DESDE MI PUNTO DE VISTA – 07 05 18 –

Andrés Manuel López Obrador será el próximo Presidente de México, durante el período del año 2018 al 2024, porque asi lo exigió el pueblo de México en las urnas, donde logró el 53 por ciento de los votos como candidato presidencial, aparte de que se llevó “el carro completo” porque tendrá mayoría en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República.
Debo reconocer que aún y con su preparación profesional y su larga trayectoria en el servicio público, no sólo con presidentes del PAN (Partido Accion Nacional) y ahora con Enrique Peña Nieto del Revolucionario Institucional (PRI), mi favorito era José Antonio Meade.
Sin embargo, hay que reconocer que las primeras declaraciones de AMLO han sido muy mesuradas, tranquilas y muy positivas, sin recelo y con un afán aparentemente sincero de sacar adelante a México y procurar mejores niveles de vida para todos los Mexicanos.
El “Peje”, apodo con el que se le conoce a Andrés Manuel López Obrador desde hace muchos anos, durante muchos tiempo fue fiel simpatizante del Partido Revolulcionario Institucional (PRI); posteriormente fue miembro de Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el 2012, aunque ganó notoriedad durante su gestión al frente del gobierno del entonces Distrito Federal o Ciudad de México.
El comportamiento tranquilo y no fanfarrón, sin tanto triunfalismo en estos dias, le ha generado dividendos a López Obrador porque ha recibido la confianza por parte de los inversionistas nacionales e internacionales y por lo mismo la Bolsa Mexicana de Valores ha registrado un comportamiento estable.
El sector empresarial y los hombres mexicanos de negocios han levantado la mano para tener reuniones, desde ahora, con el próximo presidente de México y desean tener la certeza de que la economía seguirá un comportamiento de claro crecimiento.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue de los primeros en felicitar a López Obrador e incluso ambos personajes platicaron “muy amablemente” según Obrador y charlaron sobre inmigracion y desarrollo de los pueblos.
Acordaron que a la brevedad posible tratarán de llegar a un acuerdo comercial bilateral exclusivo entre México y Estados Unidos, que le permita a nuestro país y a los mexicanos crecer económicamente y vivir mejor para que la gente no tenga que emigrar.
También hablaron de inmigración, pero no se ha tocado el tema del muro aún, porque Donald Trump espera que AMLO aplique leyes migratorias que prohiban el paso de indocumentados centroamericanos, o de cualquier nación, por el territorio mexicano.
Para este efecto el gobierno de Estados Unidos entrega una compensación de 240 millones de dólares a través del Programa Mérida que pretende evitar el paso de migrantes por México, pero que ahora Trump espera se aplique con cero tolerancia.
Hasta el momento AMLO no ha pronunciado una sola palabra sobre el acercamiento que posiblemente intentará su gobierno con los mexicanos radicados en el exterior, especialmente en Estados Unidos, y sobre los jóvenes soñadores que están en el programa DACA.
Personalmente me atrevo a pronosticar que Donald Trump sería capaz de abogar y volver a poner en marcha el DACA si AMLO aplica fuertes leyes a la inmigración indocumentada y evita, en lo posible, que peticionarios de asilo lleguen a su frontera.
Por otra parte, hay que reconocer que AMLO tiene planeado terminar de una buena vez con la corrupción que se ha vuelto la lacra de México y ya lo mexicanos se han manifestado en las urnas por un cambio, ya que el gobierno priísta de Enrique Peña Nieto no hizo nada por detener, ni frenar la corrupcion y por lo mismo están los priístas otra vez fuera de la jugada, por ratas.
AMLO se ha mostrado muy amable con el presidente Enrique Peña Nieto de quien sólo habla cosas dulces y buenas, por lo que es muy posible que el caso de corrupción en Petróleos Mexicanos y el caso de la Casa Blanca queden en el olvido y jamás sean investigados.
Lo que si es un hecho es el fin de las millonarias pensiones que reciben los expresidentes, asi como los lujos y la seguridad que reciben del Estado Mayor Presidencial, el cual por cierto, está a punto de desaparecer y esto ha generado un debate sobre la figura presidencial.
Ya que AMLO pretende seguir viviendo en su casa y no mudarse a Los Pinos y tiene pensando andar sin guaruras, lo cual ha sido criticado fuertemente; porque una cosa es la persona y otra la “figura presidencial” que representa el Poder Ejecutivo.
Terminar con tanto privilegio que se dan los funcionarios públicos servirá para incrementar la pensión de las personas adultas en México y eso es muy positivo porque es muy duro llegar a viejo y estar pobre; asimismo, positivo para el país también es la educacion para los jóvenes.
México tiene potencial humano y territorial, ya es justo que los funcionarios dejen de robar y se meta a la cárcel a tanto ladrón porque hay una gran cantidad de jóvenes que necesitan trabajar, estudiar y ser productivos. Son millones los mexicanos que están sin hacer nada por falta de empleo; asi que todos queremos que AMLO sea un gran presidente, que tenga el corazón y la mente puesta en el futuro y en el progreso de esa gran nación que se le entrega, y que rinda buenas cuentas que en realidad beneficien a millones de mexicanos que lo necesitan.
…y hasta la próxima.

Share