<!--:es-->Confían Vaqueros en llegar a Playoffs
…Levanta polémica porrista tacleada<!--:-->

Confían Vaqueros en llegar a Playoffs …Levanta polémica porrista tacleada

Cuando restan cinco partidos en la temporada regular, Tony Romo y los Vaqueros de Dallas están instalados en el camino que los puede llevar a un gran final… o a un tremendo fiasco.

Los Vaqueros volvieron el lunes de un fin de semana largo con una racha de cuatro victorias consecutivas, el liderato en el Este de la Conferencia Nacional y un sendero despejado hacia la postemporada.

Su principal preocupación es cumplir con las expectativas que han despertado.

El entrenador Jason Garrett quedó satisfecho con lo que vio en la práctica.

«Creo que nuestros jugadores regresaron de nuestro receso de tres días con el ánimo adecuado, la destreza conveniente, el porte apropiado», señaló.

Por mucho tiempo, los Vaqueros han considerado al lapso entre el Día de Acción de Gracias y el final de la temporada regular como el último cuarto de su campaña. Y al igual que el cuarto período de un partido generalmente determina el resultado, este último cuarto suele determinar el destino de Dallas.

La última vez que los Vaqueros alcanzaron la postemporada con facilidad fue en 1996.

Encabezados por Troy Aikman, Emmitt Smith y Michael Irvin, los campeones defensores del Súper Tazón tuvieron una foja de 2-1 después del Día de Acción de Gracias y mantuvieron ese impulso al ganar el primer partido de los Playoffs.

No volvieron a ganar otro encuentro de postemporada hasta el 2009. Terminar con marca ganadora después del Día de Acción de Gracias ha sido infrecuente.

Pero hay varios motivos de optimismo para los aficionados de los Cowboys.

Dallas ha superado el promedio de .500 en este tramo del año únicamente tres veces desde 1996 y todas ocurrieron en los últimos años. Romo lo consiguió en el 2007 y en el 2009, el año en que puso fin a su sequía de victorias de postemporada.

Los Cowboys también lo lograron en la campaña pasada, con Romo lesionado y sin prácticamente ninguna posibilidad de llegar a los Playoffs, pero con todo el equipo jugando con entusiasmo por Garrett, quien entonces era sólo el entrenador interino.

«Creo que el aspecto más importante que tratamos con nuestro equipo, de verdad, desde la misma pretemporada, es que hay que mejorar», enfatizó Garrett.

Levanta polémica porrista tacleada
El equipo negó que le hayan pedido a la porrista cerrar su cuenta de Twitter

La tacleada involuntaria del ala cerrada Jason Witten a una porrista de los Vaqueros de Dallas durante el partido del jueves pasado ante los Delfines de Miami ha tomado tintes de telenovela.

Witten atrapó un pase de Tony Romo cerca de la banda izquierda en el tercer cuarto, y tras la tacleada del linebacker Marvin Mitchell afuera del campo derribó a la porrista Melissa Kellerman mientras ésta ejecutaba una de sus rutinas de espaldas al emparrillado.

El ala cerrada ayudó a la primero boquiabierta y después sonriente animadora a levantarse, antes de que sus compañeras la rodearan. Mientras sonreía, la joven hizo la seña de que se encontraba bien.

El viernes en la mañana, Kellerman hizo dos comentarios en tono de broma sobre el incidente en su cuenta de Twitter, @MelissaRea.

«Hoy no estoy adolorida, ¡como muchos de ustedes hubieran pensado que me sentiría! Nuestro TE (ala cerrada) no es tan rudo como parece… Eso o yo soy MUCHO MÁS ruda de lo que me veo;)».

«No soy la mejor para lidiar con las tacleadas de confianza de Jason Witten».

El domingo, la cuenta de Kellerman ya estaba inactiva porque, de acuerdo con el reportero Darren Rovell, de CNBC, los Vaqueros le pidieron que la desapareciera.

Ayer, sin embargo, los Vaqueros aclararon que ellos no pidieron a la porrista que desactivara su cuenta.

«La organización no se mete en administrar las cuentas de Twitter de jugadores o porristas. Melissa tomó su propia decisión al respecto de su cuenta en el transcurso del fin de semana», informó Rich Dalrymple, vice presidente de Relaciones Públicas y Comunicaciones del equipo.

Una de dos, o los Vaqueros mienten, o Kellerman quiere hacerse más publicidad.

Share