<!--:es-->Corta mermado Rebaño a dos jugadores
…Michel Vázquez revela en Twitter que John Van’t Schip lo corrió junto con Julio Nava<!--:-->

Corta mermado Rebaño a dos jugadores …Michel Vázquez revela en Twitter que John Van’t Schip lo corrió junto con Julio Nava

En plena crisis de resultados, con un plantel limitado, los refuerzos lesionados y en la víspera de una semana de doble jornada, que incluye el Clásico contra el América, el técnico de las Chivas, John van’t Schip, despidió ayer del plantel a Michel Vázquez y a Julio Nava, aparentemente por bajo rendimiento.

Un día después de que el Rebaño sumó en Pachuca su cuarta derrota de la Liga, el holandés habló con ambos delanteros para exponerles los motivos de su baja.

Contrariado, Vázquez no tardó en exponerlo públicamente en su cuenta de Twitter, sin esperarse a la ratificación oficial de la directiva.

«Una injusticia lo que me acaban de hacer, las cosas no se hacen así. Esto no es Chivas», posteó el delantero ayer a las 14:12 horas, cuando todos habían salido de Verde Valle.

Minutos más tarde, Vázquez, de 22 años, quien no ha jugado ni un solo minuto con el primer equipo bajo el mando de Van’t Schip, confirmó su despido.

«Me acaban de despedir del equipo sin ningún motivo. Nunca se me dio la oportunidad», agregó Michel.

«Tal cual como lo leen, con el argumento de que quieren cambios, (Julio) Nava y yo, fuera del equipo».

La directiva no se pronunció durante el día ni confirmó la noticia.

Ni Vázquez ni Nava, quienes viajaron a Trinidad y Tobago y también estuvieron en la banca ante el Pachuca, tuvieron participación en el duelo ante los Tuzos.

El Guadalajara perdió 1-0, Van’t Schip sólo hizo un cambio y dejó a seis jugadores calentando.

El ahora ex delantero del Rebaño, quien estuvo prestado en el último año con el Querétaro y los Tecos, sin tener regularidad, lamentó la decisión.
«Amo este equipo estos colores y creo que con esto no habrá ningún cambio positivo», escribió.

Aclaró que no fue Jorge Vergara quien lo despidió, sino el cuerpo técnico holandés, aunque precisó que no está fuera de la institución, sino del primer equipo.

«Por lo pronto, parece ser que entrenaré con la Segunda División. Ojo, me despiden del equipo, mas no del club, tengo contrato vigente», escribió.

La última aparición de Vázquez en la Liga fue en marzo, cuando jugó 10 minutos con los Tecos, en el Clausura 2012.

Nava, en cambio, sí tuvo actividad, aunque apenas sumó 19 minutos en dos juegos y pasó la mayor parte del tiempo con la filial Sub 20.

De acuerdo con fuentes cercanas a los dos jugadores, la baja de juego de Nava es consecuencia de sus descuidos fuera de la cancha.

Sin querer dar declaraciones, Jorge Vergara, dueño del Guadalajara, aceptó ayer que está enterado de la decisión del cuerpo técnico de separar del primer equipo a Vázquez y a Nava.
«Claro que lo sé, pero no tengo ningún comentario», dijo el empresario.

Mucho silencio

El silencio dominical de Verde Valle ante la poca actividad de las Fuerzas Básicas casi no sufrió perturbación con la llegada del primer equipo de las Chivas.

Con ambiente desolador y pocos comentarios alegres, los rojiblancos realizaron un entrenamiento regenerativo con apenas seis aficionados como testigos.

El anuncio era puerta cerrada a la prensa, pero abierta al público. Aún así fueron muy pocos los que ayer se atrevieron a visitar al Rebaño.

Lesionado, Luis Pérez trotó alrededor del campo acompañado de Juan Ocampo, mientras que Rafael Márquez Lugo lo hizo a lado de Omar Arellano, este último descartado para jugar ante los Tigres y el América.

Marco Fabián realizó ejercicios en el gimnasio, mientras el resto hacía las rutinas de ejercicios abdominales con el preparador físico Rob Meppelink.

Los titulares ante el Pachuca, tras la ducha, salieron rumbo a sus casas cerca del medio día.
Jesús Sánchez firmó dos autógrafos y posó para una fotografía con un bebé de brazos en la puerta de salida, mientras esperaba un taxi.

En el interior, John van’t Schip hablaba con los dos elementos que ya no quería ver bajo su disciplina.

Hoy inician un nuevo camino a otro partido, cargados de presión y sin su gente.

Share