<!--:es-->Canadá domina el medallero olímpico
…Estos son los juegos «primaverales» de Sochi<!--:-->

Canadá domina el medallero olímpico …Estos son los juegos «primaverales» de Sochi

SOCHI, Rusia — El oro y la plata obtenidos por Alex Bilodeau y Mikael Kingsbury en la prueba de baches estilo libre de esquí dispararon a Canadá a la cima del cuadro de medallas de los Juegos Olímpicos de Invierno el lunes.
El 1-2 desplazó a Holanda del primer lugar. Canadienses y holandeses están empatados con tres medallas de oro cada uno, pero Canadá tiene tres de plata, una más que los europeos.
Noruega, Estados Unidos y Alemania suman dos oros cada uno.
Bilodeau revalidó así el título logrado hace cuatro años en Vancouver. Cosechó 26,31 puntos y superó con lo justo a su compatriota Kingsbury, quien pagó caro un tropiezo que tuvo en la mitad del trayecto.
El ruso Alexandr Smyshlyaev se llevó el bronce.
El oro y la plata del lunes en la última final de la jornada se sumaron al oro y la plata que las hermanas canadienses Justine y Chloe Dufour-Lapointe cosecharon en la prueba femenina de baches el sábado.
Holanda había trepado al primer puesto del medallero cuando Michel Mulder encabezó el segundo 1-2-3 de ese país en el patinaje de velocidad, esta vez en los 500 metros. Y la celebración en el podio fue en familia.
Mulder superó por apenas 12 milésimas de segundo a su compatriota Jan Smeekens. El bronce fue para Ronald, su hermano gemelo.
«Lo perfecto hubiese sido un 1-2, pero el que mi hermano me acompañe en el podio es espectacular», dijo Mulder.
Esta es la primera vez que Holanda gana en los 500 metros masculinos, el sprint del patinaje de velocidad. También fijaron un hito al convertirse en el primer país que monopoliza el podio en la distancia.
Hasta ahora, los holandeses no han dado tregua en el óvalo de la Adler Arena, con un 1-2-3 en los 5.000 masculinos que fue encabezado por Sven Kramer y luego con el triunfo de Ireen Wust en los 3.000 femeninos.
Todas las medallas de Holanda en esta justa han sido conseguidas en el patinaje de velocidad y ahora han desplazado a Estados Unidos en cuanto al mayor número de medallas de oro en la historia del deporte. Acumulan 30, un más que los estadounidenses.
Maria Hoefl-Riesch consiguió el segundo oro alemán al revalidar su título en la súper combinada del esquí alpino, haciéndolo con la misma fórmula que empleó en Vancouver hace cuatro años.
Hoefl-Riesch estaba rezagada tras la primera parte de la prueba, una manga de descenso que fue dominada por la estadounidense Julia Mancuso.
Pero la alemana pulverizó a la competencia en el slalom para catapultarse al primer lugar. Su tiempo acumulado de 2 minutos y 34.62 segundos fue 40 centésimas más rápido que el de la austríaca Nicole Hosp, quien obtuvo la plata.
Mancuso, 53 centésimas detrás de Hoefl-Riesch, se llevó el bronce y celebró su cuarto podio en una olimpiada invernal, incluyendo la plata en esta prueba hace cuatro años.
Para Hoefl-Riesch fue una historia similar a su victoria en Vancouver. Entonces, la estadounidense Lindsey Vonn lideró en el descenso, pero se cayó en el slalom, con lo que Hoefl-Riesch se colgó el oro. Ahora, Vonn no pudo venir a Rusia debido a una lesión y Mancuso fue quien no pudo preservar el primer puesto tras el descenso.
En el arranque del patinaje de pista corta, el canadiense Charles Hamelin se adjudicó el oro en los 1.500 metros.
Hamelin, un veterano de 29 años, conquistó su tercer título al superar al chino Han Tianyu y al ruso nacionalizado Viktor Ahn, plata y bronce, respectivamente.
Con una nueva bandera, Ahn le dio a Rusia su primera presea en esta disciplina e hizo historia al convertirse en el segundo atleta que en las olimpiadas invernales se cuelga medallas con dos países distintos.
Ahn se adjudicó tres preseas doradas para su natal Corea del Sur, pero luego de perderse la cita de Vancouver por una lesión decidió cambiarse el nombre y adoptó la nacionalidad rusa. Antes era conocido como Ahn Hyun-soo.
Francia se estrenó en el cuadro de medallas cuando Martin Fourcade atrapó el oro y Jean Guillaume Beatrix obtuvo el bronce en la persecución de 12,5 kilómetros en el biatlón. Fourcade ganó con tiempo de 33 minutos y 48.6 segundos. El checo Ondrej Moravec entró 14.1 segundos después para llevarse la plata, y Beatrix llegó con un atraso de 24.2 segundos.
El noruego Ole Einar Bjoerndalen figuró cuarto, apenas a 1.7 segundos de establecer un récord con su 13 medalla en una olimpiada invernal. Pero Bjoerndalen dispone de más oportunidades, incluyendo dos relevos con el potente equipo noruego.

Estos son los juegos «primaverales» de Sochi

KRASNAYA POLYANA, Rusia — Sochi tiene un problema cada vez más agobiante: su nieve está blanda.
En las montañas que rodean esta ciudad en la costa del mar Negro, es visible que el blanco puro de la nieva empieza a transformarse a un color marrón.
Y los competidores en las pruebas de esquí no están contentos al encontrarse con condiciones desfavorables.
La frase más punzante sobre la situación la aportó el estadounidense Danny Davis al tildar como «basura» el escenario del halfpipe (media pipa), la prueba de snowboard en la que los esquiadores hacen sus piruetas en una estructura en forma de «U».
«Da tristeza presentarse a unos Juegos Olímpicos y que la calidad del halfpipe no esté al mismo nivel que los participantes», dijo Davis.
En la pistas de esquí de fondo y biatlón, varios esquiadores han sufrido caídas y resbalones en los últimos días. La sesión de entrenamientos de las mujeres en el esquí alpino debió ser cancelada.
Con temperaturas tibias, propias de una primavera, la preocupación por la nieve va en aumento. Este martes, las temperaturas alcanzaron un máximo de 11 grados Centígrado (52 F) en la costa, en tanto que en la zona alpina de Krasnaya Polyana fue de 5 C (41 F).
No hay necesidad para abrigarse con exceso de bufandas, guantes y orejeras.
El pronóstico para los próximos días apunta incluso a más calor, así que los organizadores no descartan el uso de la nieve que tienen guardada en depósitos —700.000 metros cúbicos (25 millones pies cúbicos) — para neutralizar el inconveniente.
«Tampoco que sea una sorpresa», comentó Dmitry Chernyshenko, el jefe del comité organizador. «Somos una ciudad de clima subtropical. En los previos inviernos estuvimos haciendo pruebas en las sedes de montaña. Tuvimos un clima caliente que no era habitual».
Además, Sochi presume de tener la mayor capacidad en Europa para fabricar nieve artificial. Chernyshenko señaló que se ha empleado nieve artificial en la sede del salto con esquíes de la combinada nórdica.

Share