DESDE MI PUNTO DE VISTA – 09 27 2018 –

– La oficial Amber Guyger puede apelar a su despido en caso de ser declarada inocente en la muere de Botham Jean
– López Obrador vivirá a todo lujo,
como Rey, en Palacio Nacional
– Adolfo López Mateos fue el único
presidente que vivió en su casa
durante su gestióN

Era de esperarse, incluso se dice que el Departamento de Policía de la Ciudad de Dallas se esperó demasiado para despedir de sus filas a la oficial Amber Guyger, acusada de homicidio involuntario y presa en espera a que concluya la investigación que llevan al respecto los Texas Rangers.
Durante semanas, desde que ocurrió el crimen el pasado 9 de septiembre, la oficial había contado con todo el apoyo de la institución a la cual pertenecía, sin embargo, al paso de los días y con el avance de las investigaciones, se pudo comprobar de que la oficial incurrió en varios delitos durante su acción criminal.
En un comunicado expedido por la institución, dice “La terminación expedita de un oficial que tiene mala conducta y que termina con la vida de una persona inocente, es esencial para que el Departamento de Policía de la Ciudad de Dallas gane y mantenga la confianza de la población”.
Renee Hall, jefa del DPD, explicó que el pasado 24 de septiembre el Departamento de Asuntos Internos de la institución había concluido que el día de los hechos (septiembre 9) la oficial tuvo una “conducta adversa” y por ello tenía que ser despedida, aunque la oficial aún puede apelar a la decisión.
De acuerdo a su propia versión, Amber Guyger reconoció que se equivocó de departamento y según explicó después de los hechos, pensó que un ladrón o un criminal se había colado a su casa y eso la enfureció, sin darse cuenta que se había equivocado de hogar.
En este espacio se comentó que se había protegido demasiado a la oficial y trataban de ayudarla a librar la cárcel, pero la presión popular -o más bien las manifestaciones de la comunidad negra- pusieron a pensar al alcalde Mike Rawlings y a la propia jefa de policía Renee Hall.
Hay que ser realistas, la muerte del joven estudiante Botham Jean de manera accidental a manos de la oficial Guyger, asi como otra muerte recientemente ocurrida con un aparente vendedor de drogas en Arlington, lograron que decenas de negros tomaran las calles de Dallas para exigir justicia.
Obviamente fue tal la presión que el alcalde Mike Rawlings y la jefa de Policía coincidieron que el despido de Guyger era la mejor opción para hacer justicia a una conducta equivocada y para no perder la confianza de la gente en sus instituciones.
Existe la seguridad entre la comunidad hispana que si hubiera sido un hispano el muerto o el acribillado por la oficial Guyger, no se hybiera hecho justicia, aunque usted no lo crea, porque eso ocurrió en Euless y Domingo García tomó el caso y no se sabe nada de nada, resultó peor.
Pasando a otro tema, resulta que el presidente electo de México, Andrés Manuel Lopez Obrador no piensa vivir en la Residencia Oficial de Los Pinos, sino que como Maximiliano de Hasburgo, el empetador, ha decidido vivir en Palacio Nacional, mansión que tiene un costo de 3 mil 222 millones de pesos.
Asi se las gasta el nuevo mandatario mexicano que llega a vivir a todo lujo, como Rey, en Palacio Nacional, tal y como lo hicieron en su momento, los presidentes: Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero. José María Bocanegra, Pedro Vélez de Zúñiga, Anastasio Bustamante, Melchor Múzquiz, Manuel Gómez Pedraza, Valentín Gómez Farías, Miguel Barragán, José Justo Corro, Nicolás Bravo, Francisco Javier Echeverría.
También Valentín Canalizo, Mariano Paredes y Arrillaga, José Mariano Salas, Pedro María Anaya, Manuel de la Peña y Peña, José Joaquín de Herrera, Mariano Arista, Juan Bautista Ceballos, Manuel María Lombardini, Antonio López de Santa Anna, Martín Carrera, Rómulo Díaz de la Vega, Juan Álvarez, Ignacio Comonfort, Benito Juárez, Félix María Zuloaga, Manuel Robles Pezuela, José Ignacio Pavón, Miguel Miramón, Juan Nepomuceno Almonte, Sebastián Lerdo de Tejada, José María Iglesias, Juan N. Méndez y Manuel González
Ahí vivió también el dictador Porfirio Díaz y hasta los presidentes emanados de la Revolución Mexicana: Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez.
Fue hasta 1934 que el entonces presidente Lazaro Cárdenas decidió vivir en la Residencia Oficial de Los Pinos, después los inquilinos fueron Manuel Avila Camacho, Adolfo Ruiz Cortínez, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Alvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderon y Enrique Peña Nieto.
El único presidente que durante su gestión vivio en su casa de San Jerónimo, al sur de la ciudad de México, fue Adolfo López Mateos, él sí cumplió y no se fue a vivir a Palacio Nacional, como lo hará a partir del primero de diciembre próximo Andrés Manuel López Obrado.
…y hasta la próxima.

Share