Autos que hablan entre ellos está a la vuelta de la esquina

Autos que hablan entre ellos está a la vuelta de la esquina

Autos

Ford anunció que a partir de 2022 comenzará a dotar a sus vehículos con una tecnología basada en la red celular, que les permitirá comunicarse entre si, así como con la infraestructura de administración de tránsito y hasta con los peatones.
La tecnología, que es conocida dentro de la compañía como C-V2X, permite a los automóviles equipados con ella advertir entre ellos sobre diversas eventualidades que impliquen algún tipo de riesgo en las vías, como posibles accidentes y congestionamientos, a fin de que el conductor pueda tomar las acciones necesarias para evitarlos.
Un ejemplo práctico sería el de una intersección con cuatro señales de ‘Pare’. En este caso C-V2X permite a los vehículos negociar el orden del derecho de paso evitando confusiones, minimizando así la posibilidad de un accidente. A través de C-V2X un vehículo accidentado podrá comunicar su localización exacta a vehículos que se dirigen en su dirección y alertándolos así sobre los posibles inconvenientes que esto acarree.
Según Ford, esta tecnología también podría complementar la tecnología LiDAR, cámaras y sensores con los que funcionan los vehículos de conducción autónoma, dándoles la posibilidad de conocer las condiciones del tránsito en la ruta planeada, lo cual podría ser crucial para vehículos de emergencia autoconducidos. Los automóviles también podrán ‘hablar’ con la infraestructura dedicada al manejo de tránsito en las ciudades como un semáforo u otras señales de tránsito automatizadas. Un semáforo usando C-V2X puede decirles a los vehículos en su área cuando va a cambiar de color, e incluso puede avisar a un conductor en particular cuando está en riesgo de saltar la luz roja si no disminuye la velocidad. Igualmente, avisos viales inteligentes podrán advertir a los vehículos sobre accidentes u obstáculos recientes en la vía, dándole a sus conductores la habilidad de buscar vías alternas y evitar retrasos.
Los peatones equipados con smartphones pueden comunicar su localización a los vehículos que conduzcan en su dirección pero que no necesariamente lo tengan en su radio de visión bajando la posibilidad de un arrollamiento.
El funcionamiento de la tecnología C-V2X es posible gracias al volumen de datos que es posible transmitir a través de la red celular 5G que está siendo instalada en Estados Unidos, la cual permite además a los vehículos el envío directo de datos sin pasar por una torre celular.
Ford explicó en un comunicado que C-V2X solo alcanzará todo su potencial cuando sea adoptada por una cantidad significativa de vehículos, y de operadores viales y de infraestructura. Es por esto que Ford está llamando a otros fabricantes, así como a agencias gubernamentales a adoptar la tecnología. Ford no ha dicho si otras automotrices están estudiando la posibilidad de integrar la tecnología en sus vehículos, pero ya Audi había anunciado el diseño de una tecnología similar, pero solo para uso a nivel de infraestructura (V2I), la cual está siendo probada desde finales de 2016 a través de un programa piloto con la red de semáforos de la ciudad de Las Vegas.

Share