Contienda EEUU al 2008!

Washington DC, Estados Unidos .- Al lanzar la candidatura más viable para que una mujer se convierta en la Presidente de Estados Unidos, Hillary Clinton cuenta con la ventaja de tener un nombre estelar y con la desventaja de cargar con décadas de pasado político.

Clinton, de 59 años, senadora demócrata por Nueva York y primera dama de un Presidente electo, es considerada una de las políticas más polarizantes de la nación.

Los conservadores, aún resentidos por la Presidencia de Bill Clinton, la demonizan como una gran liberal del gobierno.

Muchos demócratas la consideran calculadora y oportunista, particularmente por su apoyo inicial a la guerra de Iraq y su gradual evolución en crítica de las políticas del Presidente George W. Bush.

Los partidarios de Clinton destacan sus años de experiencia, su comprensión de los detalles y su sólida carrera desde que fue elegida senadora en el 2000, donde desarrolló relaciones de trabajo con legisladores.

Pero también recuerdan los escándalos generados durante la Presidencia de su marido, dañada por los rumores de infidelidades, como el famoso caso de la ex becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky que condujo al enjuiciamiento de Clinton en manos de la Cámara de Representantes.

Criada en un suburbio de Chicago en una casa republicana, asistió a la Universidad Wellesley y se convirtió en demócrata durante la turbulencia política de 1968. Luego fue a la Facultad de Derecho de Yale, donde conoció a Bill Clinton. Hillary nació el 26 de octubre de 1947, se casó con Bill Clinton en 1975, con quien tuvo una hija, Chelsea.

Entra Bill Richardson: El Gobernador de Nuevo México Bill Richardson anunció la creación de un comité para explorar las posibilidades de una candidatura presidencial por el Partido Demócrata. En un comunicado, Richardson, quien de ser elegido sería el primer Presidente estadounidense de ascendencia hispana, aseguró que ofrece su experiencia en la diplomacia y como Gobernador para resolver los problemas del país. “He tomado esta decisión porque tenemos que reparar el daño que se le ha hecho al país estos últimos seis años”, dijo Richardson. “Nuestra reputación internacional está por el suelo, nuestra economía se ha debilitado, y han desaparecido el civismo y la decencia de nuestro gobierno”, añadió. “Concurriré como un estadounidense orgulloso de ser hispano”, agregó este hijo de un estadounidense y una mexicana. Ex Secretario de Energía, congresista y ex Embajador de Estados Unidos en la ONU, Richardson, que habla español de un modo fluido y acaba de iniciar su segundo mandato como Gobernador, fue recientemente nombrado enviado especial para temas migratorios por el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza.

Nacido el 15 de noviembre de 1947 en Pasadena, California, lo que le permite optar a la presidencia, Richardson creció en la capital de México antes de que su familia se trasladase de nuevo a Estados Unidos, donde cursó sus estudios universitarios.

Share