<!--:es-->Culpan a Indocumentados de Crisis Económica!<!--:-->

Culpan a Indocumentados de Crisis Económica!

DALLAS – Organizaciones antiinmigrantes en Estados Unidos están empezando a culpar de la crisis económica que vive el país a los indocumentados y a las “elites políticas”, a las que acusan de promover créditos hipotecarios como política social.

Desataron el problema

Organizaciones y grupos antiinmigrantes responsabilizan a los indocumentados de ser quienes, en los últimos años, obtuvieron una buena parte de los créditos hipotecarios que, al dejarse de pagar, crearon la situación de insolvencia en la banca y desataron la crisis financiera.

“Estamos en un caos porque nuestras élites políticas pensaron que era una buena política social promover que los bancos otorgaran hipotecas a gente no sujeta de crédito”, aseguró Mark Krikorian, director del Centro de Estudios de Inmigración, organización que se opone a la inmigración indocumentada.

Krikorian acusó al gobierno federal de haber promovido el crédito como si fuera un derecho civil que debe otorgarse a todos, incluso a los indocumentados.

Se fraguó en 2003

Por su parte, el analista político conservador Dave Gibson no dudó en una columna publicada la semana pasada en señalar que “años de extender créditos a inmigrantes indocumentados han contribuido a la crisis económica”.

Para ambos, la crisis comenzó a fraguarse en 2003, cuando en un intento por aumentar los índices de propiedad de vivienda en el país, estancados por décadas en alrededor de 64 por ciento, el gobierno federal alentó a los bancos a prestar dinero a los inmigrantes.

El gobierno se comprometió a respaldar dichos créditos y alentó incluso a que éstos fueran emitidos sin enganche.

¿Cree que los indocumentados que consiguieron hipotecas para comprar casas son los responsables de la crisis financiera que vive Estados Unidos? Comente aquí.

Bancos y compañías hipotecarias aprovecharon la oportunidad de incursionar también en el financiamiento de la vivienda a inmigrantes indocumentados, un mercado potencial valuado en 2004 en unos $44 mil millones.

Countrywide, que en 2004 era considerada la principal compañía hipotecaria del país, comenzó a comercializar de manera agresiva sus créditos a inmigrantes.

La compañía, que el año pasado se declaró en bancarrota, introdujo un programa de educación crediticia orientado a inmigrantes que incluía facilidades para la compra de vivienda, como la de no requerir el pago de “enganche” inicial y no tomar en cuenta el historial crediticio.

Caída estrepitosa: Bank of America y otros grandes bancos estadounidenses aprovecharon también los mecanismos de identificación que por primera vez estaban disponibles para los indocumentados, como la Matrícula Consular y el “Numero de Identificación Individual del Contribuyente” (ITIN), para emitir créditos e hipotecas. Sin embargo, luego del auge crediticio, los altos intereses de estos créditos, además de las cambiantes condiciones del mercado como la caída en el valor de las casas y el aumento en los índices de desempleo, colocaron a muchos inmigrantes en la imposibilidad de pagar las hipotecas. “No es una coincidencia que las áreas más golpeadas por la ola de embargos hipotecarios sean también las principales áreas de concentración de indocumentados”, señaló Michelle Malkin, una afamada columnista antiinmigrante.

Hipotecas riesgosas: De acuerdo con el Centro de Responsabilidad Crediticia, la mitad de las hipotecas emitidas a hispanos en los últimos cuatro años caen bajo la clasificación de riesgo, las que se emiten con intereses más altos por el mal historial crediticio o el bajo salario de la persona que adquiere el préstamo.

Share