Como Dallas llegó a una ofensiva “élite”

Como Dallas llegó a una ofensiva “élite”

ofensiva

Los Dallas Cowboys han hecho un poco de todo esta temporada. Han competido hasta los últimos dos minutos contra los campeones actuales, los Tampa Bay Buccaneers. Han vencido a los Los Angeles Chargers, una de las mejores ofensivas de la NFL. Han aplastado a los Philadelphia Eagles. Y tumbaron el invicto 3-0 de los Carolina Panthers.
Todo esto de la mano de dos factores principales. Una defensiva que a pesar de no ser perfecta, es la segunda con más robos de balón en las primeras cuatro semanas (10). Y una ofensiva de élite.
Rumbo a la temporada del 2021, sabíamos que los Dallas Cowboys tenían las piezas para alcanzar dicho título. Con Dak Prescott y Kellen Moore, habían sido una de las mejores estadísticamente en 2019 y en las primeras semanas de la temporada 2020. Pero quedaba por verse si esta temporada alcanzarían el término elusivo de élite.
Es temprano en la temporada, pero toda la evidencia hasta el momento sugiere que lo son. Desmenucemos el porque y como lo han logrado.

#1 La filosofía de Kellen Moore

Ya conocíamos el talento de la ofensiva de los Dallas Cowboys. No basta con que mencionar los nombres de algunos titulares para entender que es un equipo repleto de grandes jugadores. Pero en su tercer año como coordinador ofensivo, Moore se está ganando el respeto de la NFL.
Cuando le preguntaron por su filosofía después de la segunda semana, Moore dijo “agresivamente tomar lo que nos de la defensiva.” Esta semana Dak Prescott complementó su filosofía al mencionar que también “imponían su voluntad… lo que sea más fácil.”

Suena lógico, pero hay cantidad de coaches en la NFL que prefieren jugar fortaleza contra fortaleza en vez de buscar la debilidad del equipo contrario. Quizás no hay mejor ejemplo para esto que la diferencia en las gráficas de lanzamiento de Dak semana con semana (Gráficas de NextGenStats).
En la semana 1, Dak Prescott lanzó 58 pases y lo hizo por todo el campo, a sabiendas de que la secundaria de los Bucs era uno de los pocos puntos débiles del equipo. Distribuyó el balón y atacaron al CB interior constantemente.
En la Semana 2, los Cowboys ajustaron ya que enfrentarían a Brandon Staley, cuya defensiva se caracteriza por evitar pases profundos. Dak Prescott y Moore ajustaron, lanzando solo una vez un pase mayor a 20 yardas y en vez de ello atacar por debajo.

Contra Panthers, los Cowboys tuvieron confianza en sus corredores y vimos uno de los mejores juegos terrestres de la temporada en toda la liga.
Kellen Moore ha implementado una filosofía de adaptarse al rival y en el terreno de juego. Dak Prescott es de los quarterbacks que más habla en la línea de golpeo. Y es una ofensiva que tiene de donde escoger para ver como vencer a su rival.

2. Los pequeños detalles

Esto aparece una y otra vez en los juegos de Cowboys, pero el domingo pasado contra los Panthers se vio claramente. Esta ofensiva hace las cosas pequeñas para vencer a sus rivales.
Por más de un año, hemos hablado del “fake pump” que realiza Dak Prescott. Esa pequeña finta con el hombro que aunque es muy sutil, es fatal para muchos backs defensivos.
En la siguiente jugada, los Panthers atacarán con blitz. Y los Cowboys lo saben. Por eso, Dalton Schultz corre hacia el flat. Carolina piensa que con la presión, seguramente Prescott buscará a Schultz en el pase rápido. Pero Cowboys tiene otro plan.
Combinado con el movimiento de Prescott, los Cowboys consiguen una reacción del cornerback y del safety, quienes buscan inmediatamente a Schultz solo para descubrir que “los quemaron.”
Mientras tanto, Cedrick Wilson se pierde en la cobertura y consigue el TD más fácil de su carrera. Es un solo un ejemplo, pero los Dallas Cowboys están haciendo estas “cosas pequeñas” serie tras serie, semana tras semana.

3. Eficiencia en primer y segundo down
Los Cowboys han sido agresivos en primer y segundo down. Muchos equipos en la liga siguen usando la filosofía de llegar a “tercera y manejable” cuando hemos descubierto que eso no es la manera más eficiente de hacer las cosas.
El éxito en tercer down es poco predecible estadísticamente y difícil de sostener.
En cambio, ser eficiente en primer y segundo down es lo óptimo. Los Cowboys lo han sido tanto corriendo como lanzando.

En contra de Panthers, por ejemplo, solo tuvieron diez jugadas de tercer o cuarto down. Poco a poco, demuestran una filosofía modernizada de hacer las cosas a la ofensiva.

Share