DESDE MI PUNTO DE VISTA – 01 17 19 –

Desde

– “Mas caro el caldo que los frijoles” en el caso huachicolero
– Se avecina fuerte inflación por falta de gasolina
– El sector transportista el ganón

Los últimos cuatro expresidentes de México, deben ser investigados y saber hasta qué punto están involucrados en el llamado robo de combustible a Petróleos Mexicanos, porque éste es un problema que tiene tiempo y en el cual están involucrados altos funcionarios de la Paraestatal y hasta del Sindicato Nacional de Petroleros de la República Mexicana. El robo de combustible a la Paraestatal se ha convertido en un negocio tan productivo que se presume que son 900, pipas de 40 mil litros. las que se roban diariamente del erario mexicano los llamados “huachicoleros” que trabajan a lo largo y ancho de la Nació.
Las tomas clandestinas de combustible están en todo el país, donde existen más de 10 mil gasollineras que se surten del combustible robado y aumetan sus ganancias de manera desproporcionada, ya que aparte de vender gasolina y diesel robados, dan los litros de 900 mililitros, lo cual hace un negocio más que redondo.
Todos los mexicanos -o la gran mayoría- ya sabían del robo de combustible, pero no prestaban importancia porque supuestamente no les afectaba directamente, o pensaban que nada tenia que ver esta situación con la economía familiar, pero se equivocaron.
Combatir el robo de gasolina no ha resultado una empresa fácil para el nuevo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su equipo de trabajo, porque para tratar de evitar este robo se están revisando los ductos y tapando las fugas, por lo que se empezó a enviar el producto por via terrestre a través de pipas repartidoras.
Pero el servicio es lento y mucha gente se ha visto afectada, por no decir todos los usuarios de vehículos están pagando las consecuencias de combarir el robo de combustibles, ya que el producto está escaso y eso ha provocado que la gente haga enormes filas en las gasolineras en espera de una pipa y ello obliga a la pérdida de tiempo y por consecuencia de dinero obviamente, el tiempo es oro.
La emergencia de combustible va en su segunda semana y al principio la gente no lo tomó de mala manera; pero en estos momentos el pueblo ya está desesperado, y con justificada razón, porque no se previeron bien los efectos que tendría en el corto plazo esta medida, ya que dejó sin combustible a todo el país y eso está provocando escasés de productos de primera necesidad.
Es decir, por un lado se aprieta la delincuencia y por otro se dispara la inflación por falta de combustible ya que la espera y el tiempo que se pierda en el transporte ha hecho que los precios de los básicos se hayan incrementado este fin de semana en la Central de Abastos de la Ciudad de México. El tiempo que puede llevarse el evitar el robo de combustible se puede llevar meses y posiblemente años, porque hay comunidades enteras que están coludidas en este negocio y en la televisión se ha visto como niños, mujeres y hombrres llegan con tambos, vidones y cubetas plásticas por la gasolina sin imporrar el peligro que ello conlleva.
Hay lugares en pueblos donde los llamados “huachicoleros” tienen bodegas y la gente los apoya porque son habitantes de la zona y reparten dinero, pero eso está por terminar, según López Obrador, quien sabe que hay “ordeña” de ductos hasta en casas particulares del Distrito Federal.
La situacion es crítica porque la gente ya se hartó, se cansó y ahora reniega de lo que está pasando, incluso nunca pensó que en tan poco tiempo que tiene López Obrador como Presidente se fueran a presentar casos inflacionarios en los primero 40 días de gestión.
Sin embargo, el asunto no es nuevo, ni es culpa de López Obrador, pero lo que sí es real, es que el robo de combustible significa muchos millones de dólares que se roban unos cuantos en perjuicio de la gran mayoría que tiene que pagar estas tranzas que llegan hasta altos funcionarios de Pemex y su sindicato.
Por lo mismo, sería bueno que fueran llamados a cuentas los ex presidentes Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, especialmente éste último que jamas movió un dedo para evitar el saqueo a la Nación.
Todos estos expresidentes, así como el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Deshamps, se presume están coludidos en este negocio y se dice que son propietarios de varias gasolineras.
Bueno hasta dirigentes de la Iglesia Católica se encuentran en este sucio negocio, como es el caso del ex arzobispo de la Ciudad de Mexico, Norberto Rivera Carrera, al que señalan como propietario de 18 gasolineras en el estado de México, las cuales eran surtidas a precios “religiosos” por fieles “huachicoleros”. Cómo ve?
Dicen funcionarios cercanos a AMLO que el problema del combustible se solucionará en una semana a más tardar y eso es lo mejor que puede suceder porque la gente se empieza a desesperar y eso no es bueno para la administración de López Obrador.
Para finalizar, les quiero comentar que en nuestra ciudad habrá elecciones para Mayor o Alcalde, asó como para elegir nuevos concejales, entre los cambios que se pronostican esta el de concejal del Distrito Uno el cual es pretendido por Silvana Alonso, la esposa del ex Representante Estatal Roberto Alonso y todo apunta a que es la mejor opción hispana hasta el momento. …y hasta la próxima.

Share