<!--:es-->Cuauhtémoc Blanco deja el fútbol por la política<!--:-->

Cuauhtémoc Blanco deja el fútbol por la política

El futbolista mexicano Cuauhtémoc Blanco, de 42 años, anunció su retiro del deporte tras una carrera de 24 años que lo llevó a jugar en tres Mundiales y en equipos de su país natal, España y Estados Unidos. Su nuevo plan es postularse como alcalde de Cuernavaca.
Cuauhtémoc jugará su último partido con su actual equipo, el Puebla, el 20 de abril. Luego se dedicará a su campaña electoral por el Partido Social Demócrata (PSD), aunque su aspiración ha sido cuestionada porque el futbolista no es residente efectivo de Morelos, como lo exige la ley.
Discusiones aparte sobre su aspiración, sin lugar a dudas, Cuauhtémoc es uno de los grandes ídolos en la historia del fútbol mexicano. Asimismo, es una figura que a lo largo de su carrera ha despertado todo tipo de polémicas por su estilo de juego, su condición física, sus parejas y su vida fuera de la cancha.
Empero, no será Cuauhtémoc el único deportista polémico en incursionar en la política. El brasileño Romario, un estupendo goleador, pero que siempre fue recriminado por su vida nocturna, logró posicionar su nombre en la política de su país, tras ser elegido diputado federal de Brasil en el 2010.
Precisamente en Brasil hay otros exfutbolistas que se han convertido en políticos, incluido el propio Pelé, quien fue ministro de deportes entre 1994 y 1998, y Bebeto, el compañero de ataque de Romario, actualmente diputado en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.
Sin embargo, México es uno de los países de América Latina donde existe el más variado grupo de atletas convertidos en políticos.
La corredora Ana Gabriela Guevara, el futbolista Carlos Hermosillo, los boxeadores Juan Manuel Márquez y Raúl “Ratón” Macías, el clavadista Fernando Platas, el nadador Felipe “El Tibio” Muñoz, entre otros, se bajaron de los podios olímpicos o dejaron los fajínes de campeones para ponerse al servicio de sus conciudadanos en un variopinto esquema de cargos, desde senadores y diputados hasta presidentes o directores de instituciones del Estado.
La mayoría de ellos lo ha hecho bien y ha recibido el beneplácito de sus electores, que los han reconocido en sus tareas públicas tanto como lo hicieron cuando brillaban en las diferentes competencias. No obstante, han existido otros deportistas que han fracasado en sus intenciones de ocupar un lugar en la política, algunos por razones de falta de confianza ciudadana, y otros por situaciones familiares.
El boxeador ucraniano Vitali Klitschko ha intentado sin éxito ser presidente de su país en los últimos tres años, mientras que el exfutbolista liberiano George Weah, Balón de Oro y astro en Europa, fracasó en su intento para ser presidente de su país en el 2005.
Por otra parte, el exarquero paraguayo José Luis Chilavert, ahora exitoso empresario, ha querido aspirar a la presidencia de su país empujado por su gran popularidad, pero se ha frenado por razones familiares. “Yo creo que un deportista que muchas veces sale de la nada y es capaz con mucho sacrificio de llegar a la cumbre, puede ser un buen político”, declaró “Chila” en una entrevista con el blog Las 2 Orillas.
Otros deportistas han congeniado su carrera deportiva con la de político como, por ejemplo, el pugilista filipino Manny Paquiao, elegido diputado en su país con 80% de los votos, y el tenista ruso Marat Safin, que aunque hoy está retirado, por más de un año fue diputado por la región de Nizhny Novgorod al tiempo que competía.
Otros relevantes deportistas latinoamericanos han sido excelentes políticos, como el excorredor de Fórmula Uno argentino, Carlos “Lole” Reutemann, quien en 1991 inició su carrera política en el Partido Justicialista. Fue Gobernador de Santa Fé en dos ocasiones: 1991-1995 y 1999-2003. Entre ambos períodos, fue senador por la misma provincia, cargo que ocupa actualmente. Por su parte, el nicaragüense Alexis Argüello, tricampeón mundial en boxeo, quien murió en el 2009, fue un aclamado alcalde de Managua, entre el 2005 y el 2008.
Estos antecedentes podrían estimular a Cuauhtémoc Blanco que, al menos en el deporte, ha sido una figura que ha perseverado y demostrado que es ejemplo de longevidad.

Share