Apoya MAD la decisión de Barack Obama de condonar la sentencia a ocho delincuentes no violentos

Al igual que está reformando las leyes migratorios del país, el presidente Barack Obama continúa también cambiando el sistema penitenciario, por lo que “los Demócratas México-Americanos (MAD) reiteramos nuestro total respaldo al mandatario para hacer de los Estados Unidos una nación con más justicia, libertad, humanismo, y democracia”.
“Es en ese contexto, que el presidente Obama conmutó este mes la sentencia de ocho delincuentes que habían sido condenados a cadena perpetua, pero que durante sus más de 10 años que han estado en la cárcel y cuando estuvieron fuera de ella mostraron ser personas no violentas”, indicó la influyente organización política que tiene su cede en Dallas.
Roberto Alonzo, líder de MAD, señaló que de esta manera el Jefe del Ejecutivo intenta darles un sentido más justo y humanitario al sistema criminal de Estados Unidos, por lo que dichas reformas carcelarias siempre se han caracterizado por ser una de sus prioridades durante sus dos mandatos presidenciales.
“El gobierno de Obama mantiene un respaldo total y sistemático a las medidas encaminadas a reformar la condena mínima obligatoria que tiene que cumplir un preso no violento por delitos de drogas”, enfatizó.
Los ocho delincuentes conmutados por el mandatario cumplían largas condenas, la mitad de ellos de cadena perpetua, por delitos de drogas relacionados con crack y metanfetaminas. Aunque este fue el mismo número de indultos concedidos el año anterior, había la expectativa que esa cantidad aumentara considerablemente luego de que el Departamento de Justicia anunciara en abril pasado una nueva iniciativa de reforma penitenciaria destinada a facilitar la administración de perdones o la reducción de penas a los delincuentes considerados no violentos.
En respuesta a los detractores del mandatario por conceder estos perdones, Alonzo destacó que Obama cuenta con la facultad suficiente para emitir ese tipo de conmutaciones, en las cuales no pueden interferir ni el Congreso federal ni los tribunales.
Esta iniciativa de indulto fue puesta en marcha por la Administración Obama y los grupos de defensa a principios de 2014, por lo que se trató de identificar de manera “rápida y eficaz” a los presos que cumplían condenas mínimas obligatorias que fueron consideras ya inapropiadas, según declaró el fiscal general adjunto, James Cole, en mayo pasado.
Cole reiteró que la decisión del presidente estadunidense de conceder el perdón a esos ochos individuos “sostiene su compromiso de llevar la justicia a nuestro sistema criminal. Mientras que esos delincuentes aceptaron su responsabilidad en sus acciones criminales, sus castigos ahora nos se ajustaban a sus delitos, por lo que las leyes que dictan las sentencias y las políticas de ese entonces se han actualizado para garantizar una mayor equidad para los delincuentes considerados de bajo nivel”.
Organizaciones defensoras dedicadas a pedir a la Casa Blanca clemencia ejecutiva a nivel federal para ese tipo de presos calificó de “vergonzoso (que siga habiendo ese tipo de casos) en una era de encarcelamientos en masa”. Dichos grupos consideraron que al menos unos 2 mil presos federales califican para la conmutación bajo los nuevos criterios gubernamentales.
Roberto Alonzo señaló que esta nueva política dictada por Barack Obama sólo se aplica a delincuentes que son considerados no violentos y que no tengan antecedentes penales significativos. Además, deben de haber cumplido por lo menos 10 años de su condena en los que demostraron tener buena conducta y tampoco deben de tener antecedentes de violencia antes o durante su estancia en prisión.
Según la agencia de noticias CNN, uno de los internos federales que cumple claramente con los criterios del Departamento de Justicia para la conmutación es Timothy Tyler, condenado a dos cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad condicional. Tyler fue encontrado culpable del delito de conspiración luego de ser detenido con posesión de LSD, que tenía intención de distribuir. Ha pasado más de 20 años en prisión, pero se ha aferrado a la esperanza de que algún día saldrá libre como resultado de la iniciativa del Departamento de Justicia y la ausencia de un pasado violento.
Obama ha recibido 15 mil 646 peticiones de conmutación desde 2009 y, con el indulto concedido a los ocho este año, suman ya un total de 21. Eso es más que el número otorgado por los presidentes George W. Bush, Bill Clinton y Ronald Reagan en la misma etapa en sus presidencias.
“Con estos perdones, el presidente Barack Obama demuestra que así como quiere y está cambiando nuestras deficientes leyes migratorias, pretende reformas también el sistema penitenciario de los Estados Unidos para hacer de nuestra gran nación un lugar con más justicia, libertad, humanismo y democracia”, enfatizó Roberto Alonzo, líder máximo de MAD.

Share