<!--:es-->Duro castigo por reingresar sin papeles
…En 2011 ya han sido encarcelados 18,552 reincidentes<!--:-->

Duro castigo por reingresar sin papeles …En 2011 ya han sido encarcelados 18,552 reincidentes

No le hace falta preguntar. Cuando Sean Carrel se topa con rostros familiares entre los casi 200 hombres y mujeres que diariamente piden un plato de comida en el comedor Kino de Nogales, México, el sacerdote ya adivina la historia. Los arrestaron, los deportaron y están ahí porque van a volver intentar el cruce de la frontera.

Las cifras respaldan la rutina de Carrel. Por primera vez en la historia de Estados Unidos, los juicios contra inmigrantes procesados por reingresar ilegalmente en territorio estadounidense superaron la cifra de indocumentados enjuiciados por intentar el ingreso al país sin documentos por primera vez.

Durante los primeros seis meses del presente año fiscal, 18,552 personas fueron encarceladas por reingresar ilegalmente a EU, según un reporte dado a conocer esta semana por TRAC, un programa de la Universidad de Syracuse en Nueva York.

«Casi todos los días nos llega alguna madre de familia que narra las barbaridades que vivió en las cárceles de inmigración», explica Carrel, director del comedor Kino.

Este año, entre la gama de delitos que pasaron por las cortes de EU (asesinatos, armas o drogas), uno de cada cuatro procesos fue el caso de un migrante que buscaba volver después de haber sido deportado.

En opinión de la jueza Martha Vázquez, titular del Tribunal Federal de Distrito en Nuevo México, el histórico volumen de casos por reingreso obedece a tres motivos: el incremento de personas deportadas cuya familia continúa en Estados Unidos; el aumento de prisioneros indocumentados en las cárceles del país, y la persistencia de los primeros inmigrantes, especialmente centroamericanos, que a toda costa quieren huir de su país en busca de una mejor vida en Estados Unidos.

«El martes tuve a un grupo de 13 indocumentados, entre ellos dos jóvenes de 19 y 18 años, con perfecto inglés, sus padres los trajeron a EU siendo niños, nunca habían cometido un robo o violación y fueron a prisión por intentar reingresar ilegalmente. Es una sensación terrible, esos jóvenes eran de la edad de mis hijos y lo único que buscaban era regresar al país donde siempre han vivido», explica Vázquez.

Los inmigrantes indocumentados cuyo único delito es haber reingresado ilegalmente a EU tras haber recibido una orden de deportación, podrían enfrentar seis meses de prisión; sin embargo, durante los seis primeros meses de 2011, la pena de prisión promedio fue de 14 meses para los condenados por reingreso y un mes para los sentenciados por entrada ilegal.

«Nunca imaginé que las sentencias llegarían a este nivel. Las personas no son conscientes de que las consecuencias son ahora más graves que en el pasado», explica Vázquez, quien en 2006 inició una de las primeras campañas para educar a la población indocumentada sobre las sanciones existentes.

Análisis de TRAC apuntan que prácticamente todos arrestos de indocumentados por reingreso (98%) fueron realizadas por la agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes por otro lado registran, desde 2007, una brusca caída en el número de detenciones de migrantes que intentar cruzar por primera vez la frontera.

«El volumen de arrestos por reingreso es enorme, estamos presenciando un cambio histórico», recalca Susan Long, codirectora de TRAC.

De continuar el mismo ritmo, para finales del año fiscal 2011, el volumen podría alcanzar los 37,104 juicios, un aumento del 3.5% respecto al año fiscal 2010, cuando la cantidad total de procesos fue de 35,836.

«Finalmente lograron criminalizar de una manera muy efectiva al migrante; ahora, de facto, esas personas deportadas que buscan regresar con su familia serán ante la sociedad fugitivos», comenta Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA).

En opinión de Cabrera la ola de encarcelamientos por reingreso es el efecto de la marea histórica de deportaciones de personas cuya única falta fue ser indocumentados.

Datos de la propia Patrulla Fronteriza revelan que de las 463,382 detenciones que realizaron el año pasado, solamente 8,400 personas quedaron tras las rejas al identificárseles como culpables o sospechosos de crímenes serios. Ese mismo año, 42,876 fueron arrestadas por intentar ingresar ilegalmente al país.

Share