Cuba enfrenta su peor crisis sanitaria de la pandemia

enfrenta

Mientras gran parte del mundo se recupera de la pandemia de la covid-19, Cuba sufre su peor rebrote con récord de contagios casi a diario y al borde del colapso sanitario en la provincia de Matanzas, donde se acumulan pacientes en los pasillos de los hospitales y faltan medicinas.
La tasa de incidencia de la covid-19 en Cuba en las últimas dos semanas es de 381 casos por cada 100.000 habitantes. En la provincia de Matanzas -al este de La Habana- alcanza 1.316, cifra superior a la de Madrid en sus peores momentos de la pandemia.
“Hemos puesto camas en los pasillos”, declara en la cadena provincial TV Yumurí un médico del hospital de la ciudad de Cárdenas, que lamenta la falta de oxígeno y gases sanguíneos para atender a toda una avalancha de pacientes con dificultades respiratorias.
Desde Cárdenas, una de las ciudades más afectadas, llegan imágenes de enfermos hacinados en hospitales, algunos de ellos acostados sobre bancos en salas de espera, en el suelo de los pasillos o en plena calle frente a la entrada, donde los atiende como puede un personal médico desbordado.
“Esto está que asusta, de verdad”, declara a Efe una joven matancera, lo que refleja el miedo que cunde en esta provincia donde los internautas hoy comparten en sus redes sociales el siguiente mensaje: “S.O.S. Ayuda Matanzas! Necesitamos medicamentos. Necesitamos atención médica. Nuestros médicos necesitan ayuda. #SalvenaMatanzas”. Ante esta alarmante situación el Gobierno ha tomado medidas drásticas, como enviar a Cárdenas un grupo de 36 médicos y enfermeros militares, y licenciar por adelantado a 373 estudiantes de último año de Medicina en la provincia.
Además, se ha desplazado a Matanzas un contingente de 200 sanitarios de la brigada internacional Henry Reeve, hasta ahora exclusiva para operaciones en el extranjero.
Los médicos movilizados masivamente a las zonas afectadas trabajarán en una coyuntura difícil, no solo por el hacinamiento de pacientes sino por otro problema que sufre Cuba desde hace meses: la escasez de medicamentos.
Conseguir un simple analgésico o un antibiótico es toda una odisea en el país caribeño, cuyas farmacias y hospitales tienen las despensas prácticamente vacías en medio de una fuerte crisis económica agravada por la pandemia, el embargo de EE.UU. y continuas medidas de choque internas de cuestionada eficiencia.

“LA VACUNACIÓN NO ES SUFICIENTE”

Resulta paradójico que Cuba sufra su peor crisis sanitaria por covid-19 precisamente en pleno auge de la campaña de vacunación.

Share