Alivia el dolor de la ciática hirviendo agua con sal y vinagre de sidra de manzana ¡Te muestro como se prepara!

Alivia el dolor de la ciática hirviendo agua con sal y vinagre de sidra de manzana ¡Te muestro como se prepara!

Ciática

Si bien es cierto, nuestro estado de salud puede complicarse en cualquier momento, ya que las enfermedades se encuentran en todas partes y pueden atacarnos en el momento que menos nos lo imaginamos. Por tanto, es importante siempre estar prevenido y saber cuándo nuestro cuerpo está presentando cambios inusuales y así reconocer una enfermedad más a tiempo. Cuanto más a tiempo descubrimos el desarrollo de una enfermedad, más posibilidades existen de curarla con efectividad sin que cause daños graves en nuestro organismo.

En esta ocasión queremos compartirle un remedio casero y natural para ayudar a combatir un problema que, aunque es fácil de detectar, es muy complicado y difícil de combatir. Nos referimos a la ciática. Un problema que afecta el nervio más largo del cuerpo humano y que puede provocarnos graves malestares.

Una de las características que nos ayudan a identificar la ciática es el fuerte dolor que se origina en la columna vertebral y se propaga por la parte posterior de la pierna. Cabe mencionar que el dolor de la ciática también puede aparecer en las siguientes partes del cuerpo: espalda, cadera, extremidades inferiores o nalgas.
Como ya hemos mencionado nosotros conocemos un remedio natural que puede ayudarnos aliviar este molesto dolor. Por lo tanto, si padeces de la ciática o conoces a alguien cercano que está pasando por este problema, le invito a que se quede con nosotros y conozca a continuación la receta y los pasos a seguir para elaborar dicho tratamiento.

Remedio casero para aliviar el dolor de la ciática

Ingredientes a necesitar:
– 10 litros de agua caliente;
– Medio litro de vinagre de manzana y
– Tres cucharadas de sal.

Preparación y modo de uso:

Pon el agua en la estufa a fuego rápido, una vez llegue al punto de ebullición apaga el fuego y viértela en un recipiente lo suficientemente grande donde puedas introducir los pies. Ahora, agrégale los demás ingredientes y revuelve bien hasta que el agua llegue a una temperatura soportable y que no haga daño a tu piel. Para finalizar introduces tus pies en la mezcla y déjalo permanecer allí hasta que el líquido enfríe por completo.

Repite este proceso cada noche antes de irte a dormir. Nota: mantén tus pies calientes durante toda la noche, evita pisar el piso frió luego de poner en practica este método.

Share