<!--:es-->Comparan redadas con Alemania Nazi
…Relator de la ONU habló de ‘horrores’<!--:-->

Comparan redadas con Alemania Nazi …Relator de la ONU habló de ‘horrores’

CIUDAD DE MEXICO – El relator especial de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los Migrantes, Jorge Bustamante, comparó las redadas que se llevan a cabo en Estados Unidos para detener a indocumentados con las de la Alemania nazi para capturar a los judíos.

Violación de derechos

Bustamante aseguró, durante una conferencia impartida en Ciudad de México, que “las historias de horror” que ha escuchado de boca de los detenidos hacen que la comparación no sea exagerada y se puedan asemejar a “las imágenes proyectadas por el cine de Hollywood de las redadas que se llevaban a cabo en la Alemania Nazi”.

“No quiero sugerir una comparación entre lo que les pasó a los judíos y lo que les pasa a los inmigrantes, pero sí quiero hacer una comparación de las redadas como una práctica policial, mantenida y sostenida por el Gobierno de Estados Unidos” desde 1996 y que a menudo conlleva violaciones a los Derechos Humanos, como la separación de familias, indicó.

En 2007 unos 250 mil mexicanos que se encontraban en Estados Unidos en situación irregular fueron deportados a su país de origen, aseguró Bustamante.

La sociedad guarda silencio

El relator manifestó además su preocupación por el hecho de que las redadas cuenten con “bastante aceptación” en la sociedad estadounidense, que en muchas ocasiones “no acepta la bilateralidad” del fenómeno migratorio”.

Pero las críticas de Bustamante se dirigieron de forma mayoritaria hacia el Gobierno y la sociedad mexicanos.

“Hay una indiferencia increíble de la sociedad mexicana sobre lo que les pasa a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos”, lamentó Bustamante.

Sólo en Estados Unidos

A este respecto, el relator lamentó que las marchas en favor de los derechos de los inmigrantes que tuvieron lugar en ese país en la primavera de 2006 no generaran ninguna reacción en México.

Por otra parte, “es obligación legal” del Gobierno de México proteger a sus ciudadanos en el extranjero, algo que “sólo hace de forma minúscula”, aseguró.

Bustamante destacó que esta indiferencia es especialmente grave cuando son los emigrados a Estados Unidos quienes mantienen “la paz social en México” con las remesas que envían, la segunda fuente de divisas de la economía nacional que sólo en 2007 fue de $23 mil millones.

“En la sociedad mexicana no hacemos nada porque vemos a los inmigrantes centroamericanos como inferiores a nosotros”, opinó el relator, de nacionalidad mexicana y residente en Tijuana, ciudad fronteriza con Estados Unidos.

La última redada

El último arresto masivo de trabajadores inmigrantes se llevó a cabo en una planta procesadora de carne en Postville, Iowa, donde fueron detenidos cerca de 400 trabajadores presuntamente por no tener estatus legal de permanencia en Estados Unidos o utilizar documentos falsos para laborar.

El operativo, calificado como la mayor redada en la historia de Estados Unidos, fue duramente criticado por organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes y grupos defensores de los derechos civiles.

Matt M. Dummermuth, fiscal federal del Distrito Norte de Iowa, detalló que en la redada, además de los efectivos de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), también participaron otros agentes del orden público federales, estatales y locales, y que el operativo venía siendo coordinado desde hacía varios meses.

El ICE dijo en un comunicado que esta no es la primera redada de esta magnitud que ejecuta a nivel nacional, pero sí la de mayor envergadura en el estado de Iowa.

A finales de octubre del año pasado, el Consejo Nacional de La Raza (la mayor organización hispana de Estados Unidos) y The Urban Institute publicaron un detallado informe en el que revelaron que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 “padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar”, y culpó al Congreso por estos daños que calificó de “irreparables”.

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración “no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos”, y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

La denuncia, plasmada en el informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Los más afectados

De acuerdo con el informe, las redadas del servicio de inmigración ejecutadas entre 2006 y 2007 han causado serios daños a unos 500 niños estadounidenses, y otros 3 millones, hijos de inmigrantes indocumentados, corren la misma suerte, además de violar los derechos de trabajadores con ciudadanía de Estados Unidos. El estudio mostró además el drama humano detrás de cada detención y se centró en los menores porque, dijo La Raza, “la sociedad debe velar por ellos, especialmente cuando son ciudadanos estadounidenses y Estados Unidos es su hogar”.

Share