<!--:es-->A las mujeres les prohiben minifaldas
…Iglesia pidió pudor a las mexicanas<!--:-->

A las mujeres les prohiben minifaldas …Iglesia pidió pudor a las mexicanas

MÉXICO – La Iglesia católica mexicana lanzó una dura critica a la moda actual y llamó a las mujeres, sobre todo a las más jóvenes, a dejar de lado prendas pequeñas, escotadas y ajustadas a fin de recuperar el pudor para evitar agresiones sexuales.

“¿Ya no hay pudor?”

En una reflexión con miras al Encuentro Mundial de las Familias que se llevará a cabo en México en enero de 2009, la página de la Arquidiócesis Primada hizo un análisis de la moda actual entre las mexicanas y cómo, en su opinión, ha atentado contra el pudor. Esta reflexión, firmada por el sacerdote Sergio G. Román, explica que antaño las jóvenes mexicanas llevaban faldas largas y que los varones sólo alcanzaban atisbar sus piernas cuando llovía.

“Ya no se necesita esperar a que llueva para ver los tobillos de las muchachas: ahora usan minifaldas, ombligueras, mayones (calzas) y biquinis. Las revistas y los periódicos muestran, como si fuera la cosa más natural, mujeres sin ropa, y no se diga el cine y la televisión. ¿Ya no hay pudor?”, cuestionó el religioso.

“Violación con la

imaginación”

Más adelante, aseguró que muchas jóvenes “educadas en el valor del pudor”, se sienten incómodas con las ropas de moda y a menudo se les ve bajarse la falda o taparse el escote y evitar “ser objeto sexual para los mirones que las rodean, ‘violándolas’ con la imaginación”.

“El pudor es reservar para el ser amado esos incentivos sensitivos y placenteros que llevan a tener hijos (…) El pudor se aprende en el hogar. El pudor también es un valor que se debe enseñar a los niños, no sólo a las niñas”, añadió la reflexión.

Por último, para evitar ser blanco de “agresiones sexuales”, la Iglesia recomendó a las mujeres no usar “ropa provocativa”, cuidar “miradas y gestos”, no permanecer a solas con un hombre, “aunque sea conocido”, no admitir “pláticas o chistes picantes”, no permitir familiaridades del sexo masculino y pedir ayuda cuando se sospeche de una “mala intención”.

Protestan con Minifaldas en Catedral

…Jóvenes acusaron a la Iglesia de ‘Machismo’

CIUDAD DE MÉXICO – Jóvenes vestidas con minifalda y short se manifestaron en la Catedral Metropolitana, lo que provocó que las puertas del templo fueran cerradas minutos antes del término de la misa dominical oficiada por el cardenal Norberto Rivera.

Violencia de género

Las mujeres, a quienes en un principio se les impidió ingresar al templo, entraron al atrio y desplegaron pancartas en rechazo a los señalamientos de la Iglesia Católica, aunque admitieron no ser católicas.

Encabezadas por Perla Vázquez, las manifestantes acusaron a la Iglesia Católica de adoptar actitudes misóginas y machistas al supuestamente culpar a las mujeres que usan minifaldas o pantalones ajustados de provocar abuso sexual o violencia de género en su contra.

Dentro de la catedral, los feligreses fueron dirigidos a la puerta lateral para salir una vez concluida la misa oficiada por Rivera Carrera, mientras que otro grupo de fieles esperaba poder ingresar por el acceso principal.

Las quejosas, pertenecientes a organizaciones como Decidir: “Coalición de mujeres por la ciudadanía sexual” y Mexfam, entre otras, pidieron a las autoridades que rechacen las recomendaciones de la Arquidiócesis de México y de instituciones como la Universidad de Sinaloa.

Al leer una declaratoria, que entregaron a las autoridades eclesiásticas, las mujeres llamaron a los gobiernos a hacer valer el Estado laico, la libertad de expresión y el derecho a decidir sobre su propio cuerpo, así como a vivir libres de violencia y discriminación.

“Hacemos un llamado a exigir el fin de la opresión a la que somos sometidas por ser mujeres para acabar con la dominación y la explotación”, expusieron.

A su vez, el representante legal de la Catedral Metropolitana, Armando Martínez, explicó que el cierre de las puertas fue parte del operativo que implementa la Policía Federal Preventiva ante situaciones de ese tipo para resguardar la integridad de los feligreses.

Share