<!--:es-->El papa Francisco pide a los obispos que no encubran los casos de pederastia<!--:-->

El papa Francisco pide a los obispos que no encubran los casos de pederastia

El Papa Francisco pidió este jueves en una carta a los obispos y responsables religiosos católicos en todo el mundo que no encubran los casos de pederastia.
«No hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores» afirmó el pontífice en la carta, por lo que a la hora de denunciar los abusos «no se podrá dar prioridad a ningún otro tipo de consideración […] como, por ejemplo, el deseo de evitar el escándalo».
Leer: «Ser buen católico no implica tener hijos como conejos»
“Las familias deben saber que la Iglesia no escatima esfuerzo alguno para proteger a sus hijos, y tienen el derecho de dirigirse a ella con plena confianza, porque es una casa segura”, indicó el líder católico en uno de los pasajes clave.
Francisco dejó en claro que es responsabilidad directa de los obispos y los superiores religiosos la tarea de verificar que en las parroquias y en otras instituciones de la Iglesia se garantice la seguridad de los menores y los adultos vulnerables.
La carta del papa argentino se publica un día antes de la reunión en Roma de una comisión de expertos sobre la protección de menores.
La cita tiene el objetivo proponer reformas en una cuestión que ha dañado la imagen y la autoridad de la Iglesia Católica en muchos países del mundo.
La comisión, presidida por el cardenal Sean O’Mally, tiene 16 miembros (nueve hombres y siete mujeres) e incluye tanto a religiosos como a laicos, entre ellos dos víctimas de abusos sexuales, la irlandesa Marie Collins y el británico Peter Sanders.
En la carta, Francisco sostuvo que este grupo de trabajo será un “nuevo, válido y eficaz instrumento” que le ayudará a poner en práctica las actuaciones necesarias para garantizar la protección de los menores y adultos vulnerables, además de dar respuestas de justicia y misericordia.
El mes pasado, diez curas fueron imputados en España por un caso de pederastia, del que fue alertado el Papa Francisco por el mensaje de una víctima.
Se trata del mayor escándalo conocido de este tipo dentro de la Iglesia española. La víctima, un joven de 25 años, aseguró haber sido violada y forzada a participar en actos sexuales en la ciudad andaluza de Granada cuando era niño.
Desde hace 20 años, han sido hechos públicos miles de casos de abusos sexuales a niños y adolescentes por parte de curas, en particular en Irlanda y Estados Unidos, cometidos entre los años ’60 y los años ’90.
A pesar de las nuevas directivas del Vaticano, las asociaciones de víctimas, como la estadounidense SNAP, siguen criticando al Vaticano y piden en particular que se hagan públicas las investigaciones internas de la Iglesia sobre algunos curas.
El Papa también confesó haberse sentido “conmovido e impresionado” por la intensidad del sufrimiento y la firmeza de la fe de algunas personas que han sido objeto de abusos sexuales, cuando las recibió en el Vaticano en julio del año pasado.
“Esto confirmó una vez más mi convicción de que se debe continuar haciendo todo lo posible para erradicar de la Iglesia el flagelo del abuso sexual de menores y adultos vulnerables, y abrir un camino de reconciliación y curación para quien ha sufrido abusos”, indicó.
“Que María santísima nos ayude a cumplir, con generosidad y rigor, nuestro deber de reconocer humildemente y reparar las injusticias del pasado, y a ser siempre fieles a la tarea de proteger a quienes son los predilectos de Jesús”, apuntó.
Desde su elección en marzo de 2013, Francisco ha prometido en varias ocasiones que tendrá tolerancia cero con los agresores sexuales, pero las víctimas de los abusos quieren que haga más y que se juzgue a los obispos que supuestamente los encubrieron.

Share