Alto a las redadas, separación de familias y legalización masiva, piden en Dallas

Dallas, Tx.- El influyente grupo Demócratas México-Americanos (MAD) se unió este fin de semana al masivo evento que se llevó a cabo para recibir al reconocido congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, quien ante unas 2 mil personas se comprometió a luchar hasta el final para que “pronto se apruebe una Reforma Migratoria amplia, integral y humana”.

Ante una eufórica muchedumbre reunida en la Iglesia Jesucristo es Mi Refugio, en Oak Cliff, Roberto Alonzo, líder de MAD, resaltó la “gran labor” proinmigrante que lleva a cabo Gutiérrez en el Congreso federal. Enfatizó que esa lucha es firmemente respaldada en esa máxima instancia legislativa por diputados federales demócratas afroamericanos como la representante por Texas, Edie Bernice Johnson, presente en el acto.

Alonzo afirmó que Bernice Johnson representa ese “decidido y comprometido apoyo” que los 44 diputados afroamericanos en la Cámara Baja en Washington han brindado a los más de 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos para legalizar “de una vez por todas” su estancia legal a través de una Reforma Migratoria.

Las esperanzadoras palabras del dirigente méxicoamericano causaron un súbito estallido de cientos de fuertes aplausos entre los presentes, a quienes Roberto Alonzo pidió que recibieran de pie a la legisladora Johnson, diputada por Dallas. La ovación provocó un singular ambiente de unidad que fue reforzado por las palabras de lucha “sin descanso hasta conseguir la victoria” de Alonzo.

Según el pastor de la mencionada iglesia, Roberto Gómez, este evento realizado el pasado viernes es la continuidad del difícil camino para demandar del gobierno de Barack Obama y el Congreso federal la aprobación de una Reforma Migratoria “este mismo año si es posible” que otorgue residencia y ciudadanía a millones de inmigrantes que viven y trabajan en el país. Gómez indicó que Luis Gutiérrez causó un gran impacto entre la comunidad latina de Dallas al reunir en su iglesia a unas 2 mil personas que se hicieron presentes a lo largo de la mañana y tarde que duró el recibimiento del distinguido visitante.

Durante su discurso ante la nutrida concurrencia, Roberto Alonzo pidió a Gutiérrez que utilizara toda su fuerza política y legislativa en Washington para, además de apoyar la urgente aprobación de nuevas y profundas leyes migratorias, demandar de Washington el alto inmediato a las redadas y a la división de familias que provoca esta “inhumana e injusta actividad”.

En respuesta, el diputado federal por Illinois se comprometió a mantener una ferviente lucha porque se aplique cuanto antes la esperada Reforma Migratoria, se termine con la triste separación de familias latinas por la deportación de alguno de sus miembros y se detengan las redadas en todo el país.

Esa misma lucha, enfatizó Roberto Alonzo, “la mantendré firme y permanente aquí también en el Congreso estatal, en donde sigo buscado aliados entre mis colegas para rechazar todo tipo de iniciativas de ley antiinmigrantes y, por el contrario, se apliquen normas y ordenanzas a favor, protección y respaldo de los extranjeros que radican en Texas, sobre todo de los indocumentados”.

Aunque reconoció que la aprobación urgente de una Reforma Migratoria se ha visto aplazada por la severa crisis económica que enfrenta el país, que por el momento se ha convertido en la principal prioridad de Obama, dijo que este tipo de eventos tiene una muy importante influencia y repercusión en el propio gobierno federal que cada día se ve más obligado a retomar cuanto antes y poner en la mesa de discusiones el tema migratorio.

Como un gesto esperanzador que logró otro masivo y caluroso aplauso, el líder de los Demócratas México Americano (MAD) afirmó que Dallas y Texas continuarán siendo “dos santuarios para defender, proteger y dejar vivir con dignidad, justicia y libertad a todas esas familias migrantes –padres e hijos– que han hecho de este país el más poderoso del mundo, sin importar su status migratorio.

Durante el tiempo que Luis Gutiérrez estuvo en la Iglesia Jesucristo en Mi Refugio escuchó los testimonios desgarradores y llenos de lágrimas de mujeres, niños, jóvenes y hombres que han sido cruelmente víctimas de las detención de los agentes de Inmigración en sus criticadas redadas.

Estas tristes declaraciones causaron el llanto en un gran número de presentes y en otros crearon conciencia de votar a favor de todos aquellos políticos proinmigrantes y, por el contrario, sufragar en contra de los que respaldan leyes que dañan a los inmigrantes indocumentados.

Todos los presentes calificaron de un “rotundo éxito” este evento que vino a “despertar en unos” y “reforzar en otros” su conciencia política y humano a favor de todos aquellos que llevan años luchando para que junto a sus hijos se les permita vivir legalmente en los Estados Unidos y hacer realidad “su sueño americano”.

Share