Dallas no debe ser como Farmers Branch

Dallas, Tx.- Otorgar los fondos necesarios para apoyar a los inmigrantes, incluidos los indocumentados, y ayudar a mantener vigente la campaña de Ciudadanía, serán dos de las principales prioridades que tendrá que resolver el nuevo alcalde de Dallas, Tom Leppert, manifestó hoy la reconocida organización Demócratas Mexico-Americanos (MAD).

Steve Salazar, presidente actual de dicho grupo y concejal de esta ciudad, dijo que éstos y otros compromisos adquiridos por Leppert con la comunidad migrante durante su campaña proselitista serán tratados en los próximos días durante las primeras conversaciones que sostendrá con el electo presidente municipal.

Además, MAD pedirá al nuevo Alcalde abrir y poner a trabajar cuanto antes la oficina de apoyo a los inmigrantes que el alto funcionario público prometió que lo haría en caso de ganar la segunda vuelta en las elecciones locales recién pasadas.

MAD aseguró que será una organización vigilante para que Leppert cumpla con todos los compromisos adquiridos con los inmigrantes cuando éste buscaba el voto latino con rumbo a ganar la Alcaldía de Dallas.

Asimismo, los Demócratas Mexico-Americanos enfatizaron que ahora ha llegado el tiempo para que el nuevo presidente municipal pase de las declaraciones a los hechos. “Entre las primeras cosas que tendrá que hacer Leppert para cumplir con sus promesas es abrir una oficina de ayuda a los inmigrantes, otorgar fondos para continuar vigente con la campaña de Ciudadanía, y declarar públicamente que Dallas es una ciudad protectora de los migrantes, incluidos los indocumentados”, aseveró el influyente organismo político.

Roberto Alonzo, otro de los dirigentes de los Demócratas Mexico-Americanos, expresó su confianza de que Tom Leppert –quien obtuvo para su triunfo electoral el apoyo de grupos y dirigentes comunitarios hispanos– cumplirá con hechos sus compromisos adquiridos con la creciente comunidad inmigrante.

Alonzo externó que con sus acciones el recién electo presidente municipal de esta ciudad no permitirá que Dallas se convierta en una ciudad antiinmigrantes, como ha sucedido con otros suburbios como el de Farmers Branch. En esa localidad fueron aprobadas varias ordenanzas que pretenden expulsar y hacer más difícil la vida en ese vecindario de los indocumentados.

Entre las leyes antiinmigrantes aprobadas por el Concilio de esa ciudad y también en elección popular, se encuentran negar vivienda a las personas carentes de residencia legal, declarar el inglés como idioma oficial y otorgar a la policía local mayores poderes para actuar como agentes migratorios y detener y entregar a Inmigración a indocumentados. Estas disposiciones fueron suspendidas de manera momentánea luego que una Corte federal ordenara el retraso de su aplicación como resultado de una demanda presentada en su contra por dirigentes hispanoparlantes y propietarios de casas y departamentos.

Steve Salazar lamentó que el gobierno municipal que está por concluir no haya obtenido los resultados que prometió sobre su respaldo y ayuda a los inmigrantes. “Aunque tenemos ahora una oficina abierta supuestamente para apoyar a los migrantes, la verdad es que nunca se dieron a conocer los resultados de sus acciones porque seguramente no los hubo”, enfatizó.

En este mismo contexto, Salazar dijo que ahora a Leppert se le pedirán resultados de la oficina que abrirá durante su administración de apoyo a los inmigrantes. “Cómo queremos ayudar a esas personas en otras cosas, si no podemos resolver los primeros problemas que enfrentan”, expresó el dirigente de MAD.

El también concejal de Dallas indicó que todos esos puntos arriba mencionados serán tratados durante las primeras reuniones que sostendrá en los próximos días con Tom Leppert.

Salazar señaló que el Concilio de esta ciudad está por iniciar las discusiones sobre el presupuesto que deberá regir para el siguiente año fiscal. Durante estos debates –añadió– “le solicitaré al nuevo Alcalde aprobar los fondos necesarios para ayudar a todos los inmigrantes, entre ellos los indocumentados, en los servicios que les ofrece el gobierno local, así como para mantener vigente la campaña de Ciudadanía para exhortar a los residentes permanentes a obtener su nueva status migratorio, con lo que recibirían el derecho de votar en todas las elecciones, incluidas las presidenciales de 2008”, aseveró.

Roberto Alonzo enfatizó, por su parte, en la necesidad de que Tom Leppert no deje convertir a Dallas en una ciudad antiinmigrantes tal y como lo han hecho algunos suburbios circunvecinos, como Farmers Branch. “Espero y lucharé porque esta historia contra los migrantes no se repita en Dallas, sino que por el contrario, lucharé para que esta metrópoli se convierta en un lugar seguro y digno para las miles de familias de indocumentados que radican aquí”, manifestó.

Share