<!--:es-->5 reglas para sobrevivir al llamado Viernes Negro:<!--:-->

5 reglas para sobrevivir al llamado Viernes Negro:

Dr Xavier Amador, psicólogo clínico reconocido mundialmente y portavoz del programa Secretos de la Temporada de P&G, conoce ampliamente los obstáculos que muchos enfrentan a la hora de organizar y disfrutar las fiestas “perfectas”.
Dr Amador nos comparte cinco consejos sobre cómo sobrevivir al llamado Viernes Negro, y conseguir los regalos más acodiciados sin perder la cabeza.

1. Mantenga más cerca a sus enemigos. El dicho antiguo “Mantenga a sus amigos cerca y a sus enemigos más cerca” es atemporal y perfecto para la cólera y frustración que sentimos hacia los que saltan las líneas, aquellos que discuten a los gritos y de modo maleducado con el cajero causando demoras al resto de los compradores, la persona que le “robó” el artículo que estaba a punto de poner en su carro de compras…todos hemos estado en alguna de estas situaciones en el llamado Viernes Negro.
Lo mejor es hacerse amigo en su mente de estas personas desagradables. Déles el beneficio de la duda, no porque usted sea mejor que ellos sino por su propia paz mental. Créame, ellos no están pensando en usted en el medio de su rabia o pánico así que ¿para qué permitirse pensar de ese modo? Enojarse con ellos lo lastima a usted más que a ellos así que respire profundamente y trate de no dejarse afectar por su actitud.

2. Respire, otra vez y una vez más. Si nota que su corazón está latiendo muy rápidamente, sus manos están sudando y le invade el impulso de gritar o decir algo que podría lamentar, respire tres veces profunda y lentamente desde su intestino, lo cual ayudará a bajar la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, activando la parte de su sistema nervioso creada para desactivar la “reacción de lucha o huída” que siente cuando ha perdido la calma.

3. Olvídelo o déjese arrastrar. Enojarse no es una opción; seguir enojado y amargado sin embargo lo es. La cólera en estas situaciones se origina de nuestro deseo de controlar a la gente y a las cosas que no podemos controlar. No sea un felpudo – diga lo que quiere y necesita, pero luego olvídelo o déjese arrastrar por el resentimiento, la impaciencia y la desdicha si las cosas no son como le gustarían que fueran. Por ejemplo, si no logra comprar el juguete más popular de la temporada antes de que se agote.

4. Ajuste sus velas. Imagine que está en un velero en el medio de una tormenta violenta, se siente abatido y enfadado, su bote se empieza a hundir y lo invade el pánico. Usted no puede cambiar la dirección ni la intensidad del viento, pero puede ajustar sus velas para salvarse y superar la tempestad.
Las velas de las que estoy hablando en este caso son sus pensamientos. Si piensa que el conductor lento que tiene delante suyo lo está haciendo a propósito a fin de “retrasar” su llegada al centro comercial, imagine que se trata de una abuelita de ochenta años sumamente cautelosa detrás del volante. O, alguien que acaba de recibir una llamada informándole que un ser querido está en el hospital y ahora está distraído y no presta atención al hacer una mala maniobra.

5. Conozca y mantenga sus prioridades. Determine qué ofertas le interesan más y vaya por ellas primero de todo. Si no puede, no se quede atascado en batallas que no puede ganar. Muy a menudo, en una actitud que me recuerda a la de un perro con un hueso, he visto personas que se quedan atascadas tratando de lograr una tarea difícil y frustrante simplemente porque quedaron atrapados en su deseo de ganar ¡a toda costa! Olvídese de ganar la batalla y enfóquese en ganar el o los premios que son más importantes para usted.

Share