<!--:es-->Doce huérfanos reciben compensación económica de $3.8 Millones<!--:-->

Doce huérfanos reciben compensación económica de $3.8 Millones

Los integrantes de la familia Ruiz perdieron a su padre Rafael Ruiz en un accidente en el trabajo, donde murió además Gerardo Hernández y otros dos trabajadores resultaron heridos. La familia de Hernández también recibió $3.8millones de dólares.
Dallas, Texas. Por Luis Lara. Rafael Ruiz (42 años de edad) falleció el 24 de junio del 2010 en un accidente de trabajo causado por una maquina que bombeaba cemento fresco en una obra de construcción en la ciudad de Lewisville, Texas.
De acuerdo a la investigación que se hizo después de su fallecimiento; se pudo comprobar que la mencionada maquinaria en el pasado había tenido defectos y que por negligencia de los propietarios no había sido retirada de las obras; incluso el día del accidente la maquinaria había fallado en dos oportunidades y lamentablemente también perdió la vida Gerardo Hernández (38 años de edad).
Incluso, Omar Hernández de 16 años de edad, se encuentra recuperándose en el hospital de las heridas que sufrió por la negligencia de sus patronos que no tuvieron la precaución de proveer seguridad a todos los trabajadores.
Ruiz, dejo huérfanos a 12 hijos (8 mujeres y 4 varones) el mayor de sus hijos (as) es María, quien tiene escasos 23 años y el menor de todos cuenta con apenas 1 año y medio de edad.
La familia contrato los servicio del abogado Domingo García, quien logro un acuerdo en la corte para que los 12 huérfanos y la viuda recibieran una compensación económica de $3.8 millones de dólares de la empresa Lemco Construction Services; ese dinero servirá para mitigar las necesidades de tan numerosa familia que emigro de Guanajuato, México hacia el área metropolitana de Dallas Fort Worth en los Estados Unidos. La familia de Hernández también $3.8 millones de dólares. Se intento hablar con algun representante de la empresa constructora para que diera su version; pero fue imposible que dieran informacion.
De acuerdo al relato de Eulalio Ruiz, uno de los hijos del fallecido; habían entrado a trabajar a las 12 de la noche “trabajaba con mi padre porque estamos necesitando dinero para mantener a nuestra familia; se trabajaba muy fuerte, todos estamos concentrados en colocar el cemento que la maquina bombeaba de manera rápida; luego escuchamos un ruido fuerte, no había pasado mucho tiempo cuando volvió a sonar; pero aun así seguimos trabajando” dijo Eulalio.
El joven relato que estaba parado junto a su padre “tuve que hacer un movimiento del cemento en otro sector de la obra, me fui de allí y cuando vire, volvió a sonar fuerte la maquina; pude observar que todos salieron corriendo; pero no pude mirar a mi padre; al acercarme vi los heridos y uno de esos era mi padre; lo tuve en mis brazos; pero no estaba con vida, murió instantáneamente” explico Eulalio con mucho dolor ante las cámaras de televisión.
“Hubiera preferido no recibir los $3.8 millones de dólares y tener con vida a mi padre; es algo que no se lo deseo a nadie; saber que vinimos a trabajar y encontramos fue la muerte para mi padre” puntualizo Eulalio.
El abogado defensor indico que lamentablemente las compañías de construcción reciben multas muy pequeñas “no es posible que OSHA; solo ponga multa de mil quinientos dólares; es algo que debe cambiar. Considero que se debe colocar a los responsables en la cárcel” dijo García.
“Se deben hacer cumplir las leyes de seguridad laboral que supervisa el Departamento de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA) y darles a los trabajadores la oportunidad de expresar sus preocupaciones” reitero el abogado. .
María Ruiz, hija mayor del fallecido manifestó que los trabajadores de la construcción deben exigir que haya buenas mediadas de seguridad en el trabajo “todos deben unirse y no tener miedo de hablar con sus patronos para decirle que las maquinas no sirven; que les suministren elementos para prevenir accidentes; pero sobre todo que sepan valorar la vida de los trabajadores de la construcción” manifestó María con lagrimas en los ojos.
“Los patronos de mi padre fueron irresponsables; les pido que no dejen que esto vuelva a suceder. La vida vale más que el dinero. Tengo los mejores recuerdos de mi padre; un hombre responsable, cariñoso; pero sobre todo un ser humano que irradiaba alegría y hoy no lo tenemos con nosotros” indico María.
El Estado de Texas tiene el mayor record de accidentalidad en sitios de trabajo, comparado con otros estados de la nación. Un tercio de los empleadores no cuentan con pólizas de seguros para sus trabajadores.
Los estados que registraron mayor número de hispanos fallecidos en un centro de trabajo en 2005 fueron Texas (203) California (135) y Florida (119). De los trabajadores nacidos en el exterior muertos en el desempeño de sus tareas el mismo año, el 62% fueron hispanos (de éstos el 43% fueron mexicanos), 18% blancos, 13% asiáticos y 6% negros.

Share