<!--:es-->Alcanza Nadal nivel de leyenda
…Rafael Nadal comenzó mal el partido, pero poco a poco fue logrando imponer sus condiciones<!--:-->

Alcanza Nadal nivel de leyenda …Rafael Nadal comenzó mal el partido, pero poco a poco fue logrando imponer sus condiciones

El mundo se detuvo para verlos disputar por décima novena vez un título de Grand Slam y la gente se quedaría congelada porque Rafael Nadal volvió a vencer a Roger Federer, ahora 7-5, 7-6, 5-7 y 6-1, para quedarse con su sexta corona en Roland Garros e igualar el récord de Bjorn Borg como máximo ganador del certamen.

Además, Nadal se mantiene como el número uno del mundo.

Las estrategias estaban claras desde el primer punto, Rafael Nadal salió con sus eternos apuntes, que siempre le han dado resultado, jugarle alto y pesado al revés de Roger Federer. Mientras que el suizo salió enfocado en mantener su servicio, evitar su revés y acortar los puntos utilizando su potencia y su talento, por momentos le funcionó y por otros le causaron mucho dolor de cabeza.

Desde el sorteo ambos exhibieron su planteamiento, el de Manacor eligió recibir, como siempre lo hace, y el de Basilea escogió cambiar de lugar de la cancha. Sirvió a la perfección y puso el 1-0 a su favor.

En el primer game que el número uno del mundo sacó Federer tuvo dos puntos para quiebre y Nadal salvó ambos, pero consiguió uno más y el español volvió a quitárselo.

La constante del suizo ante Nadal: muchas oportunidades de quiebre, sin poder concretar. Igualmente lo hizo después de cuatro intentos.

Roger salió afiladísimo con su saque en el primer set y confirmó el quiebre para ponerse 3-0. Pero, no le daba para emocionarse, porque al frente estaba el jugador que le había ganado cuatro veces en Roland Garros, una en Semifinal (2005) y tres en Finales (2006, 2007 y 2008).
El transcurso del primer set, después del quiebre de Roger Federer, marcó una tendencia: el número tres del mundo sacando casi a la perfección, mientras que al número uno le costaba un poco más sostener su servicio.

En el octavo game, el ganador de 16 Grand Slams salió a buscar el primer parcial, consiguió su primer set point, pero no pudo aprovecharlo tras fallar un drop shot que no quiso tocar la línea, Nadal salió ileso.

Federer sacaba para llevarse el primer set, pero no estuvo fino como en los demás juegos, Rafael Nadal conseguía su primer break point y lo concretaría para evitar que Roger se quedara con el set inicial.

En el onceavo game Rafa se mostró hambriento y Roger sin primeros servicios, por lo que el español se puso 0-30, Roger recuperó momentáneamente y colocó el 30-30, pero nuevamente el dueño de París en los últimos seis años consiguió un break point que Roger levantó con una pelota, que esta vez sí quiso tocar la línea.

La ilusión le duró poco al ex número uno, porque el punto siguiente fue un «poema» y lo ganó el «matador» con un doble plus, el emocional y el de la posibilidad de quiebre que obtendría gracias a que Roger dejó la bola en la red.

El zurdo ganó el punto siguiente y sacaba para el set, que ganó en la primero oportunidad que tuvo tras un tiro espectacular, con un ángulo imposible, que sólo Rafa, en Roland Garros logra. Y sí, el suizo podría haber ganado el primero, pero no pudo porque el español se lo «robó» y puso el partido en orden, 7-5 a su favor.

En el segundo set, Federer entró con una mochila muy pesada por cargar, estar abajo en el marcador y en frente tener a su pesadilla, Rafael Nadal, que corría todas las bolas, que no daba ninguna pelota por pedida y que le quebraba al suizo el saque en el prime game. Nadal comenzaba a «comerle» la cabeza a Federer.

La constante del segundo set fue la de todos los partidos entre el tres y el uno del mundo, la que el suizo parece no poder contrarrestar, alto y pesado al revés. Antes de que el suizo pudiera asimilar lo que estaba pasando en la Philippe Chatrier, Nadal ya estaba 7-5 y 4-2 en 1 hora 35 minutos de juego.

En el séptimo juego, el seis veces campeón de Wimbledon salió decidido a recuperar su servicio, le costó porque al frente el «muro» Nadal devolvía y contraatacaba todo, pero lo consiguió y emparejó el segundo set en 4-4.

Rafael Nadal le cortaría rápidamente la alegría al suizo, porque quebró en el noveno game y lograba la oportunidad de sacar para colocarse dos sets arriba. Chance que no desperdició.

Pero el invitado menos esperado llegaba a París cuando el español estaba 40-40 sirviendo para llevarse el segundo set, la demora no fue mínima pero suficiente para que los entrenadores hablaran con sus discípulos y las estrategias cambiaran. Federer fue el beneficiado y recuperó el quiebre.

La «muerte súbita» aparecía en la Final, el segundo tie break entre ambos en Roland Garros, el primero había sido en 2006, con el que el de Manacor obtuvo su segundo título en París, sólo que este no le daba el campeonato a Nadal, pero sí lo acercaba, ya que lo colocaba 7-5, 7-6.

En el tercer set Nadal logró quebrar el servicio del suizo en el sexto game para colocarse 7-5, 7-6 y 4-2, el panorama era más que complicado para Federer en París, igualmente, el suizo se repondría rápidamente al recuperar su servicio en el juego posterior y poner el tercero 4-3.

El juego del suizo fue en aumento y pudo quebrar a Rafael Nadal para llevarse su primer set en la Final, el cuarto que le ha podido ganar al español en París, y llevar el partido al cuarto, 7-5, 7-6, 5-7.

En el cuarto set, el español le quebró al suizo en el cuarto game para ponerse 3-1 y como si no fuera suficiente, lo volvió a hacer en el sexto y serviría para llevarse su sexta corona.

El zurdo mantuvo su servicio y la Philppe Chatrier estalló cuando ganó el último punto para sellar el triunfo 7-5, 7-6 (3), 5-7 y 61.

Con el triunfo el español, quien tiene un récord de 45 victorias y una derrota en Roland Garros, puso la serie contra el suizo 17-8, 10-2 en arcilla.

Share