¿Cat-ástrofe?: Australia planea  matar a dos millones de gatos

¿Cat-ástrofe?: Australia planea matar a dos millones de gatos

Matar

Cada día vemos videos virales en Internet de esos graciosos felinos haciendo de las suyas. Tienen millones de ‘likes’. Y es que los gatos son adorables. Pero en Australia la gran mayoría no está de acuerdo y desde hace cuatro años le han declarado la guerra a una población de gatos salvajes que se estima que mata a un millón de aves nativas y 1,7 millones de reptiles cada día en ese país.
Según reportes oficiales, desde su irrupción en territorio australiano, traídos por colonos europeos probablemente en el siglo XVII, los gatos salvajes han sido los principales responsables de la extinción de al menos 20 mamíferos. Desde entonces, estos felinos se han extendido por prácticamente todo el territorio de la isla y hoy en día conforman una población salvaje de entre 2 y 6 millones.
Ante tal situación, el gobierno australiano planea eliminar a 2 millones de estos animales para 2020. Pero esta no es una medida nueva, fue anunciada desde el año 2015, en conjunto con un plan comunitario de cinco millones de dólares para llevarla a cabo. En aquel momento, le llovieron las críticas.

Celebridades como la actriz francesa Brigitte Bardot o el cantante británico Morrissey enviaron cartas abiertas a las autoridades australianas diciendo que el plan era escandaloso, o que “la estupidez había ido demasiado lejos”. Especialmente a ellos respondió el comisionado de especies amenazadas Gregory Andrews, explicando que era una acción esencial para proteger la vida salvaje nativa ya que los gatos ponen en peligro a 120 especies locales.
Cuatro años después el plan sigue en ejecución pero la noticia volvió a saltar en estos días, cuando se publicó la nueva estrategia de lanzar salchichas envenenadas desde un avión a las zonas de Australia más densamente pobladas por gatos salvajes.
Las salchichas, que tienen un sabor deliciosos para los felinos, poseen un ingrediente mortal que los mata en 15 minutos.

Otros detractores

Esta iniciativa también tiene grandes detractores y ha sido denunciada como “cruel” por organizaciones de protección animal, que temen por la salud de otros que puedan comer el mismo alimento envenenado. De hecho, a pesar de ser esta cruzada contra los gatos salvajes un esfuerzo de conservación, últimamente varios conservacionistas destacados rechazan el genocidio felino tal cual se está planteando.
El ecologista de la conservación de la Universidad Deakin en Australia, Tim Doherti, dijo a CNN que dicho plan se basa en una ciencia inestable, y que solo ayuda si los gatos ya vivían en un área donde amenazaban a las especies nativas.
“Cuando la meta fue establecida en 2015, no sabíamos realmente cuántos gatos habían en Australia”, confesó el experto, añadiendo que entonces se estimaba que eran unos 18 millones, lo cual, dice, “está muy por encima de lo real”.
Pero los gatos salvajes están considerados como la principal especie invasiva de Australia y su eliminación se ha convertido en la prioridad número uno de las autoridades del país.
En algunos sitios la matanza de gatos se ha convertido no solo en una cruzada sino, incluso, en un negocio. Tal es el caso del pueblo de Banana Shire, perteneciente al estado de Queensland, Australia, en donde ofrecen una recompensa de siete dólares por cada cuero cabelludo de gato salvaje, lo cual ha sido denunciado como “crueldad” por la asociación de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA), que, sin embargo, han llegado a reconocer, según el New York Times, que los gatos salvajes cazan a animales silvestres “hasta un punto en el que algunas especies ya no pueden sobrevivir”.

Share