Cargos federales contra hombre de Grapevine por crímenes de odio

Cargos federales contra hombre de Grapevine por crímenes de odio

Cargos Federales

Un hombre que había sido arrestado por la policía de Grapevine en diciembre pasado por varios incidentes de tipo ‘’racista’’ ahora enfrenta cargos federales por acoso, intimidación y crímenes de odio
El Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Texas entabló una acusación contra Glenn Halfin de 64 años y residente de esta ciudad cuyo arresto el 22 de diciembre de 2017, se produjo después de una investigación de varios meses por parte de la policía de Grapevine sobre varios incidentes de tipo racista.
El detective asignado al caso y varios oficiales desarrollaron una estrategia que incluía la vigilancia diurna y nocturna del departamento y los vehículos de las víctimas, junto con una comunicación frecuente con la víctima.
Los incidentes contra una familia afroamericana abarcaron desde el 4 de octubre de 2017 hasta el 19 de diciembre de 2017. Las víctimas que vivían en Colonial Village Apartments informaron sobre daños a sus vehículos, una soga arrojada a su balcón y dos casos en que las muñecas quedaron con cuerdas alrededor del cuellos, que representan estar ahorcadas.
El incidente final, el 19 de diciembre, involucró a una muñeca que colgaba de una soga en el corredor, colocada donde cualquier persona que caminara hacia o cerca del departamento de las víctimas la vería.
El detective de la policía de Grapevine, Joseph Moeller, comenzó a buscar una muñeca similar que se vendió en las tiendas, y fue capaz de localizar el artículo en Walmart. Después de revisar las compras y varias horas de video desde dentro de la tienda, el detective pudo identificar al hombre que compró la muñeca como el vecino de la víctima y que la oficina de arrendamiento del departamento había informado que tenía un historial de hacer “comentarios inapropiados, raciales e insensibles” en el pasado.
La semana del arresto de Halfin, el detective Moeller había completado su entrenamiento en crímenes de odio. Con base en la evidencia recolectada en su caso, él sintió que el crimen también alcanzó el nivel de una ofensa federal. Contactó con el FBI en Dallas y compartió toda la información de su caso.

El cargo federal vino como resultado del trabajo proactivo del Detective Moeller y el Departamento de Policía de Grapevine reconoció a todos los oficiales que detuvieron estos actos de odio en esta ciudad.

Share