Árbitro suspende partido por canto homofóbico

Árbitro suspende partido por canto homofóbico

suspende

Después del caos que se vivió en el juego de vuelta de cuartos de final entre Atlético Morelia y Tampico Madero en el Estadio Morelos, la Comisión Disciplinaria lanzó un severo castigo para el club michoacano.
Serán tres partidos de veto más una multa económica lo que reciba el equipo de la Liga de Expansión. “La Comisión Disciplinaria informa que, derivado de los acontecimientos presentados en el partido entre el Club Atlético Morelia y el TM Fútbol Club, correspondiente a la Vuelta de los Cuartos de Final del Torneo #GritaMéxico A21 Liga Expansión MX, se impone un veto de plaza de tres encuentros y una multa económica”, se menciona en el comunicado.

Dicha comisión explicó que uno de los partidos del castigo se debe a la invasión de cancha y los otros dos por la presencia del grito “Eeeh pu..”, durante el partido ante el TMFC.

“Cabe mencionar que la sanción es un partido y una multa económica por el ingreso de cinco aficionados a la cancha, situación que pudo poner en riesgo la integridad y salud de jugadores e integrantes del Cuerpo Técnico. Además, tomando en cuenta la actual contingencia sanitaria, dicha invasión representa una flagrante violación a los protocolos sanitarios. Los otros dos juegos más de veto son por reincidir al presentarse gritos discriminatorios en la tribuna y haber aplicado todas las fases del protocolo antidiscriminatorio”, se agregó.

Los hechos ocurrieron el fin de semana en el estadio Morelos, durante la vuelta de los cuartos de final —en la Liga de Expansión— entre el Atlético Morelia y el TM Futbol Club.

Muy cerca del final, con el marcador 2-0 en favor de los tamaulipecos (4-2 global), los aficionados michoacanos comenzaron a gritar “Eeeh, pu..”, lo que provocó que el árbitro Louis Vielmas echara a andar el protocolo contra esta acción.

Al no detenerse la expresión, el silbante dio por terminado el duelo, lo que llevó a varios aficionados a lanzar objetos a la cancha. Agentes de la policía ingresaron a la tribuna, lo que desató una batalla campal que duró varios minutos.

Ya con los equipos en el vestuario, los golpes no cesaron, hasta que la autoridad logró controlar todo.

Share