DESDE MI PUNTO DE VISTA Por Hugo Fernando Durán

Policos "pobres", pobres politicos

Lamentable fue el resultado de la convocatoria realizada por los concejales hispanos de la ciudad de Dallas y por organizaciones que dicen representar a miles de inmigrantes, porque únicamente lograron juntar poco más de cincuenta personas para realizar una marcha por las principales calles de la ciudad en apoyo a una reforma migratoria.

Steve Salazar, Delia Jasso, Pauline Medrano y el representante estatal Roberto Alonzo, quienes convocaron a una conferencia de prensa para invitar a todos los inmigrantes radicados en el norte de Texas a participar en la magna marcha, jamás pensaron que la gente los ignorara olímpicamente y prefirieran ver cómo sus vaqueros eran aplastados por los Vikingos de Minessota.

Obviamente la fecha y la hora de la marcha no fueron bien pensadas, porque no se previó que los Vaqueros de Dallas pasaran a cuartos de final de su división y que el partido curiosamente fuera a la misma hora y el mismo día, en que fue convocada la marcha, lo cual perjudicó negativamente en el número de participantes.

Es extraño que los concejales y otros políticos que tratan de encabezar este tipo de marchas en favor de los inmigrantes, se conformen con una conferencia de prensa y no pensaran en la necesidad de llevar a cabo una campaña publicitaria bien organizada en prensa, radio y televisión, para invitar a todos los residentes del Metroplex a participar en el magno evento.

Todos los que vivimos en Estados Unidos sabemos que los medios de difusión son la vía más rápida y penetrante para movilizar a las masas y es triste que los políticos hispanos, como los mencionados, únicamente quieran gastar en publicidad para promover sus plataformas políticas cuando están en campaña.

De otra forma no se comprende como piensan reunir a cinco o diez mil personas para que marchen en favor de una reforma migratoria, si ellos mismos no están seguros de su participación o si prefieren quedarse en casa a ver la televisión.

Por otra parte, hay que reconocer que muchos inmigrantes hispanos que tienen hijos nacidos en los Estados Unidos, se sienten protegidos e intocables, ya que el gobierno les entrega una cantidad económica mensual a través de la tarjeta Lone Star para que mantengan a sus hijos.

Los niños también tienen seguro médico y entre más hijos tienen, más ayuda del gobierno reciben (igual pasa con los morenitos quienes cambian vales de comida por cerveza), incluso cuando alguno de los niños tiene alguna enfermedad grave, se les ayuda hasta con dinero para el pago de la renta, por lo que si hay Reforma Migratoria o no, es lo de menos, mientras no les quitan la ayuda económica.

En fin, parece que en el Metroplex únicamente setenta personas están interesadas en una Reforma Migratoria y los demás están pendientes de la salud del delantero del club América, Salvador Cabañas, quien se debate entre la vida y la muerte, luego de ser víctima de un intento de homicidio en la ciudad de México.

En este sentido, me quiero unir a lAs miles y miles de personas que están orando por la salud del futbolista paraguayo, muchos hablan de que no volverá a jugar ni a brindar las grandes emociones que le proporcionó a sus fanáticos, pero hay que pedir por su pronta recuperación y rehabilitación, la cual puede llevar meses o años, pero con el cariño de su familia y el apoyo de su gente, más las oraciones de todos nosotros, saldrá de esta como él mismo lo dijo, de eso no tengo la menor duda y hasta la próxima.

hugofernandoduran@yahoo.com

Share