Carlos Slim y López Obrador,  enfrentados por la construcción de un aeropuerto en México

Carlos Slim y López Obrador, enfrentados por la construcción de un aeropuerto en México

Carlos Slim y López Obrador terminan su romance

Carlos Slim, uno de los empresarios más ricos del mundo y el de mayor influencia en México, defendió la construcción del nuevo aeropuerto internacional en la capital del país y entró así al debate sobre el futuro de una obra que se ha convertido en uno de los temas más conflictivos de la campaña electoral para los comicios del 1 de julio.
La postura del magnate provocó la reacción de Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial de izquierda que aventaja en las encuestas y se opone a la obra. A su juicio, las declaraciones del magnate forman parte de una estrategia para desacreditarlo y cuidar las inversiones que él mismo tiene en el proyecto.
El cruce de declaraciones entre ambos volvió a encender la polémica sobre el aeropuerto y avivó la especulación de una posible ruptura de relaciones entre el multimillonario Slim y López Obrador, que años atrás fueron colaboradores.

La construcción que enfrentó a AMLO y Slim
El cruce de declaraciones comenzó el lunes, cuando, en plena campaña electoral, el magnate mexicano entró en la disputa que mantienen los candidatos presidenciales por la viabilidad del nuevo aeropuerto que se construye en la Ciudad de México, cuyo costo se estima en alrededor de 9,200 millones de dólares y en el que sus compañías obtuvieron importantes contratos.
En una conferencia de prensa este lunes, el empresario cuestionó fuertemente la propuesta de López Obrador de cancelar el proyecto, argumentando que la economía del país resultaría seriamente afectada.
“En mi vida (jamás) he visto un proyecto que tenga tanto impacto económico y (que sea) detonador de un área como esta”, remarcó en una rueda de prensa el empresario, cuyo grupo industrial Carso forma parte del consorcio que ganó la licitación para la construcción del edificio terminal. Como respuesta, el candidato de izquierda, quien lidera las encuestas en la contienda presidencial, respondió insistiendo en su plan de impulsar la construcción de dos nuevas pistas en una terminal militar aledaña a la capital del país, en lugar de construir el nuevo aeropuerto que califica de “faraónico”.
“Claro que está hablando por sus inversiones. Yo los voy a convencer de que podemos resolver el problema de la saturación del actual aeropuerto con mucho menos dinero, haciendo dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía”, dijo.
Obrador también aseguró que respeta la opinión de Slim, aunque no la comparta: “Está en su derecho, porque es parte de las empresas que están construyendo ese aeropuerto. Él es contratista. Si es como dice él un buen negocio, pues que lo haga con su dinero”.
Slim, considerado el séptimo hombre más rico del mundo según el listado de Forbes, aseguró que “la racionalidad del proyecto del aeropuerto es indiscutible” y su localización, en Texcoco (municipio del vecino Estado de México al noreste de la capital), es la mejor posible ante la saturación del actual.
Por el contrario, López Obrador propone ampliar el aeropuerto militar de Santa Lucía, también en el Estado de México, y convertirlo en una nueva terminal aérea para la zona metropolitana del Valle de México, solución que el magnate descartó por considerar que quedaría obsoleta en un par de décadas.
Una de las preocupaciones que manifiesta el sector crítico con el nuevo aeropuerto es que se está construyendo en una zona con alto riesgo de hundimiento.
De acuerdo con el Gobierno federal, ya hay 140,000 millones de pesos (unos 7,650.3 millones de dólares) -con un 70 % de financiación privada- comprometidos en el proyecto, así como 321 contratos.

Share