El censo es seguro, fácil para llenar y muy importante para la comunidad latina

Llenar

No hay que buscar más allá de los titulares cada hora para saber que la información sobre cualquier ejercicio democrático están atormentando con exageraciones, declaraciones engañosas, y en muchos casos, mentiras descaradas. Este ha sido el caso con temas de salud pública, votación y elecciones, y más con el Censo 2020.
El censo se trata de dinero, poder, y representación, y por eso no es una sorpresa que existen fuerzas que intentan desvirtuar el curso de su ejecución completa y precisa.
Parte de esto se realiza con la difusión de información errónea, información falsa deliberadamente y perniciosamente diseñada para generar miedo, pánico y reducir la participación. La mejor manera de luchar contra el miedo y las mentiras es simple y enfáticamente declarar la verdad: el Censo 2020 no es solo críticamente importante, sino que también es fácil y seguro para todos, incluyendo a toda la gente latina en nuestro país, sin importar su estatus migratorio.
El censo se ha realizado cada 10 años desde 1790, y es un conteo de cada persona en los Estados Unidos que determina la distribución anual de miles de millones de dólares en fondos federales para programas de los que todos dependemos. Más maestros y suministros para escuelas que sirven barrios de bajos ingresos; el Programa de Seguro de Salud para Niños; asistencia de alquiler de Sección 8, y muchos otros programas y servicios que reciben fondos, al menos en parte, según las cifras del censo.
El censo también es uno de los fundamentos más importantes de nuestra democracia, porque el conteo de población determina la distribución del número fijo de escaños en la Cámara de Representantes y cómo se hacen los límites de distritos locales, estatales y congresionales.
Dado lo importante que es el censo, no debe ser una sorpresa que el Presidente Trump y su administración intentaron añadir una pregunta sobre ciudadanía al censo, un esfuerzo concertado de confundir e intimidar a comunidades latinas y limitar el conteo en 2020. Y por supuesto, esto fue parte de la gran tendencia de la retórica anti-latino que ha demonizado y propagado miedo entre las comunidades inmigrantes y las comunidades de color desde la carrera presidencial de 2016. Bueno, ellos fallaron. La ciudad de Nueva York, junto con muchos compañeros, llevó al presidente a los tribunales y nosotros ganamos. A pesar de esto, permanece mucha confusión y temor sobre el censo en comunidades latinas.
Una nueva encuesta del Instituto Urbano descubrió que el 40% o más de adultos no blancos, latinos y de familias inmigrantes están preocupados por cómo se van a usar sus respuestas al Censo 2020. Lo más preocupante es que la encuesta también descubrió que casi el 70% de adultos creen que el formulario del Censo 2020 va a preguntar cuáles personas en sus hogares son ciudadanos. No hay preguntas sobre inmigración o ciudadanía en el censo. El censo tampoco pregunta sobre su ingreso, o su número de Seguro Social. Con solo 10 preguntas simples, el censo es fácil.
El censo también es seguro. Por ley, todas las respuestas son 100% confidenciales, y el Buró del Censo no se las puede compartir con nadie – ni las agencias de inmigración, ni otra agencia del gobierno, ni propietarios – nadie. La penalización por violar esta ley es una multa de hasta $250,000 y hasta cinco años en la cárcel, no es un riesgo que vale la pena.
El censo es para todos: no importa su estatus migratorio – incluso si usted es indocumentado y sin importar su situación de la vivienda – el censo es para usted. Es obligatorio que el censo lo cuente a usted, y usted debe ser contado. No deje que nadie le engañe para que usted piense lo contrario.
En la Ciudad de Nueva York, donde tenemos una comunidad latina grande, además de muchos otros grupos históricamente subcontados, incluyendo afroamericanos y judíos ortodoxos, lo que está en juego para el censo no podría ser mayor. En 2010, la tasa de auto-respuesta en NYC fue aproximadamente 14 puntos menor del promedio nacional.
Por eso, estamos haciendo todo lo posible para reemplazar el temor con los hechos. La Campaña de Conteo Completo de Nueva York es una iniciativa organizadora sin precedentes, alimentada por una inversión de $40 millones de la ciudad, dirigida a asegurar un conteo completo y preciso de todos los neoyorquinos en el Censo 2020.
Esto incluye asociaciones con organizaciones confiables, una campaña publicitaria multimillonaria para involucrar a gente en sus comunidades e idiomas, y una campaña organizadora de primera categoría que ofrece capacitaciones al estilo del movimiento de derechos civiles, en todos los cinco distritos.
La inversión de la ciudad incluye el Fondo del Conteo Completo, un programa de premios que es el primero de su tipo enfocado en educación y organización relacionada con el censo en los cinco distritos. Aproximadamente un tercio de los ganadores sirven a la comunidad latina. Durante el año pasado, estos socios han trabajado mano a mano con la ciudad para construir confianza con neoyorquinos y transmitir efectivamente qué es el censo, por qué es tan importante, y por qué es completamente seguro llenarlo para comunidades latinas.
Trump y su administración están haciendo todo lo que está en su poder para suprimir la voz y la representación de la comunidad latina. Pero este año tenemos la oportunidad de trastocar estas tendencias y desmitificar las creencias para asegurar que comunidades latinas tengan la representación completa en sus capitales de estado y en Washington. El 12 de marzo, neoyorquinos y personas por todo el país tendrán la primera oportunidad de llenar el censo por internet, levantarse y hacerse contar. Comprométase a superar el miedo, completar el censo y representar a su comunidad.
Usted puede llenar el censo en español en: my2020census.gov a partir del 12 de marzo, o puede llamar al 844-468-2020.

Share