<!--:es-->El futuro de la medicina: Llamando al Dr. Robot<!--:-->

El futuro de la medicina: Llamando al Dr. Robot

Examen de sangre tan sensible que puede hasta detectar una célula de cáncer. Una silla de ruedas que sigue sus órdenes. Microbios especializados, que pueden generar medicamentos contra la malaria, o protegerle sus dientes de caries durante toda su vida.

Mamógrafos de vanguardia para las mujeres
Estos son solo algunos de los últimos avances médicos que se están probando o desarrollando en los EE.UU. y en otros países. Uno de los avances más recientes fue el desarrollo de una máquina de mamografías tridimensionales que se aprobó por la FDA en Febrero.

Estas son las cuatro ideas médicas más interesantes que probablemente escuchará en los próximos años, aunque ninguna está completa todavía.

Pastillas personalizadas
El concepto: La ciencia sigue descubriendo la influencia que tiene la genética en cómo reacciona el cuerpo a distintos medicamentos. Algún día los médicos utilizarán el perfil genético de cada paciente para definir cuál es el medicamento y la dosis que más le conviene a esa persona. Esto podría predecir reacciones y eliminaría la necesidad de recetar medicamentos de acuerdo a la edad y peso de la persona, la práctica actual.
Tratamientos a medida, según la genética
Las farmacéuticas podrían comenzar a desarrollar productos diseñados de acuerdo a los perfiles genéticos de los pacientes. Ya nos podemos imaginar los anuncios. A quién ayudará: A pacientes que toman medicamentos recetados.
Sustitutos sanguíneos
El concepto: Según el Centro Sanguíneo de Nueva York, una de cada tres personas necesitará una transfusión durante su vida. Muchas veces no hay suficiente sangre humana disponible porque tienen un vencimiento (42 días para células rojas), necesita refrigeración constante, y porque la sangre del donante debe ser compatible con la del paciente.
La sangre sintética, cada vez más cerca
Los científicos están desarrollando una sangre sintética para reemplazar la sangre humana hasta que el paciente pueda recibir la adecuada. (Esta sangre también se podría usar para pacientes que no pueden recibir transfusiones de sangre humana por sus creencias religiosas). Algunos de los prototipos han sido derivados de hemoglobina, la sustancia en células rojas que transporta oxígeno, pero aún no se ha encontrado un sustituto viable. A quién ayudará: Víctimas de traumas y militares lesionados.
Cirujanos robots
El concepto: Los robots médicos del futuro podrán diferir de los actuales porque operarán solos, sin la ayuda de otro cirujano que supervise los controles. Completamente automatizados los robots podrán en minutos ocuparse de los procedimientos de cortar y suturar.
Construir tejido, la gran meta
Más allá, en el horizonte, reside la esperanza de que los robots podrán ser programados con “tecnología en vivo de bio-impresión” que permitirá procesar y distribuir las células vivas, de modo de que puedan construir tejido en el cuerpo. A quién ayudará: A las personas con heridas, órganos con fallas terminales o condiciones degenerativas como la artritis.
Corazones regenerados
El concepto: Los científicos se han inspirado de los no-mamíferos como el pez cebra, que puede regenerar por completo su corazón después de tener hasta el 20 por ciento removido, para ver cómo el corazón humano podrá hacer lo mismo.
Programar células madre, algo posible
Una idea que está en estudio es producir células madre desde la sangre de un paciente que ha tenido un ataque cardíaco y reprogramarlas genéticamente para que crezcan en las células del corazón.
Otro objetivo: los ataques cardíacos
Los investigadores incluso han comenzado a explorar formas de ampliar la propia respuesta del cuerpo para subsanar después de un ataque cardíaco, posiblemente a través del uso de una droga que empuje a las células madre a otras partes del cuerpo a través del flujo sanguíneo con la esperanza de que viajarán al corazón y se transformarán en células cardíacas.
A quién ayudará: A las personas que han tenido un ataque al corazón y aquellos con enfermedades cardíacas.

Share