<!--:es-->Arpaio en la mira de la Justicia!
…Muy duro con inmigrantes indocumentados; 
pero no tanto con abusadores pues no investigó denuncias por abuso sexual a menores e inmigrantes<!--:-->

Arpaio en la mira de la Justicia! …Muy duro con inmigrantes indocumentados; pero no tanto con abusadores pues no investigó denuncias por abuso sexual a menores e inmigrantes

PHOENIX, Arizona – La oficina del sheriff del condado de Maricopa, Joe Arpaio, no hizo todo lo posible para investigar alrededor de 400 crímenes de tipo sexual, entre ellos docenas de presuntos abusos sexuales a menores e inmigrantes indocumentados.
En algunos casos, la oficina de Arpaio ni siquiera abrió una investigación al respecto luego de las denuncias, incluso cuando se conocía la identidad de los sospechosos.
Según un reporte policial de El Mirage, una ciudad que contrató los servicios de Arpaio por $2.7 millones durante los tres años en que se centra el reporte, muchas de las partes afectadas se han ido de la ciudad, y mucha de la evidencia está guardando polvo sin ser revisada o ni siquiera fue recolectada. Esto significa que estos casos nunca serán investigados ni perseguidos ni resueltos.
Entre los casos sin investigar se encuentra el de una niña de 13 años que fue agredida y atacada sexualmente en su propia casa, luego de abrirle la puerta a un extraño que le solicitó usar su teléfono luego de que su automóvil se había supuestamente descompuesto.
Se trata de tan sólo uno de 32 reportes de abuso sexual que se quedaron sin ser investigados y que según Brian Sands, un oficial del sheriff que podría estar a cargo de disciplinar a oficiales en esta agencia del orden, representan una clara violación a las políticas del departamento.
Negándse a proveer más detalles sobre los hechos, Sands dijo que el departamento ya había enviado a oficiales a El Mirage y a otras partes del condado, en donde se le empezó a dar seguimiento a los casos en los que había evidencia y cerrando aquellos en los que ya no había más pistas.
Sin embargo, una fuente no identificada compartió su creencia de que nunca se trabajó en investigar estos casos porque las víctimas eran inmigrantes indocumentados y, por tanto, fue imposible presionar lo suficiente a la oficina de Arpaio, abiertamente antiinmigrante, para que hiciera algo al respecto.
Bill Louis, el entonces subjefe de Policía de El Mirage que revisó los casos luego de que se terminara el contrato con el departamento del sherif, dijo que la decisión de ignorar los casos debió haber venido de los supervisiores de la oficina de Arpaio y no de los investigadores individuales.
«Yo conozco a estos investigadores, simplemente no puedo creer que hayan descontado estos casos en masa. No es posible. La orden debió haber venido de un lugar más alto en la cadena alimenticia».

Arpaio, duro con inmigrantes indocumentados, no tanto con abusadores

El alguacil más duro de Estados Unidos en la mira de la justicia

EL MIRAGE, Arizona – La niña de 13 años abrió la puerta de su casa en esta pequeña ciudad pegada a Phoenix y se encontró con un hombre que decía que su auto se había averiado y necesitaba hacer una llamada telefónica. Una vez adentro, el individuo atacó a la menor por atrás, la golpeó hasta hacerle perder el conocimiento y la violó.

Siete meses atrás, en un departamento a poco más de tres kilómetros (dos millas), otra muchacha de 13 años era manoseada de noche por el compañero de su madre. Al menos dos veces por semana se despertaba y lo veía a él parado frente a su cama, diciendo que estaba buscando el teléfono celular de su madre.

Esas son dos de más de 400 denuncias de delitos sexuales hechas ante la oficina del alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, entre el 2005 y el 2007 -incluyendo decenas de supuestos abusos a menores de edad- que no fueron adecuadamente investigadas y en algunas instancias ni siquiera se trabajó en ellas, de acuerdo con oficiales de policía que trabajan o trabajaron en la oficina del alguacil y están familiarizados con los casos.

Tan solo dos años de edad

Solamente en El Mirage, donde la oficina de Arpaio ofrecía servicios policíacos por contrato, se descubrieron al menos 32 denuncias de abusos de menores -algunas víctimas tenían dos años de edad- a los que la oficina del alguacil no les dio seguimiento, incluso a pesar de que los sospechosos eran conocidos en todos los casos salvo en seis.

Muchas de las víctimas eran niños de inmigrantes sin permiso legal para estar en el país, dijo un oficial de policía de El Mirage retirado que revisó los expedientes.

Estas investigaciones fallidas han servido para abochornar al departamento, cuyo alguacil se describe a sí mismo como el «Alguacil más duro de Estados Unidos» y es un referente importante de los conservadores por sus esfuerzos por combatir la inmigración ilegal.

Arpaio lo había negado

La oficina de Arpaio se negó en repetidas ocasiones durante meses a responder preguntas sobre las investigaciones y declinó una petición de registros públicos para un reporte de asuntos internos, citando acciones disciplinarias potenciales.

Brian Sands, un alto funcionario que está a cargo de disciplinar a cualquier empleado responsable de irregularidades, pudo hablar después sobre los casos. Declinó, no obstante, hablar sobre el motivo de que no hubieran sido investigados. «Aquí se han cometido violaciones a las políticas» del departamento, dijo Sands. «Es obvio, pero no puedo comentar de quién o cuáles».

La oficina del alguacil fue contratada para suministrar servicios policíacos en El Mirage ya que la ciudad tenía problemas con su entonces departamento de policía. Cuando terminó el contrato y regresó la policía a El Mirage, la ciudad pasó un año escudriñando en capas y capas de inquietantes casos no completados.

Casos mal tratados

El detective de El Mirage Jerry Laird, que revisó algunas de las investigaciones, se enteró por un resumen del alguacil de entre 50 a 75 casos que tomó de la oficina de Arpaio que mostraba que una abrumadora mayoría de ellos no habían sido tratados como correspondía.

En otras palabras, no había informes de seguimiento, no hubo recolección de evidencia forense y no se hizo esfuerzo alguno más allá del reporte inicial del crimen.

Arpaio reconoció que su oficina había completado una investigación interna sobre las investigaciones inadecuadas, pero dijo que «no creo que sea correcto entrar en eso hasta que no lleguemos al fondo y veamos si hay acciones disciplinarias en contra algún empleado».

Demasiado tarde

Una pequeña cantidad de casos de El Mirage fueron pasados a los fiscales, pero el Departamento de Policía de El Mirage dijo que ya era demasiado tarde para investigarlos: la evidencia anterior al 2006 a menudo ya no servía o ni siquiera fue recolectada, las víctimas se habían mudado o ya no querían lidiar con esos episodios de sus vidas.

Bill Louis, entonces asistente del jefe de policía de El Mirage que revisó los archivos luego de que el contrato del alguacil terminara, cree que la decisión de ignorar los casos fue tomada deliberadamente por los supervisores en la oficina de Arpaio, no por investigadores individuales.

«Conozco a los investigadores. No puedo creer que ellos hayan ignorado estos casos. No hay manera», dijo Louis. «La orden debió venir de arriba».

Los más vulnerables

Louis cree que quien haya tomado la decisión sabía que los inmigrantes sin permiso legal de estar en el país, que frecuentemente están de paso o le temen a la policía, muy difícilmente se quejarían por la calidad de la investigación. Dijo que algunos casos involucraba incluso a familias con permiso legal de estar en el país.

El Mirage le pagó a la oficina del alguacil 2,7 millones de dólares por una amplia gama de servicios policiales desde 2005 hasta mediados de octubre de 2007, luego de que el Departamento de Policía fue criticado por una auditoría que determinó que era poco organizado y estaba mal supervisado y mal administrado.

Los registros policíacos de El Mirage obtenidos por The Associated Press en archivos públicos establecen un patrón de denuncias de delitos sexuales que no fueron investigadas por la oficina de Arpaio.

Casos reabiertos

De acuerdo con Sands y Scott Freeman, un oficial del alguacil que escuchó quejas del entonces jefe de policía de El Mirage Mike Frazier sobre la calidad de las investigaciones de las denuncias de abusos sexuales, más de 400 casos en todo el condado fueron reabiertos.

Freeman le dijo a los investigadores externos que examinaban el desempeño de la oficina de Arpaio hicieron varios arrestos en los casos reabiertos.

El reporte de abril del 2011 sobre supuestos errores de gestión dijo que la investigación interna de la oficina del alguacil fue interrumpida dos veces y reanudada en diciembre de 2010.

Aunque se ha intentado hacer un seguimiento de los casos, el asunto se ha complicado ya sea porque las víctimas no quieren continuar el proceso, o porque su paradero es desconocido o no contestan a la búsqueda de la policía.

Share