<!--:es-->Campaña Nacional por la Reforma
. . . Se unieron 400 grupos en todo el país<!--:-->

Campaña Nacional por la Reforma . . . Se unieron 400 grupos en todo el país

“Nuestra visión de la reforma incluiría a inmigrantes y a ciudadanos nacidos en Estados Unidos trabajando hombro con hombro para lograr mejores salarios, condiciones y protecciones laborales”. Con esta frase fue anunciada el lunes en Nueva York una campaña nacional para denunciar los fallos del actual sistema migratorio, y exigir a la Casa Blanca y al Congreso una nueva legislación que permita legalizar a los 12 millones de indocumentados que viven en el país.

De costa a costa

Activistas de costa a costa y de norte a sur activaron además una página de internet para que todo el que quiera apoyarlos envíe un mensaje a su congresista y su senador para que voten a favor de una reforma migratoria amplia que incluya, entre otros, un componente de seguridad nacional, otro de seguridad laboral para los trabajadores y una vía para que millones de indocumentados puedan gestionar la residencia permanente.

Denominada ‘Reform Immigration FOR America’ o ‘Reforma Migratoria PRO América’, la campaña iniciará simultáneamente en al menos 30 ciudades y contará con la participación, entre otros, de organizaciones religiosas, sindicatos, activistas de grupos sin fines de lucro, grupos defensores de los derechos civiles y de los derechos humanos, dijeron los organizadores..

“El impulso que toma ahora la reforma (migratoria) está de nuestro lado. Gozamos de una convergencia sin precedentes del liderazgo del presidente, un Congreso con nueva energía, y un fuerte apoyo del público para lograr una reforma”, dijo a la agencia The Associated Press Chung-Wha Hong, directora ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York, un grupo que participa en la iniciativa.

“Después de años de intentos fallidos, hay un fuerte consenso esta vez, llevaremos la reforma hasta la meta”, añadió.

Arranca el debate

La tercera semana de mayo Univision.com informó que el presidente Barack Obama había convocado a congresistas demócratas y republicanos para iniciar el debate de la reforma migratoria el 8 de junio en la Casa Blanca.

A principios de abril la Casa Blanca de Obama confirmó que este año canalizaría los esfuerzos por lograr una reforma y que enviaría un proyecto de ley al Congreso en el otoño, el que sería redactado por un equipo de trabajo que, además de congresistas y funcionarios del gobierno federal, integrarían religiosos, abogados, sindicatos y defensores de los derechos de los inmigrantes.

De acuerdo con lo señalado en la página de Internet de la campaña ‘Reforma Migratoria PRO América’ del objetivo es presionar para conseguir los votos necesarios en ambas cámaras del Congreso para que una nueva ley sea aprobada.

Una nueva legislación requiere de 218 votos en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado.

Sectores sindicales consultados por Univision.com han expresado preocupación por el número de sufragios en la Cámara Alta. Los demócratas cuentan con 57 asientos y el apoyo de las dos curules independientes, pero según dijo Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Empleados y Servicios (SEIU), al menos 10 o 12 senadores demócratas no estarían respaldando una reforma migratoria amplia.

Hoy miércoles, los organizadores de la campaña ‘Reforma Migratoria PRO América’ llevarán a cabo una especie de cumbre de dos días en Washington, a la que asistirán unos 400 dirigentes para debatir sobre el tema y afinar detalles de la estrategia durante la movilización.

Entre los objetivos se cuenta ofrecer a los participantes en la campaña la información y las herramientas necesarias para lograr que se apruebe la reforma migratoria en el curso de 2009.

Recién confirmaron su participación organizaciones de Nueva York, Chicago, Atlanta y Raleigh, en Carolina del Norte.

Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, el grupo hispano más grande de Estados Unidos), y Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración (NFI), dijeron en una conferencia de prensa que nunca antes tantos grupos de habían para lograr soluciones en materia de inmigración.

Filosofía de la campaña

‘Reforma Migratoria PRO América’ explicó que la reforma migratoria contribuirá a proteger a todos los trabajadores contra la explotación y la competencia desleal, y descató que actualmente millones de trabajadores (uno de cada 20 en la fuerza laboral de Estados Unidos) son vulnerables ante patrones que emplean técnicas de competencia desleal como, por ejemplo, no pagar a sus empleados el salario mínimo o ignorar los derechos laborales.

“Si se integra a los trabajadores indocumentados dentro del sistema, estos podrán defender sus derechos y formar sindicatos”, y que “al estar en igualdad de condiciones con el resto de los trabajadores, no le facilitará a los empleadores inescrupulosos enfrentar a un grupo de trabajadores contra otro y reducir los salarios de todos los estadounidenses”.

Añadió que Estados Unidos no debería aceptar que exista una competencia por disminuir el salario de los trabajadores, sino que por el contrario “necesita más empleos, más derechos para los trabajadores y mejores salarios, y no más leyes que expulsen o repriman a los trabajadores”.

La reforma migratoria, apuntó, “es un componente esencial del proceso de sanación de nuestra maltrecha economía”, y subrayó que el gobierno federal “tiene la obligación de reformar el sistema de inmigración para que ayude a todos los trabajadores estadounidenses”.

Fronteras seguras: Respecto a la seguridad nacional, ‘Reforma Migratoria PRO América’ estima que el actual sistema migratorio no evidencia mucho sentido común en lo que a seguridad nacional respecta, y que debido a las pocas opciones que ofrece para ingresar legalmente, “muchos buscan formas de evadirlo”.

Share