DESDE MI PUNTO DE VISTA – 04 23 2020 –

Punto

Mucha, pero mucha gente está a medio trabajo o de plano sin chamba en México, porque son empleados de pequeñas y microempresas que no han podido soportar el cierre temporal de sus negocios por culpa del Corona virus.
Sin dinero que llevar a casa, con hijos que esperan alimento y con caseros que quieren el pago de las rentas, resulta triste mirar la impotencia de las personas afectadas, que desesperadas esperan a volver a sus trabajos una vez que termine la cuarentena.
Papelerías, restaurantes, taquerías, estéticas, gimnasios, zapaterías, tiendas departamentales y gran número de empresas consideradas como “No Esenciales”, han tenido que cerrar sus puertas y descansar a sus empleados o de plano despedirlos hasta nuevo aviso.
Así es como meseros, músicos, vendedores ambulantes, franeleros, taqueros, peluqueros y muchos trabajadores más se han visto sin ingresos económicos y por consecuencia sin alimentos básicos para ellos y sus familias.
Mucho habla todos los días el presidente de México Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias matutinas de que en México hay dinero suficiente para sacar al país adelante y que se inyectarán recursos suficientes para poner al país otra vez en marcha. Se olvida o parece no dar importancia a los miles de trabajadores que están desempleados y que necesitan una ayudita económica o un préstamo sin tanto burocratismo.
Empleados afectados por el desempleo que están llevando a cabo plantones en las principales calles del Distrito Federal para que se les escuche y se les permita acceder a los créditos que se dice existen para la gente que no tiene empleo o que necesitan con urgencia la ayuda de papá gobierno; pero éste se hace “como el Tío Lolo” porque para acceder a un crédito hay que pasar decenas de “filtros” burocráticos y al final no hay $$$$$$$$$ lana, puro rollo.
Ante el desplome de los precios de la industria petrolera AMLO habla e insiste en inyectar recursos y reactivar Petróleos Mexicanos, continuar dando dinero a los trabajadores sindicalizados, los cuales gozan de privilegios que no ofrece ninguna otra empresa en quiebra como es el caso.
AMLO desea construir una nueva refinería petrolera en Dos Bocas, asi como un nuevo Aeropuerto en Santa Lucía y asegura que con eso se generarán miles y miles de empleos para que todos los desempleados estén contentos y el dinero fluya en grandes cantidades y bla, bla, bla.
En las conferencias mañaneras López Obrador sólo permite el acceso a aquellos reporteros, conocidos como “cuates”, como el Señor Molécula, un lambiscón que se dice representante de los medios y que se pone de rodillas cada vez que pregunta a López Obrador e incluso ya se compró un “cachito” de la próxima rifa del “avión presidencial” por lo cual AMLO casi lo agarra a besos.
Pero como aquel reportero que le preguntó por qué no se tomaba la temperatura al momento de abordar un avión comercial en el que viajaban muchas personas que no eran de su comitiva, fue tachado por AMLO como “provocador” y claro está fuera de cualquier conferencia matutina, igual que todo aquel que haga preguntas incómodas o que no estén a modo o para el lucimiento de AMLO.
Hasta el momento el número de personas afectadas por el Corona Virus en México es prácticamente insignificante comparado con otras naciones y por lo mismo el número de muertos mínimo.
Ello ha provocado que las y los mexicanos se pasen las restricciones promovidas por el gobierno por el “Arco del Triunfo” y no respetan la distancia social e incluso hacen fiestas y pachangas donde se llega a cobrar poco más de un dólar por persona.
Se dice que las pruebas realizadas en México han sido pocas y la mayoría, o el 80 por ciento de las personas checadas e infectadas han sido enviadas a casa a guardar la cuarentena, para que dejen las camas de hospitales a enfermos graves o a punto de morir.
Lo peor es que en México muchas personas atacan físicamente o agreden verbalmente a los médicos y enfermeros por considerarlos portadores del virus e incluso les arrojan cloro, no les permiten viajar en colectivos y los humillan a pesar de que son los verdaderos héroes que están en la primera línea de combate contra el Corona virus.
Los más preocupados son las personas mayores de 65 años, con problemas de diabetes o con otras afecciones que los convierten en presas fáciles del Corona virus.
. . . y hasta la próxima.

Share