DESDE MI PUNTO DE VISTA (04 12 18)

editorial

Fueron tantas y tan irrespetuosas las críticas que hizo el presidente Donald Trump en contra de México por permitir el paso de la llamada Caravana Humana, que pretende cruzar territorio mexicano y llegar a los Estados Unidos, que decidió enviar a la frontera a los miembros de la Guardia Nacional para que apoyen a la Patrulla Fronteriza en labores de inmigración. La caravana humana compuesta principalmente por personas originarias de Honduras y países centroamericanos, intenta llegar a Tijuana, Baja California y en la línea entregarse a los agentes de la Patrulla Fronteriza, para gestionar un permiso por “asilo” en este país.

Trump en Twit, el medio de comunicación que el propio presidente ha puesto de moda para dar sus puntos de vista de manera directa, sin voceros y sin malas interpretaciones, dijo que enviaría a las tropas de las fuerzas armadas en apoyo a la Patrulla Froneriza, pero como esa decisión excedía sus facultades ejecutivas, tuvo que conformarse con enviar a la Guardia Nacional.
El presidente Trump como es su costumbre, se quejó de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, por tener leyes migratorios débiles y sin fuerza y por permitir el paso a un grupo de personas ilegales por el territorio mexicano.

Obviamente las críticas de Don Donald causaron efecto en los políticos mexicanos, y casi de inmediato, la marcha se dio por “disuelta” por “voluntad” de sus propios integrantes.
Sin embargo, fueron tan fuertes las críticas del “pelos de elote” como llaman a Trump en México, que obligó al propio presidente de México, Enrique Peña Nieto, a sacar la cara en defensa de México y de los mexicanos.
En la primera oportunidad reclamó a su contraparte, estadounidense y le demandó llevar a cabo una relación bilateral basada en el respeto y la amistad y le reclamó que si tenía problemas con el Congreso y el Partido Demócrata porque no aceptan sus caprichos, pues era un problema de él y su congreso y México nada tenía que ver.

Donald Trump amenazó con poner fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero en esta ocasión el presidente Peña Nieto se fajó los pantalones y le dijo que no había problema porque los mexicanos no están dispuestos a tolerar este tipo de trato que él trata de imponer a la buena vecindad.
Y para dejar en claro que en México mandan los mexicanos, los integrantes de la llamada Caravana Humana recibieron una Visa Humanitaria por 20 días en los cuales pueden llevar a cabo su cruce por el territorio nacional y llegar a los Estados Unidos.
Seguro que Trump sintió como una patada donde más duele al enterarse que los migrantes centroamericanos ya tenían permiso legal del Servicio de Inmigración de México para cruzar el pais; pero sólo por un día, porque ya volvió a la carga.

Si algo le agradecen los mexicanos de todos los estratos sociales, es que ha logrado unificar el criterio de millones de mexicanos en su contra, como lo ratificaron los propios candidatos a la presidencia de la República: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, quienes coincidieron en que el presidente Enrique Peña Nieto había hecho lo correcto al fajarse los pantalones y defender la posición de México y de los mexicanos.
La Caravana Humana compuesta por unas mil personas siguen su paso por México y se trasladan en unos 20 camiones de pasajeros. Al cierre de esta edición se encontraba en la ciudad de México, donde fueron recibidos con beneplácitos y los migrantes recibieron asesoría legal en materia de inmigración por parte de abogados llegados expresamente de los Estados Unidos.
En fin, es un hecho que la Caravana Humana llegará a la línea fronteriza y que en los próximos días el presidente Trump estará en el ojo del huracán por el escándalo que tiene con la actriz porno Stormy Daniells quien puede hacer pública su relación con el presidente.

…y hasta la próxima.

Share