Chivas Campeón de la Liga de Campeones de la CONCACAF después de 56 años

Chivas Campeón de la Liga de Campeones de la CONCACAF después de 56 años

Con su grandeza Chivas se corona Campeón de la CONCACAF

Chivas derribó el muro, su muro y curiosamente de la mano de un norteamericano. Todo el sufrimiento que tuvo el segundo tiempo de la serie terminó cuando Chivas anotó los 4 penales de la tanda y Toronto FC fue incapaz de conseguirlo.
Alanís, Godínez, Pulido y Zaldívar marcaron desde los 11 pasos pues ya no hubo necesidad del quinto.
Y es que dos de los hombres más importantes del Toronto FC no pudieron con el escenario, Osorio reventó el travesaño y Michael Bradley la puso en la tribuna para hacer explotar el estadio.
El cielo se abría y se pintaba rojiblanco muy temprano en el juego.
Toronto FC, aún sorprendido por el imponente recibimiento de final, no se repuso y recibió el golpe apenas en el primer cuarto de hora.
Pizarro robo la pelota adelante de mediacancha, comando el ataque y esperó el momento justo. Entonces Orbelín Pineda hizo el movimiento, rompió la línea y el pase apreció para que el volante de las Chivas definiera ante la salida del portero.
El estadio explotó pero en el marcador solo significaba que Chivas podía recibir dos goles y el partido podría irse a los penales.
Y es que el, por momentos, engañoso gol de visitante comenzaba a jugar.
Toronto asimiló el golpe y lo tomó como un mero ‘despertador’ junto con la complicidad de un equipo rojiblanco al que le faltó comunicación para solventar una pelota que en el papel no tenía nada y terminó siendo gol.
Y es que en una serie de rebotes dentro del área, Toronto se avivó, llevó una pelota hasta línea de fondo y metió una indefendible diagonal que Altidore empujó para el empate.
La tensión entonces llegó. Chivas sabía que un gol más del rival esfumaba su ventaja y Toronto sabía que estaba como nunca antes en la serie.
El juego era nivelado y parejo. Ni el cuadro mexicano ni el canadiense imponía condiciones… hasta que llegó una genialidad individual.
Entonces vino una pelota larga para Giovinco y en el uno contra uno se volvió indefendible. El italiano buscó el espacio ante la marca de Michael Pérez y luego definió a primer poste y abajo. Cota no pudo hacer nada y llegó el empate global. Vinieron las modificaciones en el medio tiempo con Chivas buscando el empate y el título, mientras que Toronto apelaba más al aspecto mental y a llevar todo a los penales.
Godínez, Zaldívar y ‘Chofis’ fueron los cambios que mandó Matías Almeyda a la cancha buscando el triunfo aunque uno de ellos obligado por la lesión de Pérez que se rompió después de seguir a Giovinco más de 135 minutos. Chivas entonces fue más y tuvo la más clara cuando Godínez se abrió el espacio, le metieron el balón filtrado pero iba corto y se la arregló para sacar un zurdazo que reventó el poste ante el grito ahogado de gol.
Chivas siguió siendo más, generó peligro pero no tuvo contundencia y de hecho Toronto se quedó a nada de matar la serie en el último minuto reglamentario cuando Delgado se postró solo, con el balón pleno pero lo mandó a la tribuna ante la incredulidad de todo el mundo.
Llegaron entonces los penales y con ello la grandeza de Chivas.

Share