<!--:es-->Brewer se reunió con enviados de Obama
Gobernadora inconforme con resultados
…Acusa a Indocumentados de servir de «mulas» narcotráfico<!--:-->

Brewer se reunió con enviados de Obama Gobernadora inconforme con resultados …Acusa a Indocumentados de servir de «mulas» narcotráfico

PHOENIX – La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, dijo sentirse decepcionada después de reunirse el lunes con altos funcionarios de la Administración del Presidente Barack Obama para seguir discutiendo el plan federal de seguridad en la frontera.
Se libró el segundo round
El pasado 3 de junio Brewer se reunión con el mandatario a puertas cerradas en la Oficina Oval, donde acordaron, entre otros temas, celebrar un segundo encuentro en Phoenix para detallar el despliegue de tropas de la Guardia Nacional en la frontera con México.

En el encuentro de este lunes se anunció que el gobierno desplegará 524 soldados para resguardar la frontera en este estado de un total de 1,200 que Obama anunció a finales de mayo, cifra que para Brewer no es suficiente.

«Siempre hemos pedido más y hemos dicho que necesitamos más», dijo la gobernadora al término de la reunión de tres horas que sostuvo el lunes en Phoenix con miembros del Gobierno, e insistió en que se requiere de un mínimo de 3,000 soldados para proteger la frontera de Arizona.
Mostraron lista de logros

Reportes de prensa detallan que Brewer se reunió con un grupo de ocho funcionarios del gobierno federal encabezados por John Brennan, asesor presidencial sobre seguridad nacional y antiterrorismo; Tom Taquín, asesor presidencial especial y director principal de política de seguridad fronteriza y Alan Bersin, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), entre otros.

Los funcionarios federales informaron del envío adicional de 1,200 soldados de la Guardia Nacional a la frontera con México, de los cuales 524 serán enviados a Arizona y llegarán el próximo mes de agosto.

Los enviados de Obama presentaron a Brewer los puntos más importantes del éxito que ha tenido el Programa para la Frontera Sudoeste en el último año.

Entre ellos destacaron la inspección por primera vez de un 100% de los envíos por tren hacia el sur en busca de armas ilegales, drogas y dinero en efectivo. También se movilizaron a 326 agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza entre puntos de ingreso y 58 oficiales de CBP en pasos fronterizos.

Programas y muro fronterizo

Otros logros resaltados por la comisión federal es el envío en los últimos dos años a Arizona de unos $223 millones en programas del Departamento de Justicia y los esfuerzos conjuntos sin precedente para evitar, reducir e interrumpir las actividades de organizaciones criminales transnacionales.

Reiteraron la solicitud suplementaria que el Presidente le hizo al Congreso para proporcionar nuevos recursos al DHS para contratar 1,000 agentes nuevos de la Patrulla Fronteriza, (incluidos 500 para Arizona), $37 millones para dos nuevos sistemas no tripulados de detección aérea, $52.5 millones para 160 nuevos agentes del ICE (entre ellos 50 para Arizona), $6.5 millones para 30 nuevos oficiales del CBP y $6 millones para 20 nuevos equipos caninos del CBP.

Sobre el muro fronterizo, la Casa Blanca dijo que se reasignarán $100 millones adicionales de recursos existentes en la cuenta de Muros, Infraestructura y Tecnología para la Seguridad Fronteriza (Border Security Fencing, Infrastructure, and Technology) al reemplazo y reparación de muros de más alta prioridad a fin de mejorar la infraestructura física a lo largo de la frontera sudoeste.

Tras exponer la larga lista de logros y promesas para seguir mejorando la seguridad en la frontera, Brewer dijo que «nada de lo que escuchamos fue lo que esperábamos escuchar», y agregó que ninguna información que le fue presentada le demostró un verdadero compromiso por parte del gobierno federal para frenar el flujo de drogas y de inmigrantes indocumentados.

Gobernadora de Arizona acusa indocumentados de servir de «mulas» narcotráfico

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, afirmó hoy que la mayoría de los inmigrantes indocumentados son utilizados como «mulas» de los narcotraficantes para introducir drogas al país, atizando el debate sobre la inmigración ilegal.
«Creo que bajo las circunstancias que afrontamos ahora, la mayoría de los intrusos ilegales que están viniendo a Arizona están bajo la dirección y el control de los carteles organizados de la droga y que están introduciendo las drogas», afirmó Brewer.
Agregó que aunque muchos inmigrantes indocumentados llegan a Estados Unidos en busca de trabajo, los narcotraficantes los presionan para que les sirvan de «mulas», o contrabandistas.
Brewer no ofreció datos oficiales que corroboren sus afirmaciones, pero insistió en que los indocumentados «son acosados (por los narcotraficantes)» hasta que se ponen a sus órdenes.
T.J. Bonner, presidente del sindicato que representa a los agentes de la Patrulla Fronteriza, contradijo los argumentos de Brewer al señalar que el tráfico de drogas acarrea mayores penas que el cruce ilegal hacia EEUU, y son «muy pocos» los indocumentados que, en busca de empleo en este país, quieran tomar ese riesgo.
Las declaraciones de Brewer, rechazadas enérgicamente por grupos pro-inmigrantes, se producen en unos momentos en que el Gobierno del presidente Barack Obama prevé presentar, tan pronto como la próxima semana, una demanda para impugnar la ley SB1070, que criminaliza la presencia ilegal en Arizona.
Aunque el Departamento de Justicia ha insistido en las últimas semanas que continúa «revisando» la controvertida ley, fuentes del Gobierno de Obama han filtrado a la prensa que la demanda contra la SB1070 es inminente.
La SB1070 entrará en vigor el próximo 29 de julio a menos que lo impida un juez federal.
Brewer es objeto de tres de cinco demandas ya presentados por grupos cívicos, que alegan que la SB1070 se prestará a la discriminación contra los inmigrantes hispanos.
La ley en cuestión permite que la policía, al detener a alguien por alguna infracción, verifique el estatus migratorio de quienes sospeche que son inmigrantes indocumentados.
Tanto el Gobierno como grupos cívicos en todo el país insisten en que las tareas de hacer cumplir las leyes migratorias recaen principalmente sobre el Gobierno federal, y que el problema de la inmigración ilegal no se resolverá con medidas como la SB1070.
Brewer, que se reunió con el presidente Barack Obama el pasado 3 de junio, ha dejado en claro que no lo teme a las demandas, y ha reiterado la posición de los conservadores de que primero se tiene que fortalecer la seguridad fronteriza antes de iniciar diálogo alguno sobre una reforma migratoria integral.
Mientras tanto, las autoridades estatales de Arizona se preparan para la batalla legal en torno a la SB1070, y ya han recaudado unos 123.000 dólares en donaciones privadas para defender la ley con abogados privados, según la oficina de Brewer.
El próximo 28 de junio, funcionarios de alto rango del Gobierno de Obama viajarán a Phoenix, capital de Arizona, para analizar con la oficina de Brewer los pormenores del despliegue de 1.200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera sur y el desembolso de 500 millones de dólares adicionales para fortalecer la vigilancia en la zona.

Share