DESDE MI PUNTO DE VISTA 11 26 2020

Punto

MEXICANOS EN EL EXTRANJERO!

Fue el presidente Donald Trump quien promovió de manera especial la liberación del general mexicano Salvador Cienfuegos Zepeda, acusado de narcotráfico y cuyos cargos que fueron desestimados, bajo la promesa que se seguirá una investigación en México al respecto.
Se sabe que cuando los más altos mando militares de México se enteraron que el general Salvador Cienfuegos había sido detenido en el aeropuerto de Los Angeles, California, cuando realizaba una visita de shoping a Estados Unidos, todos se pusieron en alerta máxima e hicieron ver al presidente de México Andrés Manuel López Obrador, que hoy detenían a un ex secretario de la Defensa de México y mañana puede ser un ex presidente como Peña Nieto, Calderón, Fox o Salinas.
Los militares pidieron a AMLO que abogara al máximo por la liberación del general, mejor conocido en el bajo mundo del narcotráfico como “El Padrino”, “El mero mero” o “El Intocable”, aprevechando la supuesta amistad y buena voluntad que Donald Trump había mostrado a su gobierno.
La DEA (agencia antidrogas de los Estados Unidos) informó que tenía una investigación entre los años 2015 y el 2018 que muestran a Cienfuegos como protector de grupos dedicados al narcotráfico, entre otros, para lo cual cuenta con grabaciones telefónicas y mensajes de texto entre ambas partes.
Parece mentira que un general de cinco estrellas que sabe perfectamente como funcionan las telecomunicaciones, haya intercambiado mensajes de texto con gentes relacionadas con estos delitos, pero parece que asi fue.
Marcelo Ebrard secretario de Relaciones Exteriores y caballito de batalla de AMLO puso las cartas sobre la mesa a la administración Trump, en las que destacó la colaboración bilateral, como el gobierno de México había obedecido ciegamente las órdenes de Trump y había cerrado la frontera sur a los migrantes centroamericanos.
Destacó como Andrés Manuel en pleno año de campaña en USA, viajó a Washington (a diferencia de Justin Trudreau, primer ministro de Canadá) en franco apoyo a la campaña de reelección de Donald Trump y que células de Morena (partido politico mexicano al que pertenece AMLO) habían hecho campaña a su favor entre los votantes méxico-americanos, especialmente en cinco condados de Nueva York.
Además entre AMLO y Trump había nacido una verdadera amistad a pesar de que no hablan el mismo idioma, pero hubo química, por lo que la administración Trump terminó por reconocer las importantes razones expuestas por Ebrard y respetar los acuerdos de colaboración entre ambas naciones.
Por ello el Secretario de Justicia de los Estados Unidos, Williams Barr, procedió a presentar ante la Corte de Nueva York una desestimación de los cargos y solicitó la liberación al general Salvador Cienfuegos, quien fue enviado a México, donde seguirá una supuesta investigación, que no lo conducirá a la cárcel porque tiene 72 años y cualquier presunta condena seria domiciliaria.
La liberación del general Cienfuegos ha sido reconocido como triunfo de México y en especial del Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien puso sobre la mesa los acuerdos bilaterales que existen entre ambos naciones, en los que está por encima de cualquier cosa la colaboración y el respeto a la soberanía nacional.
Por esa colaboración y en especial al respeto a la soberanía mexicana se procedió a la liberación de Cienfuegos, pero México también se comprometió a llevar a cabo una investigación sobre los cargos de narcotráfico y otros que le fueron presentados en las Cortes de Nueva York.
Es obvio que el gobierno de Estados Unidos quería darle trato de narcotraficantes al general Cienfuegos y juzgarlo como lo hace actualmente con el exdirector de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) Genaro García Luna a quien se le sigue un juicio por introducir drogas a los Estados Unidos, pero una cosa es un militar de cinco estrellas y otra muy distinta un particular sin mérito alguno.
. . . y hasta la próxima.

Share