Desde mi Punto de Vista por Hugo Fernando DURAN

Tristeza y consternacion causa el crimen de Alfredo Rosales, entre empresarios y pequenos comerciantes del Metroplex

Desconsolados se encuentran familiares y amistades que durante años conocieron y trataron a don Alfredo Rosales, empresario de origen mexicano radicado en el Metroplex, que fue cobardemente asesinado a las puertas de su negocio “El Comal”, en el condado de Irving, lugar a donde se daban cita de vez en cuando las más conocidas personalidades del area Dallas y Fort Worth, entre ellos empresarios, embajadores, representantes estatales y uno que otro artista.

Acudir a “El Comal” hace 15 años era una invitación que no se podía rechazar, ya que este restaurante, asi como su ex propietario (Que en Paz Descanse) eran signficado de calidad en los alimentos, buen sazón y un excelente trato, sin contar que fue prácticamente de los pioneros en la rama restaurantera mexicana y sus platillos -mucho más sabrosos y mucho más económicos- que los de la comida “chatarra”, los que se hicieron populares rápidamen-te en el área de Irving.

Los mejores años o los más gloriosos de “El Comal” fueron a mediados y finales de los noventas, las descriptivas narraciones que don Ermilo Oviedo realizaba a través de su programa (El número uno de esos tiempo, “Chile, Tomate y Cebolla”), nos daban cuenta de la alegría, el buen humor, la cordialidad y sobre todo el buen ambiente que hacían las personalidades que ahí se reunían una vez a la semana, especialmente los miércoles después del mediodía.

Los éxitos de Juan Gabriel, los de José Alfredo Jiménez, hasta de Lucha Villa y otros consagrados artistas mexicanos eran interpretados por el propio presidente de la Liga de Futbol Amateur (PASA) de Dallas, don Roberto Castillo, quien a dueto o trío con Luis el “Yo-yo” de la Garza (entonces propietario del Canal 44 y de la cadena de televisión TeleAmérica -Dallas, Houston, San Antonio- hoy Tv Azteca) o junto con el inolvidable Joe Granados (ex subdirector de “Casita María”) hacían las delicias de los cuates y del público que asistía con la finalidad de estar cerca a las entonces personalidades del Metroplex.

El Representante Estatal Demócrata, Roberto Alonzo, fue de las personas que más sintió la muerte de don Alfredo Rosales, ya que durante años (especialmente los últimos 10), el empresario apoyó las causas y las luchas que ha encabezado Alonzo por la comunidad, incluso vía telefónica nos dijo que gente como Rosales hay pocas y por lo mismo su partida le había causado una profunda tristeza.

Embajadores como don Ramón Xilótl, don Luis Ortiz Monasterio, el recién removido Enrique Hubbard Urrea, entre otros, asi como cónsules de varias naciones de Centro y Suramérica, gobernadores y algunos artistas, visitaron “El Comal” porque su cocina (sumamente variada, mar y tierra) y su ambiente familiar eran de lo mejor.

No siempre el éxito empresarial viene acompañado de grandes fortunas; incluso, pensar que en estos días se hacen grandes fortunas de la noche a la mañana es mentira, la gente que es triunfadora en sus actividades no forzosamente vive en la riqueza, el dinero lo hacen día con día, partiéndose el lomo (como dicen en mi tierra) para vivir decentemente; por eso existe la certeza que los cobardes ladrones que asesinaron al señor Rosales no se llevaron una fortuna, porque éste no era ese tipo de negocio.

Sus amigos recuerdan que Alfredo Rosales no era un hombre ostentoso, por el contrario era una persona modesta, humilde, trabajadora y seguramente será recordado como un buen hombre, buen amigo, excelente patrón, padre, hermano e hijo. Descanse en Paz …y hasta la proxima. hugofernandoduran@yahoo.com

Share