<!--:es-->California enviaría reos a México
Schwarzenegger sugirió hacer cárcel allí<!--:-->

California enviaría reos a México Schwarzenegger sugirió hacer cárcel allí

LOS ANGELES, California – El gobernador Arnold Schwarzenegger dijo el lunes que una de sus propuestas para reducir el agujero fiscal del estado es pagar a México para que construya nuevas cárceles y enviarle los prisioneros que son inmigrantes ilegales en Estados Unidos.

Prisiones para indocumentados

«Creo que podemos hacerlo mucho mejor en el sistema penitenciario tan sólo si podemos tomar los presos, por ejemplo los 20 mil prisioneros que son inmigrantes ilegales que están aquí, y dárselos a México», dijo Schwarzenegger durante una sesión de preguntas y respuestas con el Club de Prensa de Sacramento.

«He pensado en esto, si California otorga a México el dinero» para crear infraestructura allá, dijo el Gobernador al agregar: «No se trata de decir, «Ey, usted hágase cargo de ellos, estos son sus ciudadanos. No, en absoluto. Les pagamos para construir la cárcel en México. Y luego tenemos a los inmigrantes indocumentados en cárceles de allá».

«Sería la mitad de los costos de la construcción de la prisión y de administrar la prisión. Podríamos ahorrar mil millones de dólares ahí, los cuales podría sumarse a la educación superior», indicó Schwarzenegger.

El Gobernador de California recalcó que se trataba de una idea que vale la pena reflexionar en momentos en que el estado, el más poblado de Estados Unidos, está en emergencia presupuestaria para enfrentar un déficit de $19,900 millones.

El sistema carcelario de California es uno de los más colapsados del país con 33 prisiones del estado, hacinadas con 150 mil presos que cuestan cada uno $49 mil al año, según cifras de la gobernación.

«Creo que no hay ninguna razón por la que debería tener sólo empleados estatales y cárceles públicas. ¿Por qué no tenemos cárceles privadas y prisiones privadas que compitan con las prisiones públicas? Yo no quiero que deshagan las prisiones públicas, para nada», dijo.

«No es un ataque a su sindicato a pesar de que se puede tomar como tal», reconoció Schwarzenegger.

Share