<!--:es-->Créditos tributarios para la educación – La salvación en tiempos de crisis<!--:-->

Créditos tributarios para la educación – La salvación en tiempos de crisis

ATLANTA – Los créditos tributarios pueden convertirse en una valiosa herramienta para ayudar a hacer frente al costo de una carrera universitaria en momentos en los que obtener préstamos para la educación se dificulta cada vez más.

Crédito “Hope”

Uno de estos créditos es el denominado “Hope” (crédito esperanza), que tiene como objetivo hacer más accesible el costo de los estudios universitarios y que recientemente fue ampliado como parte del plan de estímulo económico aprobado por el Congreso.

El crédito “Hope”, ahora conocido también como “Crédito Tributario de la Oportunidad Americana”, tiene un tope de hasta $2,500 del costo de matrícula académica y gastos relacionados en los años fiscales 2009 y 2010.

Con las nuevas regulaciones, el crédito se podrá reclamar durante cuatro años de educación superior en lugar de dos como estaba contemplado hasta ahora.

“La mayoría de cambios tributarios del Acta de Recuperación no afectarán la declaración del 2008 que tenemos que presentar para este 15 de abril. Sin embargo, varias disposiciones podrían afectar la declaración del próximo año e influir en las decisiones que se tomen, como la compra de una vivienda, de un carro o programar el pago de universidad”, dijo Sara Eguren, vocera del Servicio de Rentas Internas (IRS).

Para poder optar por este beneficio, cada estudiante debe estar matriculado al menos medio tiempo durante el año en el que se solicita el crédito, de acuerdo con los requisitos del IRS.

Este crédito pueden solicitarlo los padres de familia cuyo hijo (dependiente) va a la universidad o el propio estudiante en caso de que éste haga su declaración de impuestos independientemente y financie sus estudios.

Otro de los créditos del cual los contribuyentes pueden sacar provecho es el denominado “Lifetime Learning Credit”, al que puede aplicar cualquier persona que tome cursos en la universidad o colegio comunitario. Este crédito tiene como tope máximo $2 mil de los primeros $10 mil de gastos de matrícula y cuotas para estudios superiores y a diferencia del crédito “Hope” no requiere como mínimo que el beneficiario esté inscrito al menos medio tiempo.

Al “Lifetime Learning Credit” puede aplicar cualquier persona que que acuda a un programa de estudios pos-secundarios, incluso cursos de capacitación para adquirir o mejorar habilidades requeridas en el trabajo y a diferencia del “Hope” no toma en cuenta el número de años que se ha estado en el programa.

De acuerdo con las restricciones del IRS, una vez que se solicita el crédito “Hope” no se puede aplicar para el “Lifetime Learning Credit” durante el mismo año.

Tampoco se puede solicitar ninguno de estos dos créditos si se ha pedido una deducción de gastos de matrícula y cuotas universitarias por el mismo estudiante el mismo año.

Asimismo, para poder solicitar estos créditos se debe cumplir con ciertos requisitos de ingreso familiar, que en el caso de presentar la declaración como soltero(a), cabeza de familia o viudo(a) deberá oscilar entre los $48 mil y los $58 mil.

En caso de las parejas que hacen la declaración en conjunto, el ingreso debe ser entre los $96 mil y $116 mil para calificar.

La página de Internet (IRS.gov) cuenta con información adicional sobre los requisitos y formularios para solicitar estos créditos.

Share