará la posibilidad de que pierdas tu casa.
9. «Si he sido rechazado para una modificación en mi préstamo, no tiene sentido que vuelva a buscar ayuda»- Que en aquella ocasión no hayas calificado, no significa que ahora no lo hagas. Mira las modificaciones hechas a los programas de préstamo federal, ya que los parámetros de los programas cambian todo el tiempo y las reglas podrían haberse transformado desde la última vez en que buscaste ayuda.
Una agencia de asesoría de vivienda te puede ayudar en cualquier momento, y te puede ser especialmente útil si has sido rechazado. El Consumer Credit Counseling Service of Greater Atlanta, asegura que en muchas ocasiones se negó la ayuda a los propietarios por el simple hecho de que proporcionaron la documentación incorrecta o no tuvieron en cuenta todos los gastos.
10. «Perdí mi empleo…inminentemente perderé mi casa»- ¡No seas pesimista! Si perdiste tu trabajo todavía tienes la oportunidad de ajustar tus pagos. Como en casos anteriores lo primero de que debes hacer es contactar a tu entidad crediticia, luego de ello será necesario que des prioridad a tus facturas y organices tus gastos en orden de importancia para tu familia: primero el alimento, los servicios esenciales y el refugio.
Si tienes una reducción en tus ingresos considera primero la eliminación o reducción de gastos innecesarios como cenas en restaurantes, entretenimiento, TV por cable o incluso servicios de teléfono. En caso de que esto no sea suficiente considera utilizar otros recursos financieros como acciones, cuentas de ahorro o venta de propiedades personales que puedan tener valor, como podrían ser un segundo auto, recuerda que esos esfuerzos te ayudarán a conservar un buen historial crediticio y sobre todo a salvaguardar un importante patrimonio como lo es tu hogar.

Share