Cowboys quedan eliminados de los playoffs de la NFL

Cowboys quedan eliminados de los playoffs de la NFL

Cowboys

Una apabullante victoria el domingo en Arlington no fue suficiente para que los Cowboys se metieran a los playoffs de la NFL.
Pese a vencer 47-16 a los Redskins de Washington en el AT&T Stadium, en el último partido de la temporada regular, Dallas se quedó fuera por combinación de resultados.
Los dirigidos por Jason Garrett necesitaban ganar y que los Eagles de Filadelfia pierdan para avanzar. Los Eagles (9-7) derrotaron de visita 34-17 a los Giants de Nueva York para meterse a los playoffs y quedarse con el título de la División Este de la NFC.
“Decepcionante porque no estuvo en nuestras manos. Estoy muy orgulloso de los chicos de cómo jugaron hoy”, dijo Garrett al final del juego ante los Redskins. Hoy fue solo sobre lo que sí podíamos controlar. No fue un juego perfecto, claro, lo reconocemos pero el espíritu y el esfuerzo fueron fuera de lo común.
Dallas, que terminó con marca de ocho victorias y ocho derrotas, buscaba coronarse en su división por segundo año consecutivo.
Qué salió mal
Pese a iniciar fuerte la campaña con tres victorias consecutivas ante Giants, Redskins y Dolphins, los Cowboys perdieron el rumbo a partir de la Semana 9.
Sufrieron derrotas en cuatro de sus últimos seis juegos, evidenciando fallas en la ofensiva y en la defensiva que los llevaron a dejar en manos ajenas su clasificación.
Una nómina cargada de talento no supo ser explotada por el cuerpo de entrenadores de Dallas.
‘Zeke’ descansado
El equipo se caracterizó esta temporada por su juego aéreo. Pese a terminar como la mejor ofensiva de la liga con 425 yardas por partido, no dio demasiado uso a su estelar corredor Ezekiel Elliott. En su cuarta temporada con Dallas, “Zeke” finalizó con 1,357 yardas, menos que en 2018 (1,434), pese a jugar un partido más este año. Anotó 13 touchdowns esta campaña, incluidos dos ante Washington el domingo.
No es culpa de Dak
Dak Prescott tuvo una buena campaña pese a no conseguir liderar a su equipo a los playoffs.
Con 30 touchdowns, Prescott terminó segundo entre mariscales con más anotaciones, detrás de Jameis Winston de Tampa Bay, que sumó 33.
El quarterback de Dallas completó el 64.8% de sus pases esta campaña donde acumuló 4,902 yardas, la segunda mayor cantidad entre mariscales de la NFL, después de Winston (5,109).
Prescott superó las 400 yardas en tres ocasiones (405 yardas contra los Giants el 8 de septiembre, 463 contra Green Bay el 6 de octubre, y 444 contra Detroit el 17 de noviembre).
Su desempeño podría asegurarle uno de los mejores contratos de la historia de la liga. Prescott negocia su precio con la directiva desde la pretemporada.
¿Adiós, Jason?
Con la derrota, la salida de Garrett como entrenador en jefe de los Cowboys parece ser inminente. Su contrato termina al final de esta temporada de la NFL. En nueve temporadas al frente del equipo, Garrett terminó con un récord de 80-63, y le dio tres títulos del Este a la franquicia, en 2014, 2016 y 2018. El coach ha sido fuertemente criticado por dejar escapar resultados con decisiones cuestionables como hacer rotaciones innecesarias en los últimos minutos.
“No jugamos bien de forma consistente (en la temporada)”, reconoció Garrett. “El año pasado hicimos un buen trabajo ganado partidos muy cerrados y este año no lo hicimos”.
Garrett dijo que aún desea formar parte del equipo de la estrella solitaria.
“Quiero ser el coach de los Dallas Cowboys”, dijo.
Más cambios a la vista
Más allá del puesto de Garrett, se esperan otras modificaciones en el cuerpo de entrenadores luego de las críticas del dueño de la franquicia, Jerry Jones, enfocada en el bajo desempeño que mostraron los equipos especiales, comandados por Keith O’Quinn.
En la nómina, queda saber si los Cowboys intentarán retener al receptor abierto Amari Cooper, cuya renovación de contrato quedó pendiente.
Tampoco se sabe qué tan pronto estará de regreso el linebacker Leighton Vander Esch, quien se lesionó el cuello la semana pasada y debió someterse a una cirugía.

Share