<!--:es-->Alimentos para mantener el cerebro joven<!--:-->

Alimentos para mantener el cerebro joven

La salud del cerebro se puede mejorar mediante la alimentación. Para lograrlo, no sólo son importantes los productos que utilizamos, sino también las cantidades que ingerimos, nuestras costumbres ante la comida y nuestra actitud a la hora de comer.

Comida cerebro-saludable

Una buena alimentación puede ayudar a cualquier persona a prevenir o retardar la aparición de las dolencias degenerativas del sistema nervioso asociadas normalmente a la edad. Comer bien resulta una mezcla entre inteligencia y placer, y contribuye a mantener un cerebro joven y en buena forma.

Es lo que afirman el cocinero Martín Berasategui y el neurólogo Gurutz Linazasoro, del Centro de Investigación Parkinson de Policlínica Guipúzcoa en San Sebastián, en su reciente libro “No te comas el coco. Comida cerebro-saludable”.

Estos expertos en dos áreas aparentemente distantes la una de la otra, pero en realidad muy relacionadas –la gastronomía y la neurología- señalan que uno de los grandes secretos para conseguir un envejecimiento cerebral exitoso puede resumirse en seguir la dieta mediterránea.

Frutas y verduras, no calorías

Básicamente este tipo de dieta consiste en consumir frutas, verduras, legumbres, pescados y aceite de oliva, en comer nueces regularmente, en beber de ocho a diez vasos de agua diarios y en no ingerir en lo posible alimentos ricos en calorías. Unos hábitos alimenticios saludables repercuten favorablemente en nuestra vida, pero no sólo en el momento actual, sino también a largo plazo y ayudan a tener un envejecimiento cerebral exitoso.

El cerebro no es una excepción, y una buena alimentación puede ser una medida que ayude a prevenir o retardar la aparición de dolencias como el Parkinson, el Alzheimer o pérdida de la memoria.

De esto se ha hablado en el congreso “Brain in Motion” (Cerebro en marcha), celebrado en San Sebastián (España), organizado por la Fundación Repsol y que ha reunido a prestigiosos neurocientíficos que han compartido “mesa” con reconocidos cocineros.

Bajo el título de “Creatividad, gastronomía y emociones”, cocineros de la talla de Pedro Subijana, Andoni Luis Aduriz y Eneko Atxa fueron desvelando junto a científicos las sensaciones y emociones que pueden provocar en el funcionamiento del cerebro humano una buena alimentación y nutrición.

Aduriz reflexiona en este sentido. “Para poder movernos nos nutrimos, comemos y la forma en que nos nutrimos cambia la propia biología del cerebro, creo que tendremos que empezar a saber qué investigaciones podemos dirigir en este mundo y juntamos y empezar a pesar”.

Para el profesor de la Universidad Carnegie Mellon (Estados Unidos) Marcel Just, experto en memoria operativa y lenguaje, “simplemente la comida puede influir en nuestra creatividad y afectar directamente a nuestro cerebro y, en consecuencia, a nuestra mente”.

Los expertos concluyeron que las necesidades nutricionales de cada individuo varían según las circunstancias fisiológicas, psicosociales y patológicas de cada momento. Por tanto, su alimentación también debe adaptarse a cada momento.

VIVIR MAS AÑOS

Gracias a los avances científicos y técnicos, los seres humanos vivimos más tiempo que nuestros antepasados. La cuestión clave, según los autores del libro “No te comas el coco. Comida cerebro-saludable” es “vivir más años pero en unas condiciones físicas y mentales buenas; y para ello, es necesario mantener una actividad física y mental regular y comer sano”.

Según Berasategui y Linazasoro “a los seres humanos nos cuesta mucho adoptar pequeñas medidas preventivas que con el paso del tiempo puedan aportarnos consecuencias positivas y, adelantarnos así, a los acontecimientos. Sin embargo, resulta fundamental adquirir ciertos hábitos saludables en nuestras vidas, y entre ellos la alimentación ocupa un lugar destacado”.

La edad perfecta para comenzar a adquirir ciertos hábitos de alimentación saludable es la infancia. “Los niños han de acostumbrarse a desayunar bien, comer verdura, cinco piezas de fruta al día y no abusar de la bollería industrial”, explica el doctor Linazasoro.

Los ingredientes básicos de las recetas cerebro-saludables son las verduras, las frutas, las legumbres, el pescado y, como no, el aceite de oliva.

Los antioxidantes -que se encuentran, por ejemplo, en las nueces- también resultan muy beneficiosos para luchar contra el envejecimiento. Pero es igualmente importante beber entre ocho y diez vasos de agua diarios (entre 1,5 y 2,5 litros).

Para tener un cerebro y nervios sanos, los expertos recomiendan “tomar comidas frecuentes, muy nutritivas y poco abundantes, comer variado, incluyendo todos los grupos principales de alimentos para evitar un déficit nutricional, y prestar especial atención a las verduras frescas y la fruta, los alimentos con proteínas sin grasas y los cereales integrales”.

Asimismo aconsejan “cocinar al horno, a la parrilla o al grill, evitar el exceso de calorías, vigilar las concentraciones de lipoproteínas y colesterol”.

Share