DESDE MI PUNTO DE VISTA! por Hugo Fernando DURAN

YA EXISTE UNA REFORMA MIGRATORIA JUSTA

De no presentarse ante el Congreso de la Nación en el presente año, la Reforma Migratoria será analizada y aprobada en el 2010, asi quedó establecido en la agenda legislativa, una vez que fue presentado en Washington el proyecto de Reforma de Ley de Inmigracion, que pretende evitar la separación de familias y promover la protección de los derechos de todos los inmigrantes, así como su rápida integración a la sociedad económicamente activa.

El Proyecto de Reforma fue realizado por el congresista de Illinois, Luis Gutiérrez y un grupo de líderes hispanos que aportaron sus conocimientos para elaborar una iniciativa que cubra todos aquellos aspectos legales y sociales, que los proyectos de ley presentados anteriormente por el Senador John McCain y por el desaparecido Eduard “Ted” Kennedy no tomaban en cuenta, como es un mejor trato a los inmigrantes, especialmente los menores de edad y niños, asi como mujeres embarazadas, que hasta hace poco tiempo permanecían en prisiones como reos (como en Taylor, Texas) y eso provocó que muchas mujeres perdieran a sus bebés.

Hace seis meses, Luis Gutié-rrez, estuvo en Dallas donde se reunió con un grupo de inmigrantes y recabó información sobre la separación familiar y sobre la necesidad de proteger a los jóvenes que están realizando estudios universitarios, quienes llegaron a Estados Unidos siendo unos niños, por tal motivo el proyecto de Reforma Migratoria presentado por el legislador Gutiérrez inclulye el Dream Act y el AgJOBS.

El presidente Barack Obama ha manifestado su disposición en llevar a cabo una Reforma Migratoria compasiva, lo prometió para su primer año de gobierno, sin embargo, las se-siones del Congreso no han permitido la discusión del tema, lo cual hasta cierto punto fue mejor porque ahora ya se cuenta con un proyecto elabo-rado por los propios afectados (los inmigrantes) y no por un grupo de “especialistas” repu-blicanos.

La Reforma Migratoria debe hacer justicia a quienes han sido víctimas de abuso judicial y que por su estado migratorio no se han podido defender, se sabe de tantas injusticias cometidas a manos de las policías de todo el país, y no se necesita ir muy lejos aquí en el Metroplex hay lugares donde el racismo es muy fuerte como en Farmers Branch, McKinney, Garland, Carrolton, Grand Prairie e Irving.

Especialmente en este último condado, son más de cinco mil las personas, principalemente hispanas, han sido puestas en manos de Migración, por delitos menores e infracciones de tránsito y el número de abusos a los derechos humanos aumenta día a día, siendo el caso más reciente, la golpiza que le propi-naron al joven de 15 años, Alexis Campoy, quien frente a sus padres, Ricardo y Reyna los que aseguran que fueron sometidos por otros agentes e impotentes de protegerlo, observaron como agresivos policías se daban a la tarea de golpearlo a placer hasta romperle la nariz.

Estos hechos ocurrieron el pasado 28 de septiembre, cuando la familia Campoy regresaba a su domicilio y se percató que habían robado los aparatos electrónicos de la casa, incluido el video juego de Alexis, quien al enterarse se puso histérico porque está enfermo y para calmarlo, la policía le aplicó un ‘estate quieto’ estrellando su cara contra un vidrio de una puerta de la patrulla que los transportaba, aseguraron varios vecinos que dicen haber pre-senciado los hechos.

Acostumbrados a golpear y humillar a la gente hispana y especialmente a quienes no tienen papeles migratorios, porque nunca se presentan a denunciar los hechos, los policías asignados para “auxiliar” a la familia Campoy, jamás reportaron en su informe la golpiza que le propinaron al menor, hasta que llegaron los Campoy acompañados de su abogado para exigir justicia y una investigación a fondo sobre el caso.

Obviamente para el jefe de Policia de Irving, Larry Boyd, el incidente no tiene la mayor importancia porque los oficiales jamás levantaron un reporte y ahora quieren obligar al joven Alexis a tener un careo frente a frente con sus agresores, con lo cual pretenden intimidar al menor, sin importar que existan evidencias (como fotografías) y un reporte médico sobre la agresión física que sufrió el joven Alexis a manos de esos llamados policías.

Por lo pronto, los Campoy ya preparan la mudanza porque tienen miedo a otra agresión física por parte de agentes del Departamento de Policía de Irving y saben que ni la Liga de Ciudadanos Unidos Latinoamericanos (LULAC) y mucho menos los que se dicen miembros del Instituto de los Mexicanos en el Extranjero (IMES), ni el Consulado de México en Dallas y Fort Worth los van a defender, si no lo han hecho por los otros cinco mil ya deportados, asi que mejor se cambian a Oak Cliff o a otra área donde los hispanos sean respetados y hasta la próxima. hugofernandoduran@yahoo.com

Share