<!--:es-->American Airlines se acoge a Ley de Quiebras pero continúa operaciones<!--:-->

American Airlines se acoge a Ley de Quiebras pero continúa operaciones

La aerolínea American Airlines y su casa matriz, el holding AMR, anunciaron este martes que se amparan en la Ley de Quiebras para ordenar sus finanzas, aunque mantendrán sus operaciones y seguirán volando normalmente.
“El capitulo 11 (de la Ley de Quiebras) aboga por el interés de la empresa y de sus inversionistas”, afirmó la compañía en un comunicado difundido en la mañana del martes, que también informó de la partida de su presidente ejecutivo, Gerard Arpey.
La línea aérea afirmó que espera que esta estrategia de concordato la ayudará a asegurar “su viabilidad a largo plazo” al optimizar costos y reducir la carga de la deuda manteniendo sus actividades.
Al acogerse a la Ley de Quiebras, la empresa con sede en Texas y con una extensa cobertura del tráfico aéreo en Estados Unidos y en América Latina, podrá reestructurarse con un mayor espacio legal de maniobra para renegociar o cancelar servicios o contratos salariales.
“Esta es una decisión difícil, pero es necesaria y es el camino correcto a tomar -y hay que hacerlo ahora- para ser una aerolínea más eficiente, más robusta en sus finanzas y más competitiva”, dijo el presidente Thomas Horton, quien reemplazará a Arpey.
La quiebra de la compañía conocida por el acabado metálico de sus aviones no es sorpresa para el mercado. La cesación de pagos se volvió incluso “deseable”, afirmó Richard Aboulafia, de la consultora Teal Group.
“El momento de esta suspensión (de pagos) estratégica es lógica dada la reciente escalada del precio del carburante, el éxodo de viajeros hacia las compañías rivales, los retrasos de las negociaciones salariales con los sindicatos”, apuntó la firma Sterne Agee.
La empresa, que opera en 260 ciudades en una red que cubre 50 países y territorios, insistió en que “continuaría operando normalmente”.
Sin embargo, estos objetivos fueron rebajados por algunos analistas de la industria.
“Van a producirse recortes: ellos dicen que todo es normal por ahora, pero seguro que los recortes van a comenzar pronto. Van a reducir los aviones, los empleados y los trayectos”, dijo Seth Kaplan de Airline Weekly.
Dado que la matriz de la línea aérea, el holding AMR, “nunca pasó por una bancarrota, al contrario que sus rivales, se vio acorralada por los acuerdos salariales que le suponían una desventaja competitiva importante”, explica Aboulafia.
“Tenemos que hacer frente a nuestra estructura de costos, incluyendo los costos de nuestros salarios”, explicó Thomas Horton, previamente director financiero de American Airlines y quien tendrá a cargo la responsabilidad de impulsar la recuperación tras la salida de su antecesor Arpey, un “histórico” del grupo al que se había incorporado hace tres décadas.
Los pilotos de American Airlines sostienen haber puesto suficiente de su parte, haciendo importantes sacrificios financieros durante la crisis anterior, en 2003, cuando el grupo era el líder mundial del sector.
El principal sindicato de pilotos de la compañía, APA calificó la quiebra de AMR como una “nueva sombra para los 8.000 pilotos de American Airlines”.
En tanto, el sindicato TWU, que representa a la mayoría de los empleados de la empresa, estima que las negociaciones con la directiva serán “largas y desagradables”.
En el tercer trimestre, la endeudada AMR registró pérdidas por encima de las previsiones, en 162 millones de dólares, en su cuarto trimestre consecutivo en rojo.
Los rumores sobre que AMR se acogería a la Ley de Quiebras han circulado durante meses, luego de una inusual alza en las jubilaciones de pilotos y de que estos profesionales intentaran deshacerse de sus activos en la empresa.
Muchas de las grande líneas aéreas estadounidenses se acogieron a la Ley de Quiebras en algún momento desde 1978, según datos de la Asociación de Transporte Aéreo. La mayor parte ha emergido desde la bancarrota, con la excepción de PanAm, que desapareció en 1991.
En tanto, desde el principio de la crisis de finales de 2008, las empresas rivales de American Airlines reforzaron su rentabilidad mediante fusiones, como lo hicieron Delta y Northwest y United con Continental, una opción que no era factible para AMR debido a los altos costos de gestión.
American Airlines, que ha invertido mucho dinero para renovar su flota, sin embargo, no dijo nada del destino de la enorme orden de compra de 460 aeronaves (260 Airbus A320 y 200 Boeing 737) anunciada en julio.
La empresa se limitó a asegurar que sus proveedores recibirán sus pagos “de forma completa y en el plazo establecido”, gracias a su abundante caja.
En bolsa, las acciones de AMR cayeron a 22 centavos este martes, alrededor de 80% en la jornada.

Share