Desde mi Punto de Vista 11 12 2020

Punto

MEXICANOS EN EL EXTRANJERO

Los hispanos esperan un mejor trato con la administración del
presidente electo Joe Biden

Una vez que Donald Trump deje la presidencia de los Estados Unidos, tendrá que enfrentar como cualquier hijo de vecino, una serie de demandas que tiene pendientes y que no procedían por el fuero institucional que se le termina el próximo 20 de enero del 2021 cuando deje la presidencia en manos del demócrata Joe Biden.
La cárcel es una posibilidad en el futuro de Trump quien aún al día de hoy se niega a dejar la Casa Blanca e insiste en llevar el resultado de las elecciones del pasado 3 de noviembre a los tribunales y en su caso a la Suprema Corte de la Nación, porque no está de acuerdo con los resultados que lo declaran perdedor.
Entre los cargos penales que le esperan a Trump se encuentra la obstrucción de la justicia (en la injerencia Rusa en las elecciones del 2016) el fiscal del caso Robert Mueller declaró que el Congreso no exoneraba al mandatario por obstrucción a la justicia; el pago a la actriz porno Stormy Daniels, que provocó el encarcelamiento de su abogado Michael Cohen y que al final de cuentas aceptó haber pagado 130 mil dólares para que no hablara sobre su romance y este juicio aún está pendiente por falsas declaraciones y posible evasión de impuestos.
Además desde hace tiempo la fiscalía del estado de Nueva York está recopilando datos de sus declaraciones de impuestos y transacciones bancarias, que podrían ser “potencialmente inadecuadas”.
Las investigaciones indican que sus empresas habrían cometido fraude bancario al ocultar el verdadero estado de sus negocios para solicitar créditos y seguros.
Hasta ahora, Trump es el único presidente estadounidense en décadas que se ha negado a publicar sus declaraciones de impuestos, algo que según el New York Times asciende a unos 300 millones de dólares pagaderos en los próximos cuatro años y a esa cantidad se suman los débitos asumidos por sus negocios, lo cual ascendería a unos 900 millones.
Trump también tiene problemas con el Servicio de Recaudacion de Rentas (IRS), institución que admite haber entregado un reembolso de 72.9 millones de dólares luego de haber declarado pérdidas enormes en sus negocios. Incluso se supone que tampoco ha pagado ningún tipo de impuesto en los últimos 15 años por declarar pérdidas y en 2016 sólo pagó 750 dólares en impuestos.
Sin embargo, lo peor y que lo pone al borde de prisión fue haber perdido las elecciones presidenciales frente a Joe Biden, quien ha declarado que es una vergüenza que Trump no pueda reconocer su derrota y que se aferre a presentar demandas que no prosperan.
Muchas personas piensan que Donald Trump ha empezado a sufrir las consecuencias de su política de odio, de racismo y divisionismo que impuso en estos cuatro años.
Su derrota fue aplastante y demostró que la gente ya estaba cansada de este señor que muchos consideran un “payaso” de la política y lo peor que le pudo pasar a un país como Estados Unidos.
A la fecha casi la mayoría de los mandatarios del mundo han reconocido el triunfo electoral del demócrata Joe Biden y lo han felicitado al respecto.
Sin embargo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador se ha negado a felicitar a Biden porque considera que aún no ha sido nombrado mandatario de manera oficial y esperará a que esto ocurra para proceder al respecto.
Sin embargo, se critica que en plena campaña presidencial, AMLO acudió a Washingotn a reunirse con Trump, como un acto de apoyo a su campaña, incluso comités de su partido político conocido como “Morena” en New York hicieron campaña en favor de Trump e invitaban a los paisanos a votar por el “pelos de elote”.
En fin, en Estados Unidos hay un nuevo presidente pero parece que aún no lo saben las autoridades mexicanas y esperan un milagro que devuelva a Donald Trump a la Casa Blanca.

. . . Y hasta la próxima.

Share