Consideran a la variante ómicron una amenaza para la economía de EEUU

Consideran a la variante ómicron una amenaza para la economía de EEUU

variante

En el adelanto de su comparecencia ante el Congreso, Jerome Powell advierte que “una mayor preocupación por el virus podría reducir la voluntad de trabajar presencialmente, lo cual frenaría el progreso del mercado laboral e intensificaría los problemas en la cadena de suministros”. La inflación perjudica a “los menos
capaces de soportar la carga”, especialmente las familias negras e hispanas.
El presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Jerome Powell, considera que el “reciente aumento de casos de covid-19 y el surgimiento de la variante ómicron presentan riesgos a la baja para el empleo y la actividad económica, y aumentan la incertidumbre sobre la inflación”.
En un adelanto de su comparecencia de este martes ante el Comité Bancario del Senado, Powell apunta que “una mayor preocupación por el virus podría reducir la voluntad de trabajar presencialmente, lo cual frenaría el progreso del mercado laboral e intensificaría los problemas en la cadena de suministros”.
Powell reconoce además estar cada vez más preocupado por los incrementos de precios de este año y dice que considera que “los factores que impulsan la inflación al alza persistirán el año próximo”.
Tras señalar que el aumento de los precios perjudica a “los menos capaces de soportar la carga”, especialmente las familias negras e hispanas, Powell se compromete a actuar para apoyar la recuperación y “evitar que se arraigue una inflación más alta”.
En los primeros días de la pandemia, la Fed redujo las tasas de interés a cero e inundó el sistema financiero con liquidez, lo que junto con la masiva ayuda gubernamental ayudó a prevenir una recesión económica más dañina.
Los problemas de aprovisionamiento causaron escasez de varios productos que, sumada a una demanda en aumento, contribuyeron a acentuar los incrementos de precios.
Las agencias de calificación Moody’s Investors Service y Fitch Ratings hicieron sonar alarmas similares este lunes sobre los riesgos del ómicron para el crecimiento mundial y la inflación, después de que la Organización Mundial de la Salud dijera que la variante conllevaba un riesgo global “muy alto” y que es probable que se extienda.
“Actualmente creemos que es muy improbable otra gran desaceleración mundial sincronizada, como la observada en el primer semestre de 2020, pero el aumento de la inflación complicará las respuestas macroeconómicas si la nueva variante se afianza”, alertó Fitch, citada por Reuters.
Powell, según el adelanto del discurso publicado el lunes, recuerda que la inflación está “muy por encima” de la meta del 2% de la Fed y que el indicador de precios preferido del banco central registró en octubre una aumento interanual del 5%.
Si bien la Fed espera que “la inflación baje significativamente durante el próximo año a medida que disminuyan los desequilibrios de la oferta y la demanda”, Powell reconoce que la tendencia es “difícil de predecir”.
La tensión inflacionaria ha llevado a algunos economistas a hablar de la necesidad de una subida de las tasas de interés.
Y aunque la Fed ya comenzó a retirar sus medidas de estímulo implementadas para relanzar la economía tras la caída provocada por la pandemia, Powell ya ha dicho a los responsable políticos que la subida de tasas va a tardar en llegar.
Sin embargo, más funcionarios de la Reserva Federal han señalado que las tasas podrían comenzar a subir desde su valor actual de cero a mediados de 2022.
Algunos economistas privados predicen tres aumentos el próximo año.
Yellen urge al Congreso a aprobar nuevo aumento del techo de deuda

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, quien debe testificar en el Senado junto con Powell, dijo que la recuperación de Estados Unidos está en camino, con la creación de medio millón de puestos de media al mes desde principios de año.
Sin embargo, advierte a los legisladores que no aumentar el límite de la deuda de Estados Unidos socavará ese progreso.
“No exagero al señalar lo crítico que es que el Congreso aborde este tema. Estados Unidos debe pagar sus facturas a tiempo y en su totalidad. Si no lo hacemos, destriparemos nuestra recuperación actual”, alerta según su testimonio que dará el martes en el Congreso.
Yellen anticipó a principios de este mes que el Tesoro se quedará sin fondos el 15 de diciembre, a menos que el Congreso aumente o suspenda el límite de endeudamiento.

Problemas en la cadena de distribución y aumento de casos de covid-19 desaceleran la recuperación económica

La economía estadounidense, obstaculizada por el registro de aumentos de casos de covid-19 ente escasez de suministro, se desaceleró a una tasa anual de 2% en el período que transcurrió de julio a septiembre, el crecimiento trimestral más débil desde que comenzó la recuperación de la recesión pandémica el año pasado.
El informe publicado este jueves por el Departamento de Comercio estimó que el producto interno bruto (PBI) del país, su producción total de bienes y servicios, disminuyó drásticamente desde las tasas de crecimiento anual superiores al 6% de cada uno de los dos trimestres anteriores.
Pero ahora, con la disminución de los casos confirmados de coronavirus, el aumento de las tasas de vacunación y más estadounidenses que se aventuran a gastar dinero, muchos economistas piensan que el PIB se está recuperando a una tasa del 6% o incluso mejor en el cuarto trimestre actual.
Las aerolíneas han informado de un creciente tráfico de pasajeros, las empresas están gastando más en equipos y los salarios están aumentando a medida que los empleadores luchan por atraer a más personas al mercado laboral.
Un resurgimiento del gasto de los consumidores podría ayudar a dinamizar la economía a medida que el año se acerca a su fin.
Sin embargo, al mismo tiempo, el aumento de los precios, especialmente de la gasolina, los alimentos, el alquiler y otros productos básicos, está imponiendo una carga a los consumidores estadounidenses y erosionando los beneficios de salarios más altos.
La inflación ha surgido como una amenaza para la recuperación económica y una preocupación clave para la Reserva Federal mientras se prepara para comenzar a retirar la ayuda de emergencia que proporcionó a la economía después de la recesión del año pasado.

Share