Desde mi Punto de Vista por Hugo Fernando Durán

DOS AÑOS DIFICILES PARA CALDERON

Han sido dos años dificíles para Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México, quien no ha podido encaminar a la Nación al desarrollo sostenido, dentro de un marco de crecimiento económico, industrial y financiero, en un clima de paz y armonía, propicios para alcanzar las metas que “vendió” a los mexicanos, cuando estaba en campaña y se autonombraba “el próximo presidente del empleo”.

Sin embargo, lejos de alcanzar los objetivos, el gobierno del Pre-sidente Calderón se ha visto inmerso en una lucha frontal con el crimen organizado, que no pierde oportunidad para crear un clima de temor entre la población, por lo que el secuestro, la tortura y la muerte han cobrado relevancia y a la fecha ya suman mas de cuatro mil víctimas en ambos bandos (en 700 días de enfrentamientos).

Octavio Paz, en El Laberinto de la Soledad, dice que los mexicanos somos hijos de la Malinche, que no reconocemos el mérito de los demás, que somos egoistas, por eso al Presidente Felipe Calderón no le han permitido tener una administración que cuente con todo el apoyo de la sociedad mexicana, la cual se ha visto dividida por una izquierda que no le brinda respeto al Primer Mandatario y de espurio no lo baja.

Por su parte, Calderón tampoco canta mal las rancheras y lejos de rodearse de personas preparadas para cubrir las diversas secretarías de estado, repartió alegremente entre sus cuates las plazas de gabinete, lo cual ha sumido a su administración en una serie de errores y despilfarros económicos. La falta de solidaridad con los que menos tienen, es otro error del mandatario mexicano, quien apoyado al inicio de su administración, por los ingresos de la venta del petróleo y las remesas de los mexicanos, le dio por gastar y gastar, en exceso especialmente en la creación de nuevas subsecretarías y plazas para empleados del gobierno, sin pensar en una posible reducción en los ingresos por la caída del precio del crudo, como sucede actualmente.

El gobierno del Presidente Calderón, igual que el del ex-presidente Vicente Fox, están marcados por el “ahi se va”, donde no existe un plan económico, de comunicaciones y transportes, agrícola y no hay metas para nada. Ridícula es la palabra más adecuada que se puede encontrar a una reforma petrolera que no contempla cambios radicales, ya que por una parte se protege de la inversión extranjera, pero por otra permite que el sindicato petrolero, tan desprestigiado, siga recibiendo enormes sumas de dinero para que continúe la venta de plazas y sus dirigentes puedan gozar la vida en Las Vegas a donde acuden a gastar el dinero de Pemex y de los mexicanos.

Los hampones de “cuello blanco” como Napoleón Sánchez Urrutia, dirigente nacional del Sindicato de la Industria Minera, a quien el gobierno de Calderón “persigue” para ponerlo tras las rejas (de Chapultepec), se ha burlado a mandíbula batiente de su Secretario del Trabajo, Javier Lozano, quien atiende en sus sofisticadas oficinas del Pedregal de San Angel, dando palmaditas en la espalda a todos los líderes sindicales como Francisco Juárez, Elba Esther Gordillo y muchos dinosaurios más que no permiten al país entrar a un rumbo de mayor eficiencia industrial. El Secretario de Comunicaciones y Transportes debe ser relevado del cargo de forma inmediata porque no ha regulado el transporte aéreo y mucho menos el terrestre, como lo demuestra el próximo informe de la Comisión de Derechos Humanos que culpa también a la Defensa Nacional de negligentes y de permitir la circulación de vehículos pesados, conocidos como trailers sin control alguno en el movimiento de sustancias peligrosas, lo cual ha provocado cientos de muertes y numerosos accidentes, de tal forma que las autoridades de Texas están temerosas que esos vehículos ingresen a Estados Unidos y quieran circular a sus “anchas” como lo hacen en México, donde atropellan, matan y se dan a la fuga para beneplácito de las grandes empresas que son las únicas que tienen recursos para comprar transportes pesados.

Los inmigrantes no son prioridad de su gobierno y no habla de otorgar el voto a los mexicanos en el exterior, pero sí son bien recibidas las remesas de dólares que ayudan a miles de personas en los lugares más olvidados por su administración; sin embargo, una columna no es suficiente para comentar todos los aciertos y errores del Presidente Calderón, por lo que ya preparamos otras entregas.

Con aprecio a Joe Granados

Finalmente y cambiando de tema, deseo expresar mi más sentido pésame a la familia del periodista Joe Granados, un hombre de esos llamados grandes, que dejó una gran huella en la comunidad porque ayudó a cientos de personas a obtener sus documentos de residencia en este país a través de “Casita María” y fue fundador del periódico La Prensa. Quienes lo conocimos, siempre lo recordaremos como un hombre leal, honesto y gran amigo. Descanse en Paz y … hasta la próxima.

Share