DESDE MI PUNTO DE VISTA – 06 14 18 –

Reforma constitucional a la industria minera prepara AMLO, para que los grandes ganones devuelvan algo a la nación. Esta acción generará una guerra entre Germán Larrea, Alberto Ballesteros y Carlos Slim contra el Sindicato de Napoleón Gómez Urrutía y
contra AMLO en caso de llegar a ganar la Presidencia de México.

Estamos a 20 días de que se lleven a cabo las elecciones presidenciales en México y todo indica que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) será el vencedor por encima de Ricardo Anaya, candidato de Acción Nacional (PAN), de José Antonio Meade del Revolucionario Institucional (PRI) y de Jaime Rodríguez “El Bronco”, candidato independiente.
Incluso para el momento en que Usted lea este comentario es muy posible que AMLO ya haya sido formalmente nombrado presidente electo de México por el Instituo Federal Electoral (IFE), organismo que avalará también a los candidatos a gobernador, diputados y senadores que están en juego.
Desde hace semanas, Andrés Manuel López Obrador ha venido encabezando las encuestas tanto a nivel nacional como en la ciudad de México, donde el Partido de AMLO, reconocido como “Morena”, ha captado las preferencias de los electores quienes a través de las redes sociales han dejado manifiesto su deseo de que AMLO sea el próximo presidente y de que se respenten los resultados.
Muchos de los que votarán por López Obrador son jóvenes que acuden por primera vez a las urnas a cumplir con un deber ciudadano, para que luego no se estén quejando de que el gobierno es malo; pero ellos, los que no votaron, creen que no tienen la culpa.
Andrés Manuel, quien ya habla incluso como futuro presidente, ya prometió que no tomará decisiones a la ligera; pero eso dicen todos al principio. Asegura que al cumplir tres años de administración, pondrá a votación de todos los mexicanos la decisión de continuar gobernando; y si no hay consenso, o de plano ya no lo quieren, se irá a la “Chingada” (nombre de rancho).
Aunque la gente que no lo quiere, o que le tiene temor, piensan que al cumplirse los primeros tres años de gobierno reformará la Constitución para hacer posible la reelección y permanecer otros seis años en el poder; o en el peor de los casos, perpetuarse en la presidencia como ocurre con Nicolás Maduro, en Venezuela, o con Daniel Ortega, en Nicaragua.
En fin, es un hecho que Andrés Manuel será el próximo presidente de México y hay que pensar en la necesidad de sanar las heridas que se han hecho en todos los aspectos de la vida nacional, porque después de la guerra interna que existió en la mayoría de los partidos políticos, es necesario que todo vuelva a la calma.
La mayoría de los informados sobre la vida y obra de Andrés Manuel López Obrador, saben que el Partido Político que fundó junto con sus hijos y con sus más cercanos colaboradores, viniendo estos últmos de todos las agrupaciones políticas, pero especialmente del Revolucionario Institucional (PRI).
Entre los muchos colaboradores que actualmente le hacen la caravana o “la barbacoa”, destaca Alfonso Romo, famoso porque fue uno de los que estuvieron envueltos en los asuntos del Fobaproa; pero el que más revuelo ha causado es Napoleón Gómerz Urrutia, quien alcanzara una curul en la Cámara Alta del Senado de la República por vía plurinominal.
A Napoleón Gómez Urrutia se le acusa de haber cometido un fraude en contra del Sindicato Nacional de trabajadores de la industria Minera de la República Mexicana por un monto equiparable a los 54 millones de dólares, “delito” por el cual se vio obligado a abandonar el país y refugiarse en Canadá, a donde ingresó como asilado o perseguido político del sexenio o de la administración de Enrique Peña Nieto.
Ya que fue la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que propuso no otorgar un amparo a Napito para seguir controlando el sindicato minero; y recomendó y presentó un proyecto de Ley de sentencia en el que se reconoce a varios trabajadores del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, para que pasaran a formar parte del nuevo Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos de la República Mexicana, pero no se logró destruir al sindicato y desde Canadá sigue siendo dirigido por Napito.
Con la llegada al poder de AMLO y de Napoleón Gómez Urrutia, la nueva administración considera que ha llegado el momento de llevar a cabo una Reforma Constitucional de la Industria Minera que afectará principalmente a los empresarios mexicanos que tanto han atacado a López Obrador como es el caso de Germán Larrea y su Grupo México.
Así como también Alberto Ballesteros del Grupo Bal y Peñoles y Carlos Slim propietario de la Minera Frisco y Filiales; los cuales, en opinión del futuro presidente de México, sólo han explotado el suelo nacional sin retribuir al país un centavo por tanto y tanto que obtienen de la minería nacional.
Asi que los tres grandes empresarios deben estar preparados para entregar a la nación parte de su riqueza, asi como a sus trabajadores, que tanto les han dado.
Finalmente, el problema que hay en el Partido Accion Nacional donde el líder de la bancada del Senado y compañero de muchos años, Ernesto Cordero, quien acudió a la Procuraduría General de la República a presentar pruebas de que el candidato presidencial panista ha cometido varios delitos en su intento de alcanzar la silla presidencial, indica que esto fue sólo una estrategia más para ayudar a José Antonio Meade con los votos de Anaya; pero ni asi les alcanza.

…y hasta la próxima.

Share