DESDE MI PUNTO DE VISTA

ENDURECEN LAS LEYES DE SEGURIDAD PUBLICA

Durante años los oficiales del Departamento de Seguriadad Pública de Texas (DSPT) dieron facilidades a todos los conductores extranjeros que cometían alguna infracción de tránsito y no contaban con licencia de conducir (pero sí con alguna indentificación o matrícula consular), de poder pagar una multa y continuar con sus actividades normales; sin embargo las cosas han cambiado y quienes no cuentan con permiso de conducir expedido directamente por la DSP serán investigados y en su caso detenidos, todo depende de su estado legal en los Estados Unidos. Atrás quedaron los tiempos en que la respuesta era “ando con la licencia de Dios carnal”, porque a partir del primero de octubre anterior, entró en vigor una nueva ley que obliga a todos los Departamentos de Seguridad Pñblica de la nación a exigir pruebas de estancia legal en los Estados Unidos a todas aquellas personas que solicitan una nueva licencia de manejo o la renovación de la misma como parte de las nuevas estrategias que entran en vigor con el año fiscal y están enfocadas a reducir al máximo la inmigración ilegal. Como sucede al término de un mandato presidencial, las leyes se endurecen, se aplican con cero tolerancia y en ese sentido se entiende la nueva ley que el Departamento de Seguridad Nacional puso en vigor este octubre y que exige se ponga la leyenda de “visitante temporal”, a todos aquellos residentes que tienen permisos temporales de trabajo o de estudio y cuyo vencimiento no sea menor a los seis meses. Hay quienes califican esta medida como racista; sin embargo hay que reconocer que un gran número de accidentes ocurren con personas que no tienen licencia, ni aseguranza, pero andan tan veloces que parece que van a recibir herencia. Hace poco un joven inmigrante que fue detenido hasta en cuatro ocasiones por conducir sin aseguranza y con la licencia suspendida, finalmente protagonizó un choque en el que falleció un matrimonio; al detenerlo se supo que estaba en el país de forma ilegal y pertenecía a un grupo llamado ‘Los Zetas’. Para los ciudadanos y los residentes legales no habrá cambio alguno y las licencias se expedirán en la misma forma como hasta hoy, mientras que las licencias para “visitantes temporales” serán horizontales, con la fotografia en la parte baja del lado derecho y con la leyeda en el lado izquierdo.

UN GRUPO DE “ACTIVISTAS” HISPANOS BUSCAN

“LIMPIAR” LA IMAGEN DE MICHAEL HINOJOSA

Se necesita ser su cómplice o estar completamente ciego o loco para decir que Michael Hinojosa es el mejor superintendente que ha llegado a Dallas y que en sus manos el Distrito Escolar Independiente de Dallas ha logrado los mejores niveles educativos y que él ha sido “victima” de malos empleados que le vieron la cara y no se midieron al gastar dinero en la contratación de maestros. Sin embargo y aunque usted no lo crea, en los próximos días un grupo de personas van a citar a conferendia de prensa, para salir en defensa de Michael Hinojosa, sí, esos que se dicen “líderes”, “activistas”, que aseguran hablan por todos los hispanos (como si fuéramos sus borregos), para pedir se deje al superintendente del DISD en su puesto, porque “es hispano”, ama a los “hispanos” y ha sido victima de gente sin escrúpulos que le mintió y se aprovechó de su buena fé, que se dieron la gran vida por todo el mundo para entrevistar a jóvenes educadoras y él ni siquiera estaba enterado de todo el ‘borlote’ porque siempre ha estado ocupado en otras cosas. De todos modos ha sido muy triste observar como el hilo se rompe por lo más delgado y que sin importar que la gente se quede sin trabajo se optó por despedir a cientos de maestros, todos ellos padres de familia, con necesidades iguales a las de todos los padres de familia, con salarios raquíticos, pero que fueron los primeros en ser sacrificados para enmendar el error cometido por Michael Hinojosa y su equipo de trabajo. Muchos educadores tenían varios años trabajando y fueron despedidos de forma selectiva y en muchos casos sin importar la antigüedad, mientras que los verdaderamente culpables, esos que ganan hasta 300 mil dólares al año como altos funcionarios del DISD, siguen en sus cargos como si nada hubieran hecho y tan contentos como siempre porque se adaptan a todos los tiempos. Sin embargo, para evaluar el trabajo realizado por el Superintendente Hinojosa, se integró un comité para analizar la forma en que se manejó el presupuesto financiero y, dependiendo de este análisis, extenderle un jugoso contrato para otros cuatro años en el cargo y así pueda terminar con todos los pendientes, que al parecer, son muchos. Y así terminamos por esta semana pidiéndoles que esperen nuestra columna el próximo jueves en que les tendremos las últimas y más sobresalientes novedades. Hasta la próxima.

Share